Novedades del portal


Bienvenue en France

En la primavera de 2007 el eslovaco Zoltan Toth, de 40 años, trabajaba como tornero en la industria metalúrgica de Bratislava. Estaba insatisfecho con su sueldo y quería viajar. EURES vino en su ayuda. Zoltan hojeaba la sección de vacantes de empleo en la página web cuando encontró por casualidad un empleo enGuichon Valves, una empresa metalúrgica situada en el sur de Francia La Consejera local de EURES, Eva Dankova, junto con otros consejeros en toda Eslovaquia, había recibido la notificación de laChambre de Commerce Franco-Slovaque, una de las organizaciones con las que EURES colabora de forma regular para anunciar vacantes de empleo. “Ya habíamos ayudado anteriormente a un trabajador del metal eslovaco a encontrar empleo en Guichon Valves, y la experiencia funcionó tan bien que estuvimos encantados de volver a repetirla”, dice Eva Dankova. Zoltan envió inmediatamente su CV y fue contratado en el acto.
 
Zoltan había realizado dos breves estancias en Holanda con su anterior trabajo, pero esta experiencia en Francia suponía la primera vez que se desplazaba verdaderamente al extranjero para trabajar. La esposa de Zoltan y sus hijos pequeños aún están en Eslovaquia: “Creímos que sería un trastorno desplazar a los niños a su edad”, dice Zoltan, “pero quién sabe qué traerá el futuro. En mayo llevaré un año trabajando en Guichon, por lo que aún es muy pronto, pero me encanta Francia.”
 
Zoltan ha quedado impresionado por el nivel de ayuda que Guichon Valves proporciona a sus empleados extranjeros. A su llegada le proporcionaron alojamiento y también clases de francés. Cuando la empresa se mudó a Chambéry el año pasado, Zoltan pasó a vivir en una casa compartida con otro compañero eslovaco. Guichon Valves también ayuda a sus empleados extranjeros con el contrato de alquiler y las fianzas correspondientes, les proporciona ropa de cama, vajilla y utensilios de cocina, y les ayuda a abrir una cuenta bancaria. Patrice Defrance, el Director de Finanzas y Administración de la empresa, incluso acompañó a un trabajador eslovaco al dentista para asegurarse de qué este no tuviera problemas de comunicación durante el tratamiento.
 
“Estamos encantados con los tres trabajadores eslovacos que hemos contratado a través de EURES, porque todos ellos son muy serios y trabajan duro. De hecho, ahora vamos a contratar a un cuarto eslovaco.”

« Volver