Novedades del portal


Estudiar y trabajar en la nueva UE - un ejemplo de Noruega

A una edad muy temprana, Anne-Kathrine Lystad ya había dirigido su mirada fuera de las fronteras de su país.Tenía tan sólo 17 años cuando decidió pasar un año en Portugal en el marco del programa de intercambio de estudiantes AFS.Esta experiencia le abrió los ojos y despertó su interés por otras regiones y culturas de Europa.En el último año de educación secundaria, Anne-Kathrine descubrió el mundo del diseño industrial y de productos y decidió realizar estudios universitarios de diseño – pero no en Noruega.En lugar de quedarse en su país, Anne-Katherine tomó una decisión inusual para aquella época y decidió realizar sus estudios en Cluj-Napoca, una bella ciudad al noroeste de Rumanía.La Universidad de Arte y Diseño de la ciudad (Universitatea de Artå si Design) es famosa por la calidad de la educación que ofrece y el alto nivel de su personal docente.Otra razón para hacer en Rumanía los cuatro años de la carrera era el floreciente sector del mueble, que siempre necesita diseñadores creativos.
 
Anne-Katherine se sintió muy pronto como en casa. «Tardé un año en aprender el idioma pero tan sólo unas pocas semanas en sentirme en casa,» nos explica. «y con una beca de Noruega no me resultó difícil vivir en Rumanía». Anne-Katherine considera que el país es muy recomendable para estudiar y trabajar. «Como es natural sólo puedo hablar de la Universidad de Cluj,» comenta, «pero estoy muy satisfecha del nivel y de la ayuda que me prestaron los profesores. Ahora confío en que, con mi nuevo trabajo de administrativa, pueda devolver a mi ‘Alma Mater’ y a Rumanía algo de lo que me dieron. El país está viviendo un verdadero boom y me parece que tiene más sentido utilizar mis conocimientos aquí que en Noruega, donde lo que sobran son grandes diseñadores.»
 
Como antes de abandonar Noruega, Anne-Kathrine quería obtener más información sobre las condiciones de vida y de trabajo en Rumanía, se puso en contacto con la consejera EURES Eugenia Filip Tecusan.Eugenia, de origen rumano, lleva viviendo en Noruega desde 1989 y trabaja para EURES desde hace nueve años. Su trabajo le ha brindado la oportunidad de colaborar estrechamente con sus homólogos rumanos.Cuando Anne-Kathrine le contó su plan de trasladarse a Rumanía y empezar allí una nueva vida, Eugenia se puso en contacto con el consejero EURES de Cluj, para que éste le aconsejara y le ayudara.En sólo unos pocos días, Anne-Kathrine recibió un paquete con gran cantidad de información que incluía el folleto Living and Working in Romania (Vivir y trabajar en Rumanía) recientemente publicado por EURES. Esta publicación ofrece información y consejos relacionados con el permiso de trabajo, las prestaciones sociales, los requisitos administrativos o el alojamiento.Con este apoyo inicial y la posibilidad de poder dirigirse al consejero EURES en Rumanía, Anne-Kathrine se puso en marcha.
 
El caso de Anne-Kathrine fue una buena ocasión para que las redes EURES de Noruega y Rumanía intensificaran sus relaciones e intercambiaran información actualizada sobre las condiciones de vida o de trabajo en ambos países. En octubre, EURES Noruega participará en la reunión anual de EURES Rumanía. La representación noruega aprovechará la ocasión para presentar los aspectos específicos del mercado laboral noruego y ofrecer información sobre ofertas de trabajo que puedan ser de interés para los trabajadores rumanos.
 
En la actualidad, los empresarios noruegos necesitan principalmente ingenieros, conductores y trabajadores para el sector de la construcción. Eugenia está convencida de que los trabajadores rumanos pueden ocupar sin ningún problema esos puestos vacantes y EURES se encargará de que los trabajadores interesados sean informados adecuadamente sobre qué esperar y cómo presentar sus solicitudes.
 
El consejero también cree que los mercados laborales de Europa del Este presentan muchas oportunidades para los noruegos que quieran invertir, trabajar y vivir en dichos países. Las economías de la zona crecen rápidamente y la necesidad de mano de obra y de empresarios altamente cualificados y especializados es inmensa. Además, los sueldos en estos sectores son a menudo muy satisfactorios, comparados con el coste de la vida. Por eso, EURES Noruega ha decidido dirigirse a los estudiantes universitarios de economía de su país, y suministrarles información sobre los aspectos específicos de los países de Europa Central y del Este.
 
Se ha tendido un nuevo puente. Tanto el mercado laboral rumano como el noruego necesitan mano de obra con distintas cualificaciones y la movilidad seguirá ofreciendo nuevas perspectivas a aquellas personas que, al igual que Anne-Katherine Lystad, busquen trabajo.
 
EURES Rumanía
 
EURES Noruega

« Volver