Novedades del portal


"Perdón, no hablo danés" ha dejado de ser un obstáculo

La baja tasa de desempleo en Dinamarca del 3.3%*, que junto a la de los Países Bajos es la más reducida de la UE, ha originado un grave déficit de mano de obra en sectores clave como el de la conducción y la operación de maquinaria móvil que son los que se encuentran más afectados.  Por eso, para Arriva Skandinavien S/A la solución más acertada pasaba por buscar mano de obra poco cualificada en el extranjero. Con más de 5.000 trabajadores Arriva es una de las empresas escandinavas más importantes en su género. Anualmente transporta a más de 1000 millones de pasajeros en Dinamarca, Reino Unido, España, Países Bajos, Alemania, Portugal, Suecia e Italia. Tras finalizar el verano de 2007, Arriva necesitaba más de 400 conductores de autobús, cifra que se espera que aumente hasta alcanzar los 1.600 en los próximos dos años.    
 
La empresa decidió en septiembre ponerse en contacto con EURES Denmark, casualmente sólo una semana antes de que el servicio de empleo lanzara la iniciativa de habilitar un autobús informativo que recorriese Polonia y Alemania. A diferencia del país nórdico, las tasas de desempleo en  Alemania y Polonia son extraordinariamente altas siendo del 6.3% y el  9.1% respectivamente. El objetivo de este viaje, que se enmarcaba en la iniciativa Días del Trabajo en Europa 2007, era visitar cinco ciudades en ambos países y poner en contacto directo a los consejeros de trabajo y empleadores daneses con los demandantes de empleo polacos y alemanes. Los pasajeros del autobús fomentaron las oportunidades de trabajo en el país escandinavo y ofrecieron asistencia a los posibles trabajadores. Arriva decidió enviar a uno de sus representantes para que participara en la gira.
 
Aun siendo conscientes del déficit general de mano de obra en Dinamarca, la empresa ha tenido que considerar las barreras lingüísticas que existen para los trabajadores extranjeros. Por ello, Arriva estableció un periodo de adaptación de cuatro meses de duración en el que los trabajadores recién llegados pudieran seguir cursos intensivos de danés pero comenzaran entre tanto su trabajo como conductores llevando una tarjeta en la que se pudiera leer "lo siento, no hablo danés". La empresa de transportes sabe que a los pasajeros les importa más que les lleven y no la posibilidad de hablar con los conductores.  
 
La iniciativa de  Arriva ha resultado ser un éxito. Se recibieron más de 500 solicitudes durante el tiempo que duró la gira y en los días siguientes y unas 40 personas aproximadamente han sido ya convocadas para una entrevista. Los altos salarios (los polacos ganarían 7 veces más de lo que lo que lo harían en su país de origen) representan sólo una de las interesantes condiciones ofrecidas a los solicitantes. Además, Arriva hará gestiones para ayudar a los nuevos trabajadores a encontrar alojamiento.
 
Con el apoyo de EURES, esta empresa podría superar con éxito el problema del déficit de mano de obra que afecta a su sector. Tanto Peter Correll de Arriva como el consejero EURES, Jorgen Uldall-Ekmann, han valorado positivamente la gira del autobús informativo. Un importante número de demandantes de empleo y empresarios participaron en esta iniciativa que tuvo una importante cobertura mediática en los tres países. Gracias a EURES otra empresa encontró una solución práctica que concilió las necesidades de los mercados de trabajo daneses, alemanes y polacos.
 
* Eurostat Euro-Indicator 132/2007

« Volver