Novedades del portal

Un francés en el Este

Sébastien Langui, de nacionalidad francesa, buscaba trabajo y tenía muy claro cuál quería que fuese su siguiente destino: cualquier lugar de Europa del Este. Con un MBA en Inteligencia Empresarial en su haber, recurrió a EURES y consiguió un empleo en una empresa de biotecnología en Estonia.
                       
«Ya había pasado un año en Estonia para completar mi máster. Fue genial. Tuve la oportunidad de descubrir una nueva cultura y un nuevo idioma, y también de trabar nuevas amistades. Volví después de acabar el MBA para estudiar el mercado laboral y me puse en contacto con el consejero EURES Piret Ustav», indica Sébastien.
Ese fue el inicio de un viaje que lo llevaría hasta Solis BioDyne, empresa con sede en Tartu, la segunda mayor ciudad de Estonia. Tras concluir su formación en la EM Strasbourg Business School en su Francia natal, Sébastien empezó a trabajar como analista de crédito. Sin embargo, el mundo de las finanzas aún se estaba «tambaleando» tras la crisis de 2006 y se vio obligado a ampliar una vez más sus estudios. «Decidí especializarme en Inteligencia Empresarial y cursé un MBA en la Ecole Européenne d’Intelligence Economique y la ISC Paris», señala.
Tomar la iniciativa
Mientras buscaba activamente un empleo en el ámbito del comercio internacional, se citó con un consejero internacional en Pôle emploi (el servicio público de empleo en Francia), que lo remitió por primera vez a EURES. En julio de 2012, voló hasta Estonia para redescubrir el país, estudiar las posibles oportunidades que ofrecía el mercado laboral y presentarse a entrevistas.
«Me puse en contacto con Piret Ustav a través del sitio web [de EURES]. Es facilísimo porque puedes escoger el país y encontrar rápidamente una selección de contactos útiles. Los consejeros EURES están disponibles para ayudar a la gente que quiere trabajar en el extranjero y es un servicio que debería tener más repercusión en Francia. Vale la pena», asegura.
Al mismo tiempo, se enteró de que una empresa estonia deseaba contratar a un solicitante de empleo que pudiera gestionar sus actividades en el mercado francófono. Le concedieron una entrevista y no tuvo que esperar mucho para obtener una respuesta. La empresa, Solis BioDyne, le hizo una oferta y Sébastien la aceptó de inmediato. «No lo pensé dos veces y me lancé de cabeza», declara, después de haber tomado parte en varios procedimientos de selección durante ese período.
 «El ambiente de trabajo es muy agradable y, como es un equipo internacional, puedo hablar inglés con mis compañeros», relata.
 
Esa no es, ni mucho menos, la única ventaja que tiene para Sébastien el hecho de vivir en Estonia. Le gusta que se anime a los jóvenes y que se fomenten las iniciativas personales, y valora también la tecnología tan avanzada con la que cuenta el país (como la cobertura Wi-Fi y 4G generalizada), además de la gastronomía y del tiempo, aunque haga frío y nieve a menudo.
 
«Después de dos meses y medio aquí, mi vida cotidiana funciona razonablemente bien. Entiendo mejor el idioma, participo en distintas actividades como la danza tradicional estonia y he hecho muchos amigos, así que no dudaría en recomendar Estonia como un buen destino para empezar una carrera profesional», concluye entusiasmado.
 
Más información:
 
Localizar un consejero EURES
 
 
 
Averiguar qué puede hacer EURES por los empresarios
 
Averiguar qué puede hacer EURES por los empresarios

Seguir a EURES en Facebook
 
Seguir a EURES en Twitter
 
Ponerse en contacto con EURES en Linkedln
 
Seguir a EURES en Google+

 

« Volver