chevron-down chevron-left chevron-right chevron-up home circle comment double-caret-left double-caret-right like like2 twitter epale-arrow-up text-bubble cloud stop caret-down caret-up caret-left caret-right file-text

EPALE

Plataforma electrónica dedicada a la enseñanza para adultos en Europa

 
 

Blog

A los adultos europeos no les gusta la EFP: cinco mensajes rotundos extraídos de un sondeo de opinión reciente del Cedefop

01/02/2018
by Andrew McCoshan
Idioma: ES
Document available also in: EN RO PL HU HR FR DE IT LV

/epale/es/file/epale-vet-cedefop-surveyEPALE VET Cedefop Survey

EPALE VET Cedefop Survey

El coordinador temático de EPALE Andrew McCoshan asevera que la encuesta de opinión pública del Cedefop sobre educación y formación profesional (EFP) debería representar un llamamiento a la acción en Europa.

Con frecuencia se afirma que la EFP tiene mala imagen. De hecho, durante un tiempo diversas políticas nacionales y europeas se han centrado en esta cuestión. Debemos tomar nota de la reciente encuesta de opinión pública del Cedefop dado que supone la panorámica más fiable y actualizada de las posturas de los ciudadanos en lo que respecta a la EFP al recoger el punto de vista de más de 35 000 adultos europeos. Lamentablemente, el sondeo demuestra que queda un largo camino por recorrer para erradicar las opiniones negativas sobre la EFP.

 

1. La EFP tiene mala imagen comparada con la educación general

Los resultados principales de la encuesta confirman las sospechas: tres cuartas partes de los participantes opinan que la imagen de la educación general es más positiva que la de la EFP. Además, el 63 % cree que resulta más sencillo obtener una titulación de EFP que de educación general. Esto no significa que la EFP esté desprovista de valor: el 86 % de los encuestados concuerdan en que la EFP proporciona a los alumnos las aptitudes requeridas por los empleadores, que el 67 % encuentra trabajo rápidamente tras obtener una titulación de EFP, y el 60 % opina que permite acceder a puestos bien remunerados y muy valorados.

 

2. La EFP no siempre se encuentra entre las principales recomendaciones de los ciudadanos

Únicamente un 60 % de las personas que han cursado EFP y un 26 % de los ciudadanos que poseen títulos de educación general se inclinan a recomendar la EFP a otros. En algunos países, la tasa de participantes que recomiendan la EFP es muy baja: aproximadamente uno de cada cinco en Dinamarca, Suecia e Irlanda. Asimismo, existen creencias erróneas con las que hay que lidiar: el 70 % de los encuestados opina que la EFP se centra en trabajos manuales en lugar de adecuarse a los considerables cambios que se han producido en el ámbito laboral.

 

3. Se desaconseja de manera activa cursar EFP

En diecinueve de los veintiocho Estados miembros, al menos un 20 % de los encuestados afirma que se les desaconsejó cursar EFP —algún familiar en la mayoría de los casos—. En determinados países —Croacia, Italia, Rumanía y Hungría— este porcentaje supera el 40 %. Tan sólo en los Países Bajos la cifra es inferior al 10 %.

 

4. La falta de información sigue suponiendo un impedimento

Se han dedicado grandes esfuerzos para promover la necesidad de disponer de información y asesoramiento de calidad en Europa. Sin embargo, la encuesta indica que queda mucho trabajo por hacer: el 26 % de los adultos que hicieron EFP y el 50 % de las personas que cursaron educación general afirmaron que no se les brindó información sobre EFP cuando decidieron qué tipo de educación secundaria superior realizar.

 

5. La EFP no resulta popular entre las personas sin cualificación o poco cualificadas

El 24 % de las personas que no concluyeron la educación secundaria superior no habían oído hablar de la EFP y otro 21 % sí, aunque no sabía en qué consistía realmente. Dado que numerosos países están intentando desarrollar la EFP como una opción efectiva para las personas a las que les cuesta lidiar con la educación general, estas cifras son extremadamente preocupantes.

 

Las conclusiones resultan claras y contundentes

Hay que felicitar al Cedefop por este sondeo. A su vez, los resultados deberían resultar muy preocupantes para los implicados en las políticas centradas en la EFP.

Queda meridianamente claro que una proporción considerable de ciudadanos adultos tiene percepciones negativas o creencias erróneas sobre la EFP y es probable que las transmitan a los jóvenes. Dado este hecho, resulta razonable asumir que es improbable que los jóvenes deseen cursar EFP.

Esto requiere que se tomen medidas de forma inmediata. El mensaje es rotundo: o no se ha hecho lo suficiente para mejorar la opinión de los adultos sobre la EFP o lo que se ha hecho no ha surtido demasiado efecto.

Es necesario promover de manera amplia y concertada el valor de mejorar las capacidades y de la readaptación profesional de personas adultas, además de ofrecer asesoramiento y orientación de gran calidad. Obviamente, para que esta labor resulte creíble se necesita brindar más educación y formación profesional continua y de mayor calidad. No será fácil pero se trata de una necesidad acuciante —las percepciones se adquieren de manera rápida y tienen que cambiar—.



Andrew McCoshan trabaja en el sector de la educación y la formación desde hace más de treinta años. Durante más de quince años ha realizado estudios y evaluaciones para la UE, y anteriormente fue consultor en el Reino Unido. Andrew trabaja ahora como consultor e investigador independiente, experto ECVET para el Reino Unido e investigador asociado sénior en el Centro sobre la Desventaja Educativa de la Universidad Ciudad de Dublín (Irlanda).

Share on Facebook Share on Twitter Epale SoundCloud Share on LinkedIn
Refresh comments Enable auto refresh

Mostrando del 1 - 3 al 3
  • Imagen de Karina Tambovska
    Profesionāla izglītība, manuprāt, ir labs un ļoti reāls veids kā nākotnē atrast stabilo darbu. Protams, daudz ir atkarīgs no paša cilvēka. Bezdarbinieku skaits ir gan starp augstskolas beidzējiem gan starp cilvēkiem, kuri pabeidza profesionālu izglītību. Pēc manas pieredzes, cilvēki, kas pabeidza profesionālu izglītību strādā tieši iegūtā profesijā, bet pēc augstskolas - strādā kāda citā profesijā, pat nesaistīta ar iegūto izglītību. Varbūt problēma ir saistīta ar mūsdienu cilvēka domāšanas veidu. Beidzot skolu ( it īpaši devīto klasi) jauns cilvēks vēl nav gatavs pieņemt lēmumu par nākotnes profesiju, tāpēc turpina mācīties skolā vai izvēlas augstskolu, kas, kā liekas, dod plašāku diapazonu karjeras izvēlei. Bieži profesionālu izglītību pēc devītās klases izvēlas tie jaunie cilvēki, kuriem, dažādu apstākļu dēļ ir ātrāk jāpelna naudas. Var būt tāpēc rodas doma, ka pēc profesionālas izglītības saņemšanās būs jāstrādā ar rokām, bet tas arī skar mūsu sabiedrības problēmu, jo visi cenšas kļūt par līderiem un vadītājiem. Tāpēc manuprāt cilvēki kas beidz profesionālu izglītību ir vairāk ieguvusi nekā zaudējusi. Tik un tā, pēc profesionālas izglītības var turpināt mācībās augstskolā ja būs tāda nepieciešamība.
  • Imagen de Rolands Marcinkevics
    Sabiedrībā valda uzskats, ka vienīgā vērtīgā izglītība tiek iegūta augstskolās. Tomēr, ja pavērojam augstskolu beidzējus starp bezdarbniekiem, to ir liels skaits. Iespējams profesionālās izglītības attīstību varētu veicināt izmaiņas augstskolu vidē, ja augstskolas uzņemtu studentus pēc profesionālās izglītībasm kuriem jau ir zināmas profesionālās iemaņas un prasmes, jo daudzi skolēni pēc vispārējās izglītības, uzsākot studijas kādā no profesijām ir kā baltas lapas. Kā prasības studijām Lauksaimniecības Universitātē varētu pabeigta profesionālā izglītība atbilstošajā nozarē.
  • Imagen de Katrin Lowitz
    Das Ergebnis der Befragung wundert mich überhaupt nicht. Für meine Plattform www.beyond-eve.com habe ich seit 1 Jahr recherchiert über Angebote derzeit ausgerichtet eher auf Frauen. 

    Es gibt gigantische Möglichkeiten, diese sind aber kaum zu finden, da sie nicht bei Google auf der Seite 1 erscheinen. Bildungseinrichtungen, Projekte und Programme haben keine Möglichkeit den Google Algorithmus zu schlagen, hierfür braucht es ein großes Marketing Budget. Um etwas zu finden, muss man als Suchender unendlich Geduld mitbringen, bis ein passendes Angebot auftaucht. Das wollen wir mit unserer Plattform beheben. Schnell Angebote finden. 

    Wir sind Ende Oktober 2017 gestartet, zuerst auf Deutsch, aber im März wollen wir Englisch anbieten und dann die weiteren europäischen Sprachen.