Medio ambiente

Una ambiciosa estrategia para que el plástico sea fantástico

16/03/2018

Europa está abordando de lleno los residuos plásticos con una ambiciosa estrategia que propone que todos los envases de plástico sean reciclables o reutilizables antes de 2030. El objetivo, que forma parte de la transición hacia una economía más circular, es reducir la contaminación, fomentando al mismo tiempo el crecimiento y la innovación. «Una situación en la que verdaderamente ganamos todos», como dice Jyrki Katainen, vicepresidente de la Comisión Europea.    

Desde su adopción el 16 de enero de 2018, la primera Estrategia sobre los plásticos a escala europea sienta las bases para una nueva economía del plástico, más sostenible que hasta ahora. El objetivo consiste en que todos los envases de plástico del mercado de la Unión Europea (UE) sean reciclables o reutilizables antes de 2030, que se reduzca el consumo de plásticos de usar y tirar y que se restrinja la utilización deliberada de microplásticos. Mediante la transformación del modo en que se diseñan, producen, utilizan y reciclan los productos plásticos, Europa encabezará la solución al problema de los residuos plásticos, creando al mismo tiempo nuevos empleos y oportunidades de inversión.   

Frans Timmermans, vicepresidente primero de la Comisión Europea y responsable de desarrollo sostenible, ha dicho: «Si no cambiamos el modo en que producimos y utilizamos los plásticos, en el año 2050 habrá más plástico que peces en nuestros océanos. Debemos impedir que los plásticos sigan llegando a nuestras aguas, a nuestra comida e incluso a nuestro cuerpo. A largo plazo, la única solución es reducir los residuos plásticos a través del reciclaje y de una mayor reutilización. Se trata de un reto que debemos afrontar juntos los ciudadanos, la industria y los gobiernos».

Si no cambiamos el modo en que producimos y utilizamos los plásticos, en el año 2050 habrá más plástico que peces en nuestros océanos. Se trata de un reto que debemos afrontar juntos los ciudadanos, la industria y los gobiernos.

Frans Timmermans, vicepresidente primero, responsable de desarrollo sostenible

La Estrategia sobre los plásticos es la respuesta de la UE a las preocupaciones de los ciudadanos europeos. Una reciente encuesta del Eurobarómetro muestra que a una abrumadora mayoría le preocupa el efecto que los productos plásticos de uso cotidiano pueden tener sobre su salud (74 %) y sobre el medio ambiente (87 %).

Mejor para las empresas

La nueva estrategia promete hacer del reciclaje una actividad rentable para las empresas, estableciendo para ello nuevas normas que mejoren la facilidad de reciclaje del plástico presente en los envases y que aumenten la demanda de plástico reciclado. Se calcula que la mejora de las instalaciones de recogida de plástico y el aumento del reciclaje supondrán un ahorro de aproximadamente 100 euros por cada tonelada recogida. Paralelamente, se creará más valor añadido para contribuir a un sector del plástico más fuerte y competitivo.

Asimismo, se aumentará el apoyo a la innovación, con 100 millones de euros adicionales procedentes del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la UE. Sumados a los más de 250 millones de euros que ya se han invertido, estos fondos adicionales se destinarán a financiar el desarrollo de materiales plásticos más avanzados y reciclables, a la creación de procesos de reciclaje más eficaces y al seguimiento y retirada de sustancias peligrosas y contaminantes de los plásticos reciclados.

Además, la Comisión ha establecido la Plataforma de Apoyo a la Financiación de la Economía Circular, en colaboración con el Banco Europeo de Inversiones, con el fin de canalizar las inversiones y dar a conocer las oportunidades de financiación.

Replantear la cadena de valor

Para replantear y mejorar el funcionamiento de una cadena de valor tan compleja se requiere el esfuerzo —una mayor cooperación mutua— de todos los actores clave. El compromiso del sector está creciendo y la adopción de la Estrategia sobre los plásticos ha coincidido con la publicación de compromisos voluntarios de varias partes interesadas de la cadena de valor europea del plástico.

En colaboración con la Comisión Europea, seis organizaciones europeas —Plastics Recyclers Europe (PRE), Petcore Europe, European Carpet and Rug Association (ECRA), Polyolefin Circular Economy Platform (PCEP Europe), European Plastics Converters (EuPC) y VinylPlus®— han adoptado un marco de compromisos voluntarios destinado a dar continuidad y ampliar las actividades de reciclaje de plástico existentes. El objetivo global es alcanzar una tasa de reciclaje del 50 % de los residuos plásticos antes de 2040.  

Además, la asociación industrial PlasticsEurope ha publicado «Pl astics 2030 — Voluntary Commitment», una iniciativa dedicada a potenciar la reutilización y el reciclaje, evitar que los plásticos lleguen al medio ambiente e incrementar la eficacia de los recursos.

Con el fin de impulsar la utilización de plástico reciclado, la Comisión va a lanzar una campaña de compromiso para la industria europea, cuyo objetivo es que se utilicen 10 millones de toneladas de plástico reciclado en la producción de nuevos productos en el mercado europeo de aquí a 2025.

Medidas relativas a la basura marina

La estrategia reconoce que la basura marina es un problema en aumento (el 80 % de ella procede del plástico) e incluye iniciativas y directrices para minimizar los residuos plásticos en origen.

Ya se ha reducido la utilización de bolsas de plástico en Europa, gracias a cambios en la legislación. Ahora, con la Estrategia sobre los plásticos, las nuevas normas europeas basadas en la consulta a las partes interesadas y la evidencia científica tratarán de reducir los residuos procedentes de otros plásticos de usar y tirar, así como de los aparejos de pesca. La Comisión tomará asimismo medidas destinadas a restringir la utilización de microplásticos en los productos y propondrá normas para la definición y etiquetado de los plásticos compostables y biodegradables, con el fin de ayudar a los consumidores a tomar decisiones informadas.

Al menos el 20 % de la basura marina procede de fuentes marítimas. Por eso, la Estrategia sobre los plásticos se acompaña de propuestas de una nueva Directiva sobre instalaciones portuarias receptoras, destinada a resolver el problema de los desechos marinos procedentes de estas fuentes, con medidas para garantizar que la basura generada en barcos o recogida en el mar no sea abandonada, sino que se devuelva a tierra para su adecuada gestión. Asimismo, se incluyen medidas destinadas a reducir la carga administrativa sobre puertos, barcos y autoridades competentes.

Cada año, terminan en los océanos del planeta en torno a 13 millones de toneladas de residuos plásticos. Para afrontar el problema de la basura marina se requiere una respuesta inclusiva, coordinada y global. Por ello, la Estrategia sobre los plásticos propone que la UE intensifique su trabajo con organismos internacionales y países no europeos con el fin de solucionar este problema.

Además de responder a la preocupación de los ciudadanos sobre los residuos plásticos, la Estrategia sobre los plásticos constituye un elemento fundamental de la transición europea hacia una economía hipocarbónica y circular, y supone un paso adelante hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible de 2030 y los objetivos del Acuerdo de París.

Residuos