Medio ambiente

Eslovenia aporta ideas creativas sobre la biomasa

27/11/2018

Existe un gran potencial en los materiales y productos avanzados fabricados con biomasa en todas las formas y tamaños imaginables. Uno de los objetivos de la Estrategia de especialización inteligente de Eslovenia es asegurarse de que no se desperdicie ese potencial.

La clave para aprovechar completamente el potencial de la biomasa en materiales avanzados y en bioproductos es ser creativos, en especial cuando se trata de estirar la materia prima cada vez más. Esto significa, por ejemplo, pensar que la madera no es la única fuente de biomasa de lignocelulosa.

El Instituto de la pasta y el papel (PPI) de Eslovenia inició este diálogo para explorar nuevas cadenas de valor intersectoriales, tanto en sentido ascendente como descendente. Esto llevó a la formación del programa emblemático de I+D Cel.Cycle, que reunió a 26 socios, de los que 17 pertenecían a la industria, para explorar formas infrautilizadas de biomasa, como restos de poda, plantas invasivas y residuos agrícolas e industriales, y todos sus valiosos componentes. El proyecto obtuvo la financiación de la República de Eslovenia y de la Unión Europea.

"Estas fuentes pueden ser incluso dañinas para el medio ambiente y representan una carga económica, por lo que utilizarlas solo tiene beneficios», afirma Mateja Mešl, que dirige el consorcio Cel.Cycle del PPI. Pero en primer lugar, el equipo tenía que abordar el enfoque fragmentario del abastecimiento y procesamiento de la materia prima. «La cooperación y la creación de una nueva cadena de valor son esenciales en la transición a una bioeconomía circular», según Mešl, «y nuestra colaboración ayuda a conectar los conocimientos locales sobre recursos renovables para explorar y alcanzar mejor las oportunidades de negocio globales en los mercados emergentes de “soluciones ecológicas“».

Cel.Cycle cartografía el potencial de los recursos renovables locales y regionales para desarrollar nuevos conocimientos y tecnologías a lo largo de todo el ciclo, desde el fraccionamiento de la biomasa (utilizando diferentes bloques de construcción de diversos materiales y productos finales) hasta la reutilización y la recuperación final de residuos y energía durante el proceso. Se basa en el historial consolidado de Eslovenia en la fabricación de materiales avanzados para el sector químico (por ejemplo, la integración de biocompuestos en productos existentes como resinas, adhesivos y revestimientos), el sector de la automoción y de la construcción (materiales más ecológicos) y la industria de la energía, la ingeniería y la producción mecanizada (sistemas eficientes para la producción de energía y de materiales a partir de fuentes de biomasa).

 

Impulso de la colaboración intersectorial

Un minucioso análisis del ciclo de vida intersectorial reveló las acciones necesarias y el potencial de aumento del mercado. En esta área, quedó demostrado el gran valor de la fase de I+D de Cel.Cycle, que integra grupos de investigación de diferentes campos (ciencia de materiales, biotecnología, química, ingeniería y maquinaria), a la vez que añade valor a soluciones integrales listas para la comercialización (desarrollo de materiales, nuevas tecnologías y optimización de procesos).

Aunque todavía faltan dos años para que termine el programa, los socios ya han registrado varias patentes. Por ejemplo, la utilización de partículas de zeolita y yeso (sulfato de calcio) como aditivos en la fabricación de papel y el desarrollo de separadores de nanocelulosa para baterías. La parte de I+D del programa también ha creado oportunidades de empleo y formación para jóvenes investigadores; los socios del consorcio han contratado a 47 nuevos investigadores para trabajar en el programa y se han publicado 12 tesis, tesinas y trabajos de fin de máster sobre temas relacionados.

Otro de los aspectos destacables es una nueva base de datos con más de 50 opciones de biomasa lignocelulosa no alimentaria y sus usos potenciales.  Se han realizado grandes avances en las tecnologías de eficiencia energética y uso eficiente de recursos, el envasado innovador y los materiales multifuncionales (cartón, hilo y papel) a base de nanocelulosa y productos químicos ecológicos. Tuvo lugar una prueba piloto de reutilización de residuos industriales a gran escala en la que se utilizaron sedimentos de un puerto, de una planta de tratamiento de aguas residuales y de una industria papelera para producir una arcilla adecuada para el sector de la construcción.

"En la siguiente fase de Cel.Cycle, los socios industriales tomarán la iniciativa para seguir transformando nuestra investigación en innovaciones. Las líneas de productos o tecnología específicos están orientadas a la creación de prototipos o al desarrollo precomercial”, revela Mešl. «Y la inversión en nuevas cadenas de valor locales e internacionales sigue siendo una prioridad importante para todo el consorcio».

 

Más información y reconocimientos

El programa Cel.Cycle (Potencial de la biomasa para el desarrollo de materiales avanzados y bioproductos) está cofinanciado por el Ministerio de Educación, Ciencia y Deporte de la República de Eslovenia y la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, 2016–2020.