Medio ambiente

Energía de las olas: trabajos en curso

Eu
07/09/2015
Wave energy: work in progress

La energía que generan las olas parece el hermano pequeño de otras tecnologías de energías renovables. Mientras la energía solar y la energía eólica se han comercializado y aumentado su presencia hasta el punto de que algunos países obtienen una parte importante de su electricidad a partir de estas fuentes renovables (por ejemplo, la energía eólica cubrió más del 40 % de la demanda de electricidad en Dinamarca en el primer semestre de 2014), la energía mareomotriz sigue en fase experimental. Se están desarrollando prototipos, pero la fase de explotación comercial queda aún lejos.

Eso se debe en parte porque la investigación en el ámbito de la energía mareomotriz es relativamente reciente. Reino Unido, a la cabeza de la investigación en energía mareomotriz, inició la experimentación en la década de 1970, pero sufrió un parón debido a los recortes del gobierno. No fue hasta aproximadamente el año 2000 cuando se concentraron más esfuerzos en la investigación de este tipo de energía. La energía mareomotriz también debe hacer frente a dificultades técnicas, como el mar embravecido o una salinidad muy alta, que pueden producir daños en los equipos.

No obstante, cada vez se han ido invirtiendo más recursos en la energía mareomotriz. El Centro Europeo de Energía Marina (EMEC), institución líder en energía mareomotriz, inició su actividad en 2003 en las Islas Orcadas en Escocia (consulte http://ec.europa.eu/environment/ecoap/about-eco-innovation/good-practices/united-kingdom/314_es.htm). Actualmente está trabajando en una serie de prototipos y proyectos. Más recientemente, en 2014, el gobierno escocés estableció una institución de desarrollo tecnológico, Wave Energy Scotland (WES), con el objetivo de conseguir que de aquí a 2025, al menos una tecnología de energía mareomotriz haya alcanzado el desarrollo que le permita una viabilidad comercial. WES publicó sus primeras convocatorias de propuestas de proyectos en junio de 2015.

Para los que desarrollan tecnologías de energía mareomotriz, el premio es potencialmente enorme. Aproximadamente un cuarto de la demanda de electricidad en Reino Unido podría, en teoría, satisfacerse a partir de la energía mareomotriz. Es básicamente el mismo porcentaje que ocupa en la actualidad la generación de energía a partir de centrales de carbón. Así que si la energía mareomotriz puede ser un sustituto viable, también podría reducir significativamente las emisiones de efecto invernadero. Otros países de la Unión Europea también pueden aprovechar la energía mareomotriz en mayor o menor medida en función de sus condiciones geográficas. Por ejemplo, Portugal también está experimentando con tecnologías de energía mareomotriz.

Sea Wave Energy Limited (SWEL), con sede en Plymouth, en el suroeste de Inglaterra, es una de las empresas británicas que se dedica al desarrollo de tecnologías de energía mareomotriz. Ha desarrollado el dispositivo Waveline Magnet que, según la empresa, es una tecnología de bajo coste que puede generar mucha energía.

Christopher Biggs, director de Marketing de SWEL, explicó cómo funcionaba el dispositivo en la conferencia UK Cleantech Innovate 2015, que se celebró en febrero de 2015 en Londres y donde Waveline Magnet fue uno de los finalistas que destacaron en el concurso anual de innovación ecológica. Dijo que el dispositivo «consiste en una serie de plataformas flotantes interconectadas», que está «en contacto directo con la superficie del agua y que la ola pasa en realidad a través del dispositivo y que, al hacerlo, la altura de la ola desciende y la energía se extrae en cada una de esas interconexiones».

La empresa está probando en este momento el dispositivo en Chipre. Biggs dijo que el coste de la energía obtenida a partir del Waveline Magnet ronda las 100 £/megavatio hora (aproximadamente 140 €/megavatio hora), lo que hace que sea competitiva respecto a otras tecnologías renovables. No obstante, al igual que otras aventuras de la energía mareomotriz, SWEL busca inversiones para seguir desarrollando el Waveline Magnet. Biggs dijo que los fondos necesarios para el periodo 2016-2018, en el que SWEL espera poder seguir probando su tecnología en el suroeste de Inglaterra, ascienden a 1,5 millones de libras. El objetivo sería desarrollar un «producto global», comentó.

Para obtener más información, visite

Centro Europeo de Energía Marina: http://www.emec.org.uk

Wave Energy Scotland: http://www.waveenergyscotland.co.uk/

SWEL: http://seawaveenergy.info/