Medio ambiente

Prácticas de uso sostenibles para edificios sostenibles  

Eu
23/09/2014
Sustainable usage practices for sustainable buildings  

Un proyecto financiado por la UE en el que participan socios de Bélgica, Francia y Reino Unido ha conseguido una ampliación de un año para concienciar sobre cómo utilizar óptimamente los edificios eficientes energéticamente. La primera fase del proyecto

No obstante, los socios se han dado cuenta de que, aunque los edificios se diseñen con la finalidad de ser ecológicos, no siempre se utilizan de modo ecológico y esto puede reducir sus beneficios. Por consiguiente, durante la ampliación concedida, el proyecto entrará en la siguiente fase: la identificación de medidas que fomenten el uso ecológico de los edificios.

El proyecto REGAIN comenzó en 2008 con el apoyo del programa INTERREG de la UE para el noroeste de Europa y finalizó en diciembre de 2012. Consistió en la construcción de edificios de demostración en Créalys Business Park en Gembloux, Bélgica, en Artois-Flandres Industrial Park en Douvrin, Francia, y en Lanarkshire Technology Park, Escocia, así como en un emplazamiento comercial en Ebbw Vale, Gales.

Los edificios usan materiales y técnicas locales, son eficientes desde el punto de vista energético y reducen las emisiones de dióxido de carbono. Las técnicas aplicadas incluyen un máximo uso de la iluminación, el calor y la refrigeración naturales, y el empleo de materiales de residuos para el aislamiento. Los ahorros en energía y emisiones son considerables. En Escocia, el proyecto renovó un complejo de edificios de las décadas de 1950 y 1970 y consiguió ahorros energéticos de un 42 %.

No obstante, a medida que el proyecto avanzaba, los socios tomaron conciencia de que era necesario cambiar el comportamiento de los usuarios de los edificios. Olivier Granville, socio del Bureau économique de la Province de Namur, Bélgica, observó que, por ejemplo, en el edificio de demostración belga «si se abren las contraventanas en las noches de verano, el aire frío de la noche circula y refrigera las oficinas que, al estar bien aisladas, permanecen frescas durante todo el día. Pedimos a los ocupantes que se acordaran de abrir las ventanas por la noche y cerrarlas por la mañana».

«Esto es de sentido común», añadió. «Pero en los edificios con varios inquilinos es necesario tener disciplina y establecer ciertas normas. Todos nuestros socios dicen lo mismo: vivir en un edificio pasivo implica comportarse de manera responsable».

Por consiguiente, durante el período de ampliación del proyecto, de diciembre de 2013 a diciembre de 2014, se está elaborando un código para el uso correcto de los edificios. Dicho código se ilustrará mediante pictogramas con el objetivo de recordar a los inquilinos lo que deben hacer, por ejemplo, abrir y cerrar las ventanas en el momento adecuado. Todos los pictogramas incluirán un código QR que, cuando se escanee con un teléfono inteligente, reproducirá un vídeo del comportamiento óptimo. En estos momentos se está organizando un concurso dirigido a estudiantes de diseño, quienes se encargarán de crear los pictogramas, y en septiembre se elegirá al diseñador que los finalice. Los resultados se anunciarán en un seminario final de proyecto en noviembre de 2014.