Competencias clave y capacidades básicas

La Comisión Europea colabora con los países de la UE a la hora de apoyar y reforzar el desarrollo de las competencias clave y las capacidades básicas para todos, desde una edad temprana y a lo largo de la vida.

¿De qué se trata?

Toda persona tiene derecho a una educación, formación y aprendizaje permanente inclusivos y de calidad, que desarrollen las competencias clave y las capacidades básicas. Las competencias clave y las capacidades básicas son aquellas que toda persona necesita para su realización y desarrollo personales y para su empleabilidad, inclusión social y ciudadanía activa.

Sin embargo, según resultados del Programa de la OCDE para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA), uno de cada cinco alumnos de la Unión Europea no tiene competencias suficientes en lectura, matemáticas y ciencias. En comparación con los resultados de PISA en 2012, los resultados de 2015 indican que la proporción de alumnos con bajo rendimiento ha aumentado hasta el 20,6% (+ 4,0 puntos porcentuales) en ciencias, al 19,7% (+1,9 puntos porcentuales) en lectura y al 22,2 % (0,1 puntos porcentuales) en matemáticas. Además, el 44% de la población de la Unión tiene escasas o nulas capacidades digitales (19%).

La Comisión Europea colabora con los países de la UE para apoyar y reforzar el desarrollo de las competencias clave y las capacidades básicas para todos, desde una edad temprana y a lo largo de la vida.

¿Qué se ha hecho hasta ahora?

En mayo de 2018, el Consejo de Educación, Cultura y Deporte adoptó una Recomendación del Consejo sobre competencias clave para el aprendizaje permanente, que sustituye a una recomendación anterior sobre el mismo tema. Para fomentar las competencias clave y las capacidades básicas, el planteamiento elegido consiste en:

  • proporcionar una educación, formación y aprendizaje permanente de alta calidad para todos
  • apoyar al personal docente
  • fomentar una variedad de planteamientos y contextos de aprendizaje desde la perspectiva del aprendizaje permanente
  • explorar distintos planteamientos para la evaluación y validación de las competencias clave.

¿Cuáles son las próximas etapas?

De aquí a 2020, menos del 15% de los jóvenes menores de 15 años debe considerarse "de bajo rendimiento" en aptitudes básicas en los informes PISA. La Comisión apoya a los países de la UE a la hora de reforzar las capacidades básicas y las competencias clave para todos mediante el aprendizaje mutuo y el intercambio de buenas prácticas.