Diversidad lingüística

La coexistencia armoniosa de muchas lenguas en Europa es símbolo patente de la aspiración de la Unión Europea a la unidad en la diversidad, una de las piedras angulares del proyecto europeo.

¿De qué se trata?

La coexistencia armoniosa de muchas lenguas en Europa es símbolo patente de la aspiración de la Unión Europea a la unidad en la diversidad, una de las piedras angulares del proyecto europeo.

Las lenguas definen las identidades personales, pero también forman parte de una herencia común. Pueden tender puentes entre las personas y abrir la puerta a otros países y culturas, facilitando el entendimiento mutuo. Una política de multilingüismo acertada puede mejorar las oportunidades de los ciudadanos, aumentar su empleabilidad, facilitar el acceso a servicios y derechos y contribuir a la solidaridad al mejorar el diálogo intercultural y la cohesión social.

La UE tiene hoy en día 500 millones de ciudadanos, 28 Estados miembros, tres alfabetos diferentes y 24 lenguas oficiales, algunas de ellas habladas en todo el mundo. Pero también forman parte de nuestro patrimonio otras 60 lenguas habladas en determinadas regiones o por determinadas poblaciones. Y además, los inmigrantes han traído consigo toda una serie de idiomas. Se calcula que al menos 175 nacionalidades conviven hoy en día dentro de las fronteras de la UE.

La diversidad lingüística está consagrada en el artículo 22 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea ("El respeto de los 'derechos de las personas pertenecientes a minorías' constituye uno de los valores fundamentales de la Unión Europea. Además, la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea prohíbe toda discriminación basada en la pertenencia a una minoría nacional y establece el respeto por parte de la Unión de la diversidad cultural, religiosa y lingüística.

No obstante, la Comisión carece de competencias generales en lo que respecta a las minorías. En particular, la Comisión no tiene competencias sobre las cuestiones relativas a la definición de lo que es una minoría nacional, el reconocimiento del estatuto de las minorías, su autodeterminación y autonomía o el régimen que regula el uso de las lenguas regionales o minoritarias, que son responsabilidad de los Estados miembros.").

¿Qué se está haciendo?

Todos los años, el 26 de septiembre, Día Europeo de las Lenguas, la Comisión Europea une sus fuerzas a las del Consejo de Europa, el Centro Europeo de Lenguas Modernas, otros organismos que trabajan en este campo y ciudadanos de toda Europa para fomentar la diversidad lingüística y el aprendizaje de idiomas por medio de una serie de actos y presentaciones.

Los programas de educación de la UE siempre han contribuido y seguirán contribuyendo a financiar proyectos de aprendizaje de lenguas. El Programa de Aprendizaje Permanente (2007-2013) incluía un capítulo sobre aprendizaje de lenguas y diversidad lingüística. Apoyaba las redes que contribuyeran al desarrollo de políticas lingüísticas y los proyectos multilaterales que elaboraran materiales para la enseñanza de idiomas, poniéndolos a disposición de públicos más amplios.

En el actual programa Erasmus+ (2014-2020), una de las grandes prioridades es impulsar el aprendizaje de idiomas y la diversidad lingüística. Todas las lenguas pueden recibir apoyo a través de asociaciones estratégicas y proyectos cofinanciados por Erasmus+. Pueden encontrarse ejemplos de proyectos lingüísticos en la base de datos de resultados de proyectos.

El programa cultural de la UE Europa Creativa apoya la traducción literaria para que más personas puedan acceder a las obras de la literatura y para mantener la diversidad lingüística en la UE.