Idiomas para el crecimiento y el empleo

Para desarrollar las capacidades necesarias en la esfera laboral, la Comisión Europea coopera con las partes interesadas tanto del mundo académico como del mercado de trabajo.

¿De qué se trata?

Las buenas capacidades lingüísticas y de comunicación son muy importantes tanto para los particulares como para las empresas.

En la UE hay demasiadas empresas que pierden contratos por falta de capacidades lingüísticas o conocimientos de otras culturas. Sin duda hace falta un planteamiento más estratégico de la comunicación multilingüe.

Los jóvenes que aprenden idiomas pueden hacer sus estudios o su formación en el extranjero. De esta manera no solo estudian determinadas disciplinas, sino que perfeccionan sus capacidades lingüísticas e interculturales, lo que sin duda interesará a sus empleadores.

Según un estudio sobre el impacto del programa Erasmus de intercambio de estudiantes de la Unión Europea, los titulados con experiencia internacional se desenvuelven mucho mejor en el mercado de trabajo.

¿Qué hace la Comisión Europea?

Para desarrollar las capacidades necesarias en la esfera laboral, la Comisión Europea coopera con las partes interesadas tanto del mundo académico como del mercado de trabajo. Gracias al Panorama de Cualificaciones de la Comisión (plataforma de la UE que presenta datos claros, fiables y actualizados sobre el mercado laboral), los gobiernos, patronales y sindicatos de la UE establecen previsiones de las cualificaciones que se necesitarán en diferentes sectores, incluidas proyecciones de los idiomas demandados.

Otro proyecto clave es ESCO, Clasificación Europea de Capacidades, Competencias, Cualificaciones y Ocupaciones. ESCO forma parte de la estrategia Europa 2020 y ofrece información clara —en 24 lenguas— sobre las capacidades, conocimientos y cualificaciones requeridos para ejercer distintas actividades en la UE. Iniciado en 2010, ESCO cuenta con el apoyo del Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional.

Además, la Comisión recopila datos de estudios realizados en la UE sobre las relaciones entre capacidades lingüísticas, competitividad y empleabilidad. En el sector de los idiomas, la demanda de lingüistas especializados va en aumento. Por eso la Comisión quiere crear vínculos entre las universidades y los usuarios de servicios lingüísticos, por ejemplo a través del foro Translating Europe.

Labor realizada

Entre 2011 y 2013, la Comisión coordinó una plataforma empresarial para aportar datos a la Red para la promoción de estrategias lingüísticas para la competitividad y la empleabilidad (CELAN). Se trataba de determinar las necesidades lingüísticas de las empresas y los trabajadores de la UE y de crear herramientas para satisfacerlas.

En julio de 2011, el grupo temático "Lenguas para el Empleo" publicó un informe sobre competencias de comunicación multilingüe para el mercado de trabajo.

Resultados de los dos informes globales más recientes sobre las lenguas y la empleabilidad: Estudio sobre el dominio de lenguas extranjeras y la empleabilidad y Lenguas y empleabilidad (ambos de 2015) indican que hay una relación directa entre las capacidades lingüísticas y la probabilidad de tener un empleo. Se reconoce que conocer y dominar lenguas extranjeras es un factor importante para el desarrollo profesional de los ciudadanos de la UE. Los informes también hacen un análisis de la demanda de competencias en lenguas extranjeras en el mercado laboral, así como recomendaciones sobre cómo apoyar a los empresarios y los trabajadores.

Erasmus+ es otra vía a través de la cual la Comisión apoya los idiomas como motor del crecimiento.