Acerca de la política de multilingüismo

La Comisión Europea promueve el aprendizaje de idiomas y la diversidad lingüística en toda Europa.

¿Qué papel desempeña la UE en la promoción de las lenguas?

La Comisión Europea promueve el aprendizaje de idiomas y la diversidad lingüística en toda Europa.

La Comisión colabora con los gobiernos para alcanzar un ambicioso objetivo: permitir que los ciudadanos aprendan al menos dos lenguas extranjeras desde una edad temprana. Ya en 2002, los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE acordaron este objetivo. En diciembre de 2017 volvían a insistir en él: "mejorar el aprendizaje de idiomas, de modo que un mayor número de jóvenes hable al menos dos lenguas europeas además de su lengua materna".

¿Por qué es necesario?

"Unidad en la diversidad" es la aspiración en la que reposa todo el proyecto de la Unión Europea. La coexistencia armoniosa de muchas lenguas en Europa encarna este ideal. Las lenguas pueden tender puentes entre las personas, darnos acceso a otros países y culturas y hacer que nos entendamos mejor.

Los conocimientos de lenguas extranjeras cumplen un papel cada vez más importante al aumentar la empleabilidad de los jóvenes y equiparles para trabajar en el extranjero. También son un factor de competitividad: las competencias lingüísticas deficientes hacen a muchas empresas perder contactos y perjudican a trabajadores que tal vez quisieran buscar empleo en otro país.

Con todo, aún son muchos los europeos que acaban sus estudios sin manejar una segunda lengua. Eso ya es motivo suficiente para hacer más eficaz la enseñanza y el aprendizaje de idiomas.

¿Qué se está haciendo?

A estas necesidades la Comisión responde:

La Comisión apoya estas actividades:

  • colaborando con el Consejo de Europa y su Centro Europeo de Lenguas Modernas, centrado en la innovación en la enseñanza de lenguas
  • cooperando con los proveedores de servicios lingüísticos de las instituciones europeas, y, en particular, con los servicios de traducción e interpretación de la Comisión para impulsar la educación y formación de lingüistas
  • concediendo el Sello Europeo de las Lenguas para fomentar nuevas técnicas de enseñanza en este campo.

Por último, el nuevo programa Erasmus+ ofrece a los jóvenes nuevas oportunidades de mejorar sus competencias lingüísticas mediante el aprendizaje y la enseñanza en el extranjero.