Educación inclusiva
Construir sociedades cohesionadas e inclusivas a través de la educación y la cultura es una prioridad para la Comisión.

Pilar europeo de derechos sociales

En diciembre de 2017, el Consejo Europeo, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea dieron su respaldo a la adopción del pilar europeo de derechos sociales. El acuerdo subraya la importancia de la dimensión social, educativa y cultural de las políticas de la UE para construir un futuro europeo común.

El primer principio del pilar europeo de derechos sociales establece lo siguiente:

«Toda persona tiene derecho a una educación, formación y aprendizaje permanente inclusivos y de calidad, a fin de mantener y adquirir capacidades que les permitan participar plenamente en la sociedad y gestionar con éxito las transiciones en el mercado laboral».

Promover la equidad, la cohesión social y la ciudadanía activa es uno de los objetivos estratégicos de la cooperación en el ámbito de la educación y la formación a escala de la UE. El informe conjunto de 2015 de la Comisión Europea y el Consejo Europeo sobre la aplicación del marco estratégico para la cooperación europea en el ámbito de la educación y la formación (ET 2020) ha establecido como ámbitos prioritarios la «educación inclusiva, igualdad, equidad, no discriminación y promoción de las competencias cívicas».

La Estrategia Europa 2020 y el marco ET 2020 se han fijado dos objetivos principales que deben cumplirse en toda Europa de aquí a 2020:

  • reducir a menos del 10 % la proporción de abandonos prematuros de los estudios o la formación entre los jóvenes de 18 a 24 años. 
  • incrementar hasta al menos el 40 % la proporción de la población de entre 30 y 40 años con título de educación superior

En su contribución a la Cumbre Social de Gotemburgo, la Comisión Europea expuso su visión de un Espacio Europeo de Educación. Esta iniciativa pone de relieve el valor de una educación de buena calidad e inclusiva desde la infancia para sentar las bases de la cohesión social, la movilidad social y una sociedad equitativa.

Asimismo, esta visión fue respaldada por una Comunicación de la Comisión sobre el papel de las políticas de juventud, educación y cultura, en la que se afirma que uno de los objetivos del Espacio Europeo de Educación debe ser ayudar a los Estados miembros a mejorar el carácter inclusivo de sus sistemas de educación y formación.

A raíz de unas propuestas de la Comisión, ya se han adoptado varias iniciativas políticas:

En mayo de 2018, la Comisión adoptó una propuesta para un nuevo programa Erasmus+ que duplica el presupuesto dedicado a él. Se espera que el nuevo programa, que incluirá también un marco europeo y estrategias nacionales de inclusión, permita a millones de jóvenes europeos de todos los estratos sociales estudiar, formarse y aprender en el extranjero.

El papel de la UE en el logro de una educación inclusiva

Los avances de los Estados miembros en pos de una educación inclusiva son objeto de seguimiento a través del proceso del Semestre Europeo y el Monitor de la Educación y la Formación. El Monitor también aporta pruebas sobre el papel de la educación en la lucha contra las desigualdades y la promoción de la inclusión social.

La Comisión también ha llevado a cabo una gran variedad de acciones en este ámbito, tales como:

  • creación de un grupo de trabajo del ET 2020 sobre la promoción de los valores comunes y la educación inclusiva, que ha elaborado un compendio conciso de buenas prácticas en este ámbito accesible en Yammer
  • iniciativa de modelos de referencia positivos para promover la inclusión social y prevenir la exclusión y la radicalización violenta entre los jóvenes
  • juego de herramientas para los monitores que trabajan con jóvenes expuestos al riesgo de marginación
  • Premio Europeo a la Inclusión Social a través del deporte.

Por otra parte, el programa Erasmus+ apoya iniciativas y actividades para desarrollar políticas y prácticas innovadoras a nivel local que den prioridad a la inclusión social.

Próximas etapas

La Comisión está trabajando en las siguientes medidas:

  • Ampliar las Herramientas Europeas para Centros Escolares, una plataforma en línea para las escuelas y los profesores. Las herramientas ofrecen ejemplos de buenas prácticas y recursos para introducir fórmulas de colaboración en las escuelas con el fin de mejorar la inclusión y facilitar la igualdad de oportunidades.
  • Ampliar la plataforma en línea eTwinning, que pretende conectar a profesores y aulas de toda Europa, y apoyar los cursos de formación para profesores sobre educación para la ciudadanía.
  • Ofrecer incentivos a los centros de enseñanza superior para que concedan créditos dedicados a actividades de voluntariado y elaboren planes de estudios que combinen contenidos académicos y compromiso cívico.
  • Poner en funcionamiento el Cuerpo Europeo de Solidaridad, la iniciativa de la Unión Europea que crea oportunidades para que los jóvenes realicen actividades de voluntariado o trabajen en proyectos en su propio país o en el extranjero, en beneficio de las personas y las comunidades de Europa.
  • Seguir con el despliegue de los Intercambios Virtuales Erasmus+, que permiten a los jóvenes de Europa y del sur del Mediterráneo participar en experiencias interculturales significativas en línea, como parte de su educación formal y no formal.