El Parlamento Europeo y el Consejo aprobaron en 2006 la Recomendación sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente. Su objetivo era contribuir al desarrollo de una educación y una formación de calidad, orientadas al futuro y adaptadas a las necesidades de la sociedad europea.

La Recomendación proporcionaba un marco europeo común de referencia sobre las competencias clave a responsables políticos, proveedores de educación y formación, interlocutores sociales y alumnos. Asimismo, aspiraba a apoyar otras políticas conexas, como las sociales, laborales y de juventud.

De acuerdo con la Recomendación, las competencias clave para el aprendizaje permanente son aquellas que todas las personas precisan para su realización y desarrollo personales, así como para la ciudadanía activa, la inclusión social y el empleo. Las competencias clave son, por tanto, pertinentes para todos los sectores de la educación y la formación (centros escolares, educación y formación profesional, educación superior, aprendizaje de adultos) y del aprendizaje no formal e informal.

Deben adquirir las competencias clave:

  • los jóvenes, al término de la escolaridad obligatoria, que estarán así preparados para la vida adulta, y
  • los adultos a lo largo de toda su vida, a través de un proceso de desarrollo y actualización de aptitudes.

El marco de competencias clave establece ocho competencias fundamentales que son una combinación de conocimientos, capacidades y actitudes. Las ocho competencias clave son:

  • comunicación en la lengua materna,
  • comunicación en lenguas extranjeras,
  • competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología,
  • competencia digital,
  • aprender a aprender,
  • competencias sociales y cívicas,
  • sentido de la iniciativa y emprendimiento, y
  • conciencia y expresión culturales.

Muchas de las competencias se solapan y entrelazan: las aptitudes transversales como el pensamiento crítico, la creatividad o la capacidad de iniciativa o de resolución de problemas están constantemente presentes en el marco.

Para seguir promoviendo una visión común de las competencias digitales y el espíritu empresarial, la Comisión ha desarrollado dos marcos adicionales: el marco de referencia europeo para el emprendimiento y el marco para el desarrollo y comprensión de las competencias digitales en Europa.

Uso del marco de competencias clave

El marco de competencias clave ha sido bien acogido por los Estados miembros y las partes interesadas. En la última década ha influido en la elaboración de las políticas nacionales en distintos ámbitos de la educación y la formación y ha contribuido a que la enseñanza y el aprendizaje en los Estados miembros se basen en las competencias. En particular se ha avanzado en el desarrollo de los planes de estudios escolares. El marco de referencia se utiliza también para el reconocimiento del aprendizaje no formal en el ámbito de la juventud (el certificado Youthpass).

Al mismo tiempo, el uso dado al marco ha sido desigual en los distintos Estados miembros, sectores de la educación y la formación y competencias, y han surgido dificultades para incorporar las capacidades transversales. Se ha constatado la necesidad de prestar más apoyo a profesores, formadores y directores de centros escolares para que utilicen un enfoque basado en las competencias clave, así como la necesidad de seguir desarrollando herramientas de evaluación.

Revisión del marco de competencias clave

El objetivo de esta revisión es poner al día el marco para garantizar que refleje la evolución política, social, económica, ecológica y tecnológica desde 2006. Por tanto, podría proponer cambios para reflejar mejor los cambios registrados recientemente en ámbitos tales como el multilingüismo, la diversidad cultural y de formas de comunicación, la inmigración, la ciudadanía y las cuestiones relacionadas con la sostenibilidad.

Otro objetivo de la revisión es conocer mejor qué esperan las partes interesadas del futuro marco de referencia y determinar herramientas y procesos útiles que puedan ayudar a los responsables políticos y los profesionales en su trabajo.

Por último, la revisión quiere garantizar que el marco de competencias clave siga siendo una herramienta pertinente para el desarrollo de la educación y la formación once años después de su adopción. Mediante la actualización y el desarrollo del marco de competencias clave, la Comisión pretende fomentar en toda Europa la enseñanza y el aprendizaje basados en las competencias. El marco actualizado seguirá apoyando los esfuerzos por desarrollar las competencias clave para todos: a escala nacional, regional y local y en contextos formales y no formales para los ciudadanos de todas las edades.

Proceso de consulta

El proceso de consulta sobre la revisión del marco de competencias clave se inició en junio de 2016 y proseguirá en 2017. La adopción de una versión revisada del marco está prevista en el segundo semestre de 2017. La consulta tiene por objeto garantizar la participación de todos los grupos interesados e incluirá una evaluación del uso dado al marco en los Estados miembros, así como estudios prospectivos para determinar las competencias clave necesarias para el futuro.

¡Participe!

Invitamos a todos los ciudadanos y partes interesadas a participar en la consulta pública y contribuir a la revisión del marco de competencias clave.