Un enfoque europeo de las microcredenciales

Las microcredenciales ofrecen oportunidades de aprendizaje más flexibles y modulares. La adopción de un enfoque europeo contribuirá a ampliar las oportunidades de aprendizaje y reforzará el papel de las instituciones de educación superior y educación y formación profesionales en el aprendizaje permanente.

¿Qué son las microcredenciales?

Una microcredencial es una prueba de los resultados del aprendizaje que ha adquirido una persona tras una experiencia de aprendizaje breve y evaluada de forma transparente. Se conceden tras la realización de breves cursos autónomos (o módulos) impartidos de forma presencial u online (o en un formato mixto). 

Aprendizaje flexible

Las microcredenciales abren la educación a más personas debido a su carácter flexible y a corto plazo. Están abiertas a todos los tipos de alumnos. Pueden ser especialmente útiles para las personas que quieren:

  • ampliar sus conocimientos más que obtener un título completo
  • colmar la brecha entre su titulación o su educación formal inicial y las capacidades emergentes del mercado laboral
  • mejorar o reciclar sus capacidades

Beneficios de gran alcance

Las microcredenciales hacen más inclusiva la educación, al permitir que accedan a ella todos los tipos de alumnos gracias a su enfoque flexible y a corto plazo. Una mayor aceptación de las microcredenciales podría fomentar la innovación educativa y económica y contribuir a una recuperación sostenible tras la pandemia.

Los cursos breves pueden ser impartidos por instituciones de educación superior y profesional, así como por diferentes tipos de entidades privadas, como respuesta rápida a las necesidades del mercado laboral en cuanto a capacidades específicas. Esto es especialmente pertinente habida cuenta de los retos que plantea la crisis económica provocada por la pandemia de COVID-19.

¿Por qué es necesario un enfoque europeo?

Las microcredenciales se anunciaron en la Agenda Europea de Capacidades, publicada el 1 de julio de 2020, como una de sus 12 acciones emblemáticas para apoyar la calidad, la transparencia y la adopción de microcredenciales en toda la UE. Se incluyeron en la Comunicación de septiembre de 2020 relativa a la realización del Espacio Europeo de Educación en 2025 para hacer hincapié en el papel clave de la educación superior a la hora de apoyar el aprendizaje permanente y llegar a un grupo más diverso de alumnos. También se incluyeron en el Plan de Acción de Educación Digital de septiembre de 2020.

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, declaró su intención de «eliminar los obstáculos al aprendizaje y mejorar el acceso a una educación de calidad», subrayando la pertinencia del aprendizaje permanente.

Es necesario un enfoque europeo porque:

  • los mercados laborales europeos se están transformando rápidamente, especialmente influidos por la pandemia de COVID-19 y la doble transición digital y medioambiental; se necesitan oportunidades de aprendizaje más flexibles en todas las etapas de la vida y en todas las disciplinas y sectores
  • contribuirá a ampliar sustancialmente las oportunidades de aprendizaje y a dar forma a la dimensión del aprendizaje permanente en la educación superior, ya que ofrece formas de educación y formación más flexibles y centradas en el alumno
  • una mayor aceptación de las microcredenciales servirá para la innovación social, económica y pedagógica
  • ampliará el aprendizaje flexible y modular de manera comparable en toda Europa, garantizando al mismo tiempo unas normas de calidad acordadas; en consecuencia, será más fácil para los alumnos obtener el reconocimiento de este tipo de cursos.

¿Cuáles son los próximos pasos?

En la primavera de 2020, la Comisión Europea creó un grupo de consulta ad hoc con expertos en educación superior de varios países europeos para proponer una definición común y recomendaciones para un enfoque europeo del desarrollo y la adopción de microcredenciales en Europa. El grupo estaba compuesto por profesionales que trabajaban en las administraciones nacionales, las agencias de garantía de la calidad, las instituciones de educación superior y otras partes interesadas pertinentes de la educación superior. Los ponentes invitados a las diferentes reuniones dieron a conocer su experiencia y sus aportaciones particulares. Este grupo celebró tres reuniones virtuales entre el 26 de mayo y el 17 de septiembre de 2020 y propuso una definición europea común, características comunes y una hoja de ruta de acciones.

Esta hoja de ruta presenta las sugerencias de este grupo de expertos sobre las acciones y el calendario necesarios a nivel europeo y nacional para desarrollar y aplicar un enfoque europeo de las microcredenciales.

Las acciones propuestas se centran principalmente en el ámbito de la enseñanza superior, de acuerdo con el mandato del grupo, pero también abordan elementos de mayor alcance para atender a otros ámbitos de la educación y la formación.

La hoja de ruta se centra en las siguientes acciones en torno a las microcredenciales:

  • desarrollar normas europeas comunes para la calidad y la transparencia, junto con todas las partes interesadas (la comunidad de la educación y la formación y los agentes del mercado laboral, los interlocutores sociales, las organizaciones juveniles, la sociedad civil, las cámaras de comercio y los empleadores, con la participación de todos los Estados miembros y de todos los países del Espacio Europeo de Educación Superior)
  • estudiar su inclusión en los marcos nacionales de cualificaciones, con una posible referencia al Marco Europeo de Cualificaciones.
  • elaborar una lista de proveedores de confianza y fomentar los procesos de aseguramiento de la calidad
  • estudiar cómo puede utilizarse el Sistema Europeo de Transferencia y Acumulación de Créditos (ECTS) en su contexto en los sectores de la educación más allá de la enseñanza superior
  • trabajar en directrices para un proceso de reconocimiento más rápido mediante la adaptación de los instrumentos de validación y reconocimiento existentes o el desarrollo de otros nuevos
  • facilitar que las personas conserven y muestren sus microcredenciales a los empleadores a través de Europass y su infraestructura de credenciales digitales, así como de la iniciativa del carné europeo de estudiante
  • utilizarlas para mejorar el acceso a las oportunidades de aprendizaje permanente garantizando una mejor permeabilidad entre los sectores de la educación y la formación, y la elección informada del alumno mediante la ampliación de los servicios de orientación basados en datos del mercado laboral en tiempo real
  • proporcionar apoyo de la UE a través del programa Erasmus+ y los Fondos Estructurales a la educación superior, la EFP y otras instituciones de educación y formación y proveedores de formación, con el fin de promover la adopción de las microcredenciales.

Los resultados se incorporarán a consultas más amplias que abarcarán todos los sectores de la educación y la formación para preparar una Recomendación del Consejo relativa a las microcredenciales para el aprendizaje permanente y la empleabilidad, a más tardar a finales de 2021.