Un enfoque europeo de las microcredenciales

La adopción de un enfoque europeo de las microcredenciales contribuirá a ampliar las oportunidades de aprendizaje a los ciudadanos y reforzará el papel de las instituciones de educación superior y educación y formación profesionales en el aprendizaje permanente.

Oportunidades de aprendizaje flexibles e inclusivas

Una microcredencial es una cualificación que demuestra los resultados de aprendizaje adquiridos a través de un curso o módulo breve y evaluado de forma transparente. Las microcredenciales podrán completarse in situ, en línea o en formato mixto. 

La flexibilidad de estas cualificaciones permite abrir oportunidades de aprendizaje a los ciudadanos, incluidos los que trabajan a tiempo completo.

Esto hace que las microcredenciales sean una forma de aprendizaje muy flexible e inclusiva que permite la adquisición específica de capacidades y competencias.

Las microcredenciales las ofrecen las instituciones de educación superior y de formación profesional (EFP), así como organizaciones privadas.

Pueden ser especialmente útiles para las personas que quieren:

  • aprovechar sus conocimientos sin completar un programa completo de educación superior
  • mejorar sus capacidades o reciclarse para satisfacer las necesidades del mercado laboral o para desarrollarse profesionalmente después de empezar a trabajar

Consulta pública

El 20 de abril de 2021 , la Comisión Europea puso en marcha una consulta pública de doce semanas sobre un enfoque europeo de las microcredenciales para el aprendizaje permanente y la empleabilidad.

La consulta pública pretende recabar ideas para el desarrollo de una definición común de las microcredenciales, de las normas de la Unión Europea (UE) para su calidad y transparencia y de los próximos pasos que deben darse a nivel institucional, nacional y de la UE.

La consulta pública estará abierta hasta el 13 de julio de 2021 a las 23:59 horas de verano de Europa Central (CEST).

Participe en la consulta pública y comparta sus puntos de vista hoy. 

¿Por qué es necesario un enfoque europeo?

En Europa, cada vez son más los ciudadanos que necesitan actualizar sus conocimientos, capacidades y competencias para reducir la brecha entre su educación formal y las necesidades de un mercado laboral y una sociedad en rápida evolución. 

La recuperación de la pandemia de COVID-19 y la necesidad de acelerar las transiciones ecológica y digital también requieren que las personas mejoren o reciclen sus capacidades.

El mantenimiento y la adquisición de nuevas competencias también es esencial para permitir la participación activa en la sociedad, garantizar un desarrollo personal, social y profesional continuo e impulsar la empleabilidad y la innovación socioeconómica. 

Sin embargo, sin unas normas comunes que garanticen la calidad, la transparencia, la comparabilidad transfronteriza, el reconocimiento y la portabilidad, las microcredenciales no pueden alcanzar todo su potencial.

Así pues, la Comisión pretende desarrollar una definición común y unas normas europeas comunes para las microcredenciales, que sean independientes del órgano que las otorga, en la medida de lo posible sobre la base de las herramientas existentes. 

La intención de desarrollar un enfoque europeo de las microcredenciales se anunció en:

Grupo de consulta sobre microcredenciales: recomendaciones

En la primavera de 2020, la Comisión creó un grupo de consulta ad hoc formado por expertos en educación superior, incluidos profesionales, miembros de agencias de garantía de la calidad y oradores invitados de toda Europa.

El grupo celebró tres reuniones virtuales entre el 26 de mayo y el 17 de septiembre de 2020 y propuso una definición europea común, características comunes y una hoja de ruta de acciones.

Esta hoja de ruta presenta las sugerencias sobre las acciones necesarias a nivel europeo y nacional para desarrollar y aplicar un enfoque europeo.

La hoja de ruta se centra en las siguientes acciones:

  • desarrollar normas europeas comunes para la calidad y la transparencia, junto con todas las partes interesadas que participan (la comunidad de la educación y la formación y los agentes del mercado laboral y los interlocutores sociales, las organizaciones juveniles, la sociedad civil, las cámaras de comercio, los empleadores de todos los Estados miembros y de todos los países del Espacio Europeo de Educación Superior)
  • estudiar la inclusión de las microcredenciales en los marcos nacionales de cualificaciones, con una posible referencia al Marco Europeo de Cualificaciones.
  • elaborar una lista de proveedores de confianza y fomentar los procesos de aseguramiento de la calidad
  • estudiar cómo puede utilizarse el Sistema Europeo de Transferencia y Acumulación de Créditos (ECTS) en su contexto en los sectores de la educación más allá de la enseñanza superior
  • trabajar en directrices para un reconocimiento más rápido mediante la adaptación de los instrumentos de validación y reconocimiento existentes o el desarrollo de otros nuevos
  • facilitar que las personas conserven y muestren sus microcredenciales a través de Europass y su infraestructura de credenciales digitales, así como de la iniciativa del carné europeo de estudiante
  • utilizar las microcredenciales para mejorar el acceso a las oportunidades de aprendizaje permanente garantizando una mejor permeabilidad entre los sectores de la educación y la formación y la elección informada del alumno mediante la ampliación de los servicios de orientación basados en datos del mercado laboral en tiempo real
  • proporcionar apoyo de la UE a través del programa Erasmus+ y los Fondos Estructurales a la educación superior, la EFP y otras instituciones de educación y formación y proveedores de formación, con el fin de promover la adopción de las microcredenciales

Las acciones propuestas se centran principalmente en la educación superior, pero también abordan otros niveles y sectores de la educación y la formación.

Próximas etapas

Los resultados se incorporarán a consultas más amplias que abarcarán todos los sectores de la educación y la formación que contribuyen a la preparación de una Recomendación del Consejo relativa a las microcredenciales para el aprendizaje permanente y la empleabilidad a más tardar a finales de 2021.


Imagen del encabezado: © Unión Europea, 2020.