Requires javascript

CONSUMERS

Language selector


Productos de todo el mundo que llegan directamente a tu casa con un par de clics: es la gran ventaja de las compras en línea. Pero ¿qué hay de la seguridad de los productos que compramos? Como consumidores, tenemos derecho a esperar que los productos que nos entregan no sean peligrosos.

De ahí que, para poner un producto a disposición de los consumidores, deban respetarse una serie de normas y mecanismos de seguridad. Las administraciones nacionales y la Unión Europea toman medidas para garantizar que los productos que nos venden sean seguros. Pero también hay cosas que podemos hacer nosotros mismos.

Estos ocho consejos nos ayudarán a sacar el máximo partido de las compras online y comprar PRODUCTOS SEGUROS.





Infórmate de quién lo vende
Cuando compras en un comercio, sabes adónde puedes acudir si el producto presenta problemas de seguridad. Pero ¿a quién dirigirte si compras algo online? Cuanta más información tengas sobre el fabricante, importador o vendedor, mejor. Si la información de contacto está visible, sabrás a quién dirigirte si hubiera algún problema.


Si aparece en el Sistema de Alerta Rápida, no lo compres
¿Sabías que la Comisión Europea tiene una lista de productos peligrosos que se detectan en toda Europa? Esta información se recopila en el Sistema de Alerta Rápida. Averigua cómo funciona el sistema y qué productos hay que evitar. También puedes consultar el portal de la OCDE sobre productos retirados del mercado en todo el mundo.


¿Vas a comprar un juguete? Consulta las advertencias de seguridad
La información que se ofrece online no siempre incluye advertencias de seguridad claras. Observa atentamente las ilustraciones y fotografías del producto para ver si tiene advertencias. Por ejemplo, los juguetes que no son adecuados para niños menores de tres años deben llevar una advertencia, generalmente en forma de pictograma. Para ver más consejos sobre seguridad de los juguetes, pulsa aquí.



Para elegir bien, lee las instrucciones de seguridad
Lee todas las instrucciones de seguridad que se ofrezcan online. Infórmate de cómo utilizar el producto de manera segura. Por ejemplo, en un sillín de bicicleta para niños, la etiqueta debe indicar la edad o la talla para las que está diseñado. Si tienes dudas sobre si un producto sirve para lo que necesitas, pídele más información al vendedor o al administrador de la web.


Consulta las valoraciones de los usuarios
Lee las reseñas online del producto para ver si otros consumidores han tenido problemas de seguridad. Recuerda que algunos de los comentarios pueden ser falsos. Quizá también puedas encontrar valoraciones de la propia web que te permitan averiguar si ha habido problemas con el vendedor online.


¿Has tenido un problema de seguridad? ¡No te lo calles!
Si tienes un problema de seguridad con un producto, informa al vendedor y ponte en contacto con la administración competente de tu país. Y también, por qué no, escribe una reseña que avise a otros posibles compradores. Así, los demás consumidores podrán elegir con seguridad.



Piensa en registrar el producto en la web del fabricante
Si hay posibilidad, registra el producto en la página web del fabricante. Así estarás al corriente de inmediato sobre retiradas de productos, actualizaciones del software e información de seguridad.


Procura estar al tanto de los productos peligrosos
Recibe las notificaciones semanales del Sistema de Alerta Rápida para mantenerte al corriente de los últimos productos considerados peligrosos y de los nuevos riesgos y tendencias. Puedes incluso personalizar las alertas por tipo de producto, marca, país de origen, etc. Para abonarte a los informes semanales, pulsa aquí.