Navigation path

Inicio
¿Qué es la política de competencia?
¿Por qué es importante la política de competencia?
¿Cómo aplica la Comisión la política de competencia?
Las instituciones de la UE y la política de competencia
Contactos

En beneficio de los consumidores

Apertura de los mercados a la competencia

En algunos países, determinados servicios esenciales (energía, telecomunicaciones, transporte, suministro de agua y correos) siguen bajo control público y no están privatizados.

La Comisión anima a los Gobiernos a que abran a la competencia estos servicios (también conocidos como “servicios de interés económico general”. El objetivo es que los consumidores paguen precios más equitativos por unos servicios de mejor calidad, al tiempo que se garantiza la disponibilidad universal de estos servicios incluso en las zonas donde no resultan rentables.

Los países de la UE pueden confiar determinadas funciones de servicio público a una empresa privada, a la que atribuyen obligaciones, derechos específicos y una compensación económica que debe ser compatible con las normas sobre ayudas estatales.

Existe la posibilidad de diferenciar entre la parte de un servicio que puede abrirse a la competencia (por ejemplo, el acceso a internet) y la parte que constituye una red (por ejemplo, el cableado). Cada red es única en un determinado territorio y debe ser compartida de manera equitativa por las empresas competidoras que la utilizan.

¿Cuáles son las ventajas de la liberalización?

Los consumidores pueden elegir entre una gama más amplia de productos y prestadores de servicios.

Los ciudadanos se benefician de precios más bajos y de nuevos servicios, que son generalmente más eficientes y accesibles al consumidor.

Nuestras economías ganan en competitividad.

¿Pueden prestarse debidamente los servicios públicos en un mercado competitivo?

Sí, a condición de que exista una regulación para garantizar que sigan prestándose los servicios públicos y que los intereses de los consumidores no resulten perjudicados.

La Comisión siempre tiene en cuenta las obligaciones especiales que recaen en las entidades que gozan de “derechos de monopolio”. De este modo garantiza la existencia de una competencia leal, sin desventajas para el proveedor obligado a prestar servicios de interés público aunque no sean rentables.

¿Cómo se ha introducido la libertad de elección?

En los sectores del ferrocarril, el gas y la electricidad, los operadores deben permitir ahora un acceso equitativo de los competidores a sus redes. En estos sectores, resulta esencial supervisar el acceso equitativo a la red por todos los proveedores, con el fin de que los consumidores puedan elegir al proveedor que ofrece las mejores condiciones.

¿Tiene la liberalización una incidencia directa en los consumidores?

Puede tenerla.

En los dos mercados que se liberalizaron en primer lugar (transporte aéreo y telecomunicaciones), los precios medios han disminuido sustancialmente. En cambio, en los mercados que se abrieron a la competencia más tarde o que no se han liberalizado (electricidad, gas, transporte por ferrocarril y servicios postales) los precios no han variado o incluso han aumentado.

Esta situación puede deberse a factores sectoriales específicos (por ejemplo, el precio del gas está íntimamente vinculado al del petróleo). En cualquier caso, parece confirmarse que los consumidores tienen más probabilidades de pagar mejores precios en los sectores que están más abiertos a la competencia.


  
anterior atrás siguiente