First published on
07 junio 2017

El documento de reflexión expone tres posibles escenarios para el futuro de la defensa europea:

 

  • Escenario de cooperación en materia de seguridad y defensa

Los países de la UE decidirían aún sobre la necesidad de cooperar en materia de seguridad y defensa con carácter voluntario y caso por caso, mientras que la UE seguiría complementando los esfuerzos nacionales. La cooperación en materia de defensa se vería reforzada, pero la participación de la UE en las operaciones más exigentes seguiría siendo reducida. El nuevo Fondo Europeo de Defensa contribuiría a desarrollar nuevas capacidades conjuntas, pero los países de la UE continuarían supervisando la mayor parte del desarrollo y la contratación pública de las capacidades de defensa. La cooperación UE-OTAN conservaría el formato y la estructura actuales.

 

  • Escenario de seguridad y defensa compartidas

En este escenario más ambicioso, los países de la UE pondrían en común determinados activos financieros y operativos para aumentar la solidaridad en el ámbito de la defensa. La UE estaría también más comprometida con la protección de Europa dentro y fuera de sus fronteras. Asumiría un papel más importante en ámbitos como los de la ciberseguridad, la protección de las fronteras o la lucha contra el terrorismo, y fortalecería la dimensión de defensa y seguridad de políticas internas como las de energía, salud y aduanas, o la política espacial. Esto vendría acompañado de una voluntad política de actuar, así como de una toma de decisiones adecuada a un contexto en rápida transformación. La UE y la OTAN aumentarían también su cooperación y coordinación mutuas en toda una serie de asuntos.

 

  • Escenario de defensa y seguridad comunes

El escenario más ambicioso prevé la definición progresiva de una política común de defensa de la Unión, que conduciría a la defensa común sobre la base del artículo 42 del Tratado de la UE, que permite que un grupo de Estados miembros afines pase al siguiente nivel en lo que se refiere a la defensa europea. Con este escenario, los países de la UE asumirían mayores compromisos en lo que respecta a la seguridad de los demás, haciendo de la protección de Europa una responsabilidad compartida de la UE y la OTAN. La UE estaría en condiciones de llevar a cabo operaciones de seguridad y defensa de alto nivel, sustentadas por una cierta integración de las fuerzas de defensa de los Estados miembros. La UE apoyaría programas conjuntos de defensa con el Fondo Europeo de Defensa y crearía una Agencia Europea de Defensa específica. De esta manera, también se fomentaría la creación de un verdadero mercado europeo de defensa, capaz de proteger sus principales actividades estratégicas frente a las absorciones externas.

 

Los escenarios descritos no son mutuamente excluyentes, pero ilustran tres niveles de ambición diferentes en términos de solidaridad.

Aumentar la seguridad europea resulta hoy en día indispensable. Los países de la UE llevarán las riendas, definiendo el nivel de ambición con el apoyo de las instituciones de la Unión. Mirando hacia el futuro, deben ahora decidir por qué camino y a qué velocidad desean ir para proteger a los ciudadanos europeos.

Files

DescargarPDF - 657.8 KB

Información afín