Desde la crisis económica y financiera mundial, la UE viene presentando bajos niveles de inversión. Para contrarrestar esa tendencia negativa y poner de nuevo a Europa en la senda de la recuperación económica, hacen falta esfuerzos colectivos y coordinados en el ámbito europeo. Tenemos niveles de recursos adecuados, que deben movilizarse en toda la UE para apoyar la inversión. No existen respuestas únicas y sencillas, ni varitas mágicas del crecimiento, ni soluciones válidas en toda situación.

El Plan de Inversiones para Europa (también denominado "Plan Juncker"), tiene tres objetivos: eliminar los obstáculos a la inversión, dar visibilidad y ofrecer asistencia técnica a los proyectos de inversión y hacer un uso más inteligente de los recursos financieros. El Plan en sí consta de tres pilares:

  • el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas, que ofrece una garantía de la UE destinada a movilizar la inversión privada, y en el que la Comisión trabaja junto con su socio estratégico, el Banco Europeo de Inversiones (BEI)

  • el Centro Europeo de Asesoramiento para la Inversión y el Portal Europeo de Proyectos de Inversión, que proporcionan asistencia técnica y mayor visibilidad a las oportunidades de inversión para que los proyectos de inversión se hagan realidad, y donde el Centro es una empresa conjunta con el Grupo del BEI

  • mejorar el entorno de las empresas eliminando los obstáculos reglamentarios (nacionales y europeos) a la inversión.