Acción por el Clima
© MichaelUtech| iStock

Asignación de derechos a instalaciones industriales

La industria manufacturera seguirá recibiendo su cuota de derechos de emisión gratuitos, no solo hasta 2020, sino también posteriormente. La asignación se basa en parámetros de referencia que favorecen a las instalaciones más eficientes de cada sector.

En 2013, la industria manufacturera recibió gratuitamente el 80% de sus derechos. Este porcentaje disminuirá gradualmente cada año hasta llegar al 30% en 2020.

Asignación basada en parámetros de referencia

En la medida de lo posible, la asignación gratuita a cada instalación se calcula utilizando parámetros de referencia concebidos para cada producto. Los 54 parámetros de referencia (52 para productos y 2 para los denominados enfoques alternativos, basados en la utilización de calor y combustible) se han elaborado a partir de exhaustivos trabajos técnicos.

En general, los parámetros de referencia para productos se basan en las emisiones medias de gases de efecto invernadero del 10% de las instalaciones más eficaces que fabrican el producto en la UE.

El principio básico es "un producto = un parámetro de referencia". Eso significa que la metodología no cambia según la tecnología o carburante utilizados, el tamaño de la instalación o su ubicación geográfica.

En principio, las instalaciones que cumplen los parámetros de referencia y que, por tanto, figuran entre las más eficaces de la UE reciben todos los derechos que necesitan para cubrir sus emisiones.

Las instalaciones que no cumplen los parámetros de referencia reciben menos derechos de los que necesitan. En consecuencia, tendrán que

  • o bien reducir sus emisiones
  • o bien comprar derechos o créditos adicionales para cubrir sus emisiones
  • o bien combinar ambas opciones.

Cuota más alta para los sectores expuestos a fugas de carbono

Seguir ofreciendo derechos de emisión gratuitos permite limitar los costes para la industria de la UE en comparación con los de sus competidores exteriores.

Los sectores y subsectores de las industrias expuestas a la competencia de industrias exteriores a la UE que no están sujetas al mismo tipo de legislación climática reciben más derechos gratuitos que los que no tienen este riesgo de fugas de carbono.

Cómo se calcula la asignación de derechos gratuitos

Las normas armonizadas que se aplican en toda la UE a la hora de asignar derechos gratuitos se recogen en la Decisión de la Comisión sobre parámetros de referencia (2011).

Conforme a estas normas, todos los países de la UE y del EEE / la AELC hicieron un cálculo preliminar del número de derechos gratuitos para cada instalación en su territorio y enviaron estas "medidas nacionales de ejecución" a la Comisión.

La Comisión evaluó las cifras de cada país para garantizar que estuvieran completas y cumplieran las disposiciones aplicables (véase la Decisión de la Comisión de 2013). El Órgano de Vigilancia de la AELC hizo lo mismo con las cifras de los Estados del EEE / la AELC.

Por último, los países tomaron las decisiones de asignación definitivas para toda la tercera fase (2013-2020). Los derechos se emiten cada año.

Como los derechos gratuitos solicitados para todas las instalaciones de la UE superaban el número total disponible, la asignación de derechos por instalación se redujo en un mismo porcentaje para todas las instalaciones. Se trata del factor de corrección intersectorial, que se aplica desde 2013,

año en el que fue posible reducir la asignación de derechos en alrededor de un 6%. Al disminuir cada año el número de derechos disponibles, también se aumentará cada año el factor de corrección, hasta alcanzar aproximadamente un 18% en 2020.

Además, a lo largo del periodo 2013-2020, el número de derechos gratuitos puede variar debido a ajustes de producción y capacidad, superando los umbrales establecidos en las normas armonizadas de asignación.

Asignación de derechos gratuitos después de 2020

En el contexto del Marco sobre clima y energía para 2030, los líderes de la UE han decidido mantener un cierto número de derechos gratuitos después de 2020 para evitar el riesgo de fugas de carbono.