Acción por el Clima

Acción por el clima de la UE

Política

Evitar los peligros del cambio climático es una prioridad principal para Europa. La Unión Europea está haciendo un gran esfuerzo para reducir significativamente sus emisiones de gases de efecto invernadero, al mismo tiempo que anima a otros Estados y regiones a que hagan lo mismo.

Objetivos clave de la UE para 2020

  • Reducción del 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a 1990
  • 20% del consumo total de energía procedente de energías renovables
  • Incremento del 20% de la eficiencia energética

Objetivos clave de la UE para 2030

  • Reducción de al menos el 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero con respecto a 1990
  • Al menos el 27% del consumo total de energía procedente de energías renovables
  • Incremento de al menos el 27% de la eficiencia energética

Objetivo a largo plazo

Para 2050 la UE quiere reducir sustancialmente sus emisiones —en un 80-95% con respecto a los niveles de 1990—, uniendo así sus esfuerzos a los del conjunto de los países desarrollados.

Pero además, hacer de la europea una economía de alta eficiencia energética y bajas emisiones de CO2 dará impulso a la economía, creará empleo y mejorará la competitividad de Europa.

Huella global de carbono © Hemera

Medidas para alcanzar los objetivos climáticos

La UE persigue sus objetivos climáticos combinando apoyo financiero con regulación.

Apoyo financiero

  • Del presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020, debe destinarse a proteger el clima al menos un 20% (hasta 180.000 millones de euros), sin contar con los fondos que destine a este fin cada país miembro.
  • Gracias a la venta de los derechos de emisión, la UE financia proyectos de demostración en materia de energía baja en carbono. Aquí se incluyen las tecnologías que permiten atrapar el dióxido de carbono de las centrales eléctricas y otras instalaciones industriales y almacenarlo en el subsuelo, mediante el proceso conocido como captura y almacenamiento de carbono.

Regulación

Adaptación al cambio climático

La Comisión Europea ha adoptado la Estrategia de adaptación de la UE y quiere que todos los Estados miembros adopten planes nacionales para hacer frente a los efectos inevitables del cambio climático de aquí a 2017. Algunos ya han desarrollado estrategias de adaptación.

En ellas se incluyen medidas como:

  • utilizar menos agua
  • adaptar la normativa del sector de la construcción
  • construir defensas contra las inundaciones
  • desarrollar cultivos más resistentes a las sequías.

Mantener el calentamiento global por debajo de 2 °C

El calentamiento global debe limitarse a menos de 2 °C con respecto a la temperatura media de la época preindustrial para evitar los efectos más graves del cambio climático y posibles cambios catastróficos en el entorno global.

Esta fue la conclusión a la que llegaron casi todos los países del mundo en 1992, en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Para conseguirlo, el mundo debe detener el aumento de las emisiones de efecto invernadero antes de 2020 y reducirlas un 60% antes de 2050 con respecto a las de 2010.

Las pruebas científicas más recientes sugieren que, si no se toman medidas para reducir las emisiones a escala mundial, es probable que a finales de este siglo el calentamiento global supere el objetivo de los 2°C y pueda llegar hasta 5°C.

Acción internacional

La UE ha firmado el nuevo acuerdo mundial sobre el clima, acordado en 2015 y que deberá aplicarse a partir de 2020.

De 2013 a 2020, la UE se ha comprometido a aplicar una segunda fase del Protocolo de Kioto.

Además, como principal donante mundial de ayuda al desarrollo, la UE destina cuantiosos fondos a la lucha contra el cambio climático.

Enlaces
La información solicitada está disponible en esta(s) lengua(s):English (en)