Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir 
  • Reducir texto 
  • Agrandar texto 

Conductores de edad avanzada

El porcentaje de personas mayores al volante aumentará en consonancia con el envejecimiento de la población. A pesar de no existir normas de tráfico específicas para las personas mayores, la reducción de sus habilidades físicas requiere una atención mayor cuando conducen.

Vulnerabilidad física

Elderly driversLos conductores de edad avanzada son más susceptibles de hacerse daño que de poner a otros en peligro. La tasa de mortalidad entre los conductores de más de 75 años es más de cinco veces superior a la media para los conductores en general, y su tasa de lesiones la duplica.

Esta mayor fragilidad de los conductores de edad avanzada se debe a la reducción de sus habilidades físicas (esto es, una audición y agudeza visual reducidas, un mayor tiempo de reacción) y a su menor destreza en la rutina diaria en carretera.

La experiencia de la edad

Los conductores de edad avanzada compensan estas desventajas físicas con su experiencia al volante. El riesgo de accidentes también es menor si se circula por carreteras menos transitadas, de día y con el firme seco.

Medidas de seguridad

La gravedad de las lesiones se ve reducida gracias a las medidas de seguridad con las que están equipados los vehículos, como los airbags. Asimismo, los conductores de edad avanzada pueden acogerse a programas de reciclaje y servirse de los sistemas de asistencia a la conducción que avisan a los conductores cuando circulan demasiado cerca de otro vehículo, les ayudan a calcular las distancias correctamente, y a aparcar y a viajar más seguros en las carreteras de varios carriles.

En este contexto, el proyecto ADVISORS analizó las posibles repercusiones de los sistemas de asistencia a la conducción en el comportamiento al volante y la seguridad vial. También elaboró métodos de evaluación de tales sistemas y estableció una serie de prioridades para su desarrollo.