Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir 
  • Reducir texto 
  • Agrandar texto 

Ciclistas

Ir en bicicleta es más sano que ir en coche, y además reduce los atascos y las emisiones de ruido y contaminación. Una serie de medidas sencillas de seguridad, como llevar siempre el casco y circular por el carril bici, puede reducir el riesgo de lesiones en un accidente de tráfico.

Normas generales

CyclistUn acuerdo internacional –la Convención de Viena de 1968– sienta las normas básicas de seguridad para ciclistas. En algunos países, existen normativas complementarias respecto a la visibilidad de los ciclistas, los asientos para niños, la edad mínima para circular por la vía pública y el uso del casco.

Diseño de los vehículos

El perfeccionamiento del diseño de coches y vehículos pesados permite reducir los riesgos de lesiones a peatones o ciclistas en caso de accidente. Según la UE, los frontales de los coches con sistema de absorción de choques y los retrovisores que reducen el ángulo muerto de los camiones podrían evitar la muerte de 2000 peatones y ciclistas cada año.

En el marco del proyecto APROSYS Englishse desarrollaron nuevos sistemas de pruebas para evaluar el impacto de los frontales de los vehículos en peatones y ciclistas. También se estudió una serie de materiales laminados que se fracturan sin deformarse o desintegrarse. Éstos resultarían especialmente adecuados para fabricar cascos de ciclista. El proyecto WATCH-OVER tiene por objetivo desarrollar nuevas tecnologías de comunicación y detección por vídeo sensor. Ello permitiría a los conductores detectar a los ciclistas y peatones en situaciones complejas de circulación.

Gestión del tráfico

La separación de las bicicletas y el tráfico rodado gracias a los carriles bici ininterrumpidos contribuye a la reducción de las colisiones entre coches y bicicletas. Asimismo, las zonas de velocidad limitada, por ejemplo, a 30 Km/h, reducen el riesgo y la gravedad de los accidentes.