Recorrido de navegación

Otras herramientas

  • Imprimir 
  • Reducir texto 
  • Agrandar texto 

Comportamiento

Todos podemos contribuir sustancialmente a la seguridad vial. Si todos nos pusiésemos el cinturón, como exige la ley, respetásemos los límites de seguridad y no condujésemos bajo los efectos del alcohol, se estima que podríamos salvar más de 12 000 vidas al año en las carreteras europeas. No nos costaría nada, y lo que obtendríamos a cambio es obviamente muy valioso.

Distracciones
Para garantizar la seguridad de los conductores, los pasajeros y otros usuarios de las carreteras, es fundamental que los conductores estén atentos en todo momento al tráfico que les rodea.
Permiso de conducir
Formación
Algunos conductores precisan formación adicional además de la habitual necesaria para obtener el permiso de conducir. Los conductores profesionales, por ejemplo, necesitan una formación especial para trabajar dentro de la UE. Asimismo, se obliga a muchos infractores reincidentes a apuntarse a programas de rehabilitación para mejorar su comportamiento en la carretera.
Cumplimiento
Es necesario cumplir la legislación vial –no sólo en lo que respecta a sancionar las infracciones sino a disuadir a los infractores y promover una conducción responsable.
Aptitud para la conducción
Cinturones de seguridad
El cinturón de seguridad es el sistema más sencillo y económico para evitar sufrir daños en un accidente. No se necesita ninguna tecnología específica y los llevan todos los coches. Desde 2006, el uso del cinturón de seguridad es obligatorio en todos los vehículos.
Exceso de velocidad
El exceso de velocidad es uno de los mayores problemas de seguridad vial y un factor determinante en alrededor del 30% de los accidentes mortales de tráfico. Asimismo, aumenta sustancialmente el riesgo de sufrir un accidente.