AVISO JURÍDICO IMPORTANTE: La información que se ofrece en estas páginas está sujeta a una cláusula de exención de responsabilidad y a un aviso de Copyright.

Boletín de los traductores españoles de las instituciones de la Unión Europea
Puntoycoma
[Índice numérico] [Índice analítico] [Índice de autores]

PRESENTACIÓN


Del boletín informativo al foro profesional1

1. Preámbulo

A pesar de la importancia del trabajo individual del traductor, la traducción institucional es una tarea colectiva y, en general, anónima. Idealmente, el traductor institucional debería poseer, además de los conocimientos lingüísticos, una cualificación relacionada con las áreas de trabajo de su institución. En la práctica, muchos traductores de organismos internacionales ¾así como un gran número de traductores autónomos¾ son, en su primeros pasos en el oficio, «generalistas» con formación lingüística, que van adquiriendo con la experiencia una especialización relativa en determinadas áreas. Aun en el caso de que el traductor posea una especialización precisa, se verá a menudo obligado (el que esté en plantilla, por razones organizativas de la institución, y el autónomo, por imperativos del mercado) a traducir textos sobre áreas que no conoce en profundidad.

En nuestro servicio participan en el proceso de traducción secretarios, traductores, revisores2 (aunque estos últimos no existen necesariamente en todas las unidades) y, de manera más esporádica, documentalistas y terminólogos. La colaboración de especialistas puede constituir una extensión específica y limitada, pero cualitativamente muy importante, del grupo de profesionales implicado en la traducción.

2. La Dirección General de Traducción de la Comisión Europea

Desde 1989, la organización de la Dirección General de Traducción de la Comisión Europea se basa en seis grandes grupos temáticos repartidos en dos sedes (cuatro en Bruselas y dos en Luxemburgo). Cada uno de ellos agrupa a todas las unidades lingüísticas en las que se traducen los mismos temas. Frente a la anterior organización, exclusivamente lingüística, la actual estructura temática tiene sus ventajas en un gran servicio de traducción como el nuestro, si bien la compartimentación puede aumentar el riesgo de divergencias formales, estilísticas y terminológicas entre las diferentes unidades temáticas de una misma lengua.

En nuestra jerga se llama unidades «horizontales» (sería más apropiado quizás llamarlas transversales) a las unidades de apoyo, como son la Coordinación Lingüística y la Terminología, cuyo campo de actuación desborda las barreras de la estructura temática. La primera es la encargada de velar por la coherencia de las soluciones adoptadas en las diferentes unidades temáticas de una misma lengua y de difundir las convenciones comunes a todas las unidades. En la unidad de Terminología, y en particular en el sector llamado de «asistencia lingüística», se ofrece a las unidades de traducción apoyo terminológico para encontrar soluciones a dudas concretas o, de manera más sistemática, se elaboran glosarios o listas de acompañamiento de determinados documentos de especial complejidad. A la vista de estos cometidos, parece lógico que la iniciativa de editar un boletín de comunicación entre las unidades de lengua española surgiera en esas dos unidades.

3. Necesidad de un canal de comunicación

El elevado número de traductores españoles de la Comisión Europea (alrededor de cien) y los múltiples problemas de traducción y terminología que plantean los textos traducidos en nuestra institución son el principal acicate para el intercambio de ideas entre traductores. Cuando la consulta a los compañeros no es resolutiva, el traductor (o el terminólogo, por encargo de aquel) va ampliando el radio de contactos a los traductores o a los juristas-lingüistas de las instituciones europeas (Consejo, Parlamento, Tribunal de Justicia, etcétera) o, en función del tema, a los funcionarios europeos hispanohablantes con alguna cualificación específica. Si en esa fase no se hubiera obtenido aún una respuesta, se consulta a especialistas de fuera de las instituciones (investigadores, técnicos, profesores). Hoy en día, las sofisticadas posibilidades de búsqueda en un volumen ingente de recursos documentales, tanto internos como externos (bases de datos especializadas, internet), contribuyen a aumentar la pertinencia de las preguntas planteadas de manera directa a los especialistas, a quienes se reserva las cuestiones realmente espinosas o menos evidentes.

PUNTOYCOMA, boletín de las unidades españolas de traducción de la Comisión Europea, surgió hace ya once años con la intención de servir de soporte para difundir la información captada en el mencionado proceso de documentación y consulta, dentro y fuera de la institución, aportar nuevos datos ante problemas de traducción pendientes o adelantar soluciones a problemas recién detectados. Se pretendía, en suma, reforzar e incentivar la comunicación que se produce de forma natural en un colectivo que realiza un trabajo intelectual, como es al fin y al cabo ¾a pesar de sus rutinas, servidumbres administrativas y condicionantes formales¾ el de la traducción institucional.

Nuestro boletín no es normativo, ni tiene intención alguna de erigirse en autoridad lingüística, ni siquiera dentro de la propia Comisión. Se publica gracias al trabajo voluntario de los miembros de la redacción, abierta a todos los traductores de lengua española de las instituciones y organismos de la Unión Europea; y aunque cuenta con el apoyo oficial de la institución, en particular del coordinador lingüístico y de los jefes de unidad de la traducción española (dos de los cuales forman parte de la redacción), no es un órgano de comunicación oficial, sino simplemente un medio de intercambio de información.

4. Estructura de la publicación

Sin grandes cambios formales, PUNTOYCOMA ha pasado de ser un instrumento de comunicación interna a un boletín que, desde hace ya seis años, puede consultarse en internet, en el sitio «Europa» de la Comisión Europea3.

Desde los primeros números, con ligeras variaciones, el boletín está estructurado en secciones que pretenden abarcar la variedad de temas y problemas que pueden interesar a los traductores de las instituciones europeas.

4.1 Cabos sueltos

Se trata de un apartado dedicado a problemas de traducción, terminología o documentación planteados ¾y a veces también resueltos¾ de manera breve y clara. A pesar de su heterogeneidad, esta sección es quizás la más interesante para quien busca exclusivamente información práctica. Nuestros cabos se refieren fundamentalmente a:

4.1.1 Neologismos

a) neologismos «comunitarios» (procedentes de textos de las instituciones europeas):

screening (of the acquis) = escrutinio (del acervo comunitario) [60]

Particularmente útil resulta la información pragmática (sobre registros de uso, formas desaconsejadas, etcétera), que suele echarse en falta en los simples glosarios o listas de equivalencias:

procédure de décharge = procedimiento de aprobación de la gestión presupuestaria [52]

Los cabos sirven también para hacer más fluida la comunicación entre los traductores españoles de las instituciones europeas:

DAS: déclaration d'assurance = declaración de fiabilidad [45]
Información procedente del Tribunal de Cuentas Europeo
traducción de partnership en las nuevas estrategias comunes [60]
Información procedente del Consejo de las Comunidades Europeas

b) neologismos detectados en textos no específicamente comunitarios:

proactive [50]
escritural [53]
traceability = trazabilidad [53]
endocrine disrupters [62]
Basado en una colaboración anterior [59]
soft law = Derecho indicativo [63]
4.1.2. Anticipación terminológica

Nos referimos aquí a la conveniencia de plantear problemas de terminología cuando aún se está a tiempo de difundir una solución consensuada que tenga ciertas posibilidades de implantación frente a préstamos o calcos espurios, fruto de traducciones precipitadas o no suficientemente documentadas. Se trata de actuar con antelación o, al menos, con relativa oportunidad. No es raro que las dudas de traducción referidas a términos de actualidad den lugar a cabos sucesivos, en función de la información disponible en cada momento. En ocasiones esta información se basa en artículos previos de la sección colaboraciones o sirve de base para un desarrollo posterior más detallado en dicha sección o en una nota de terminología:

Traducción del topónimo Irish Box:
planteamiento [31]
información complementaria [38]
conclusión [41]
benchmarking = evaluación comparativa [46]
A partir de la información presentada en una colaboración [44]
outsourcing y sus traducciones [52]
Información complementaria presentada en varias colaboraciones:
benchmarking, downsizing y outsourcing [44]
a vueltas con outsourcing [54]
portadas y portales en Internet [55]
spin-off [58]
Basado en la colaboración «Spin-off / spin-out» [56]
harcèlement moral = acoso psicológico (y no *acoso moral) [74]
4.1.3. Advertencias de la existencia de términos normalizados o de riesgo de incoherencia terminológica

En una institución como la nuestra, con una producción textual y un volumen de traducción enormes, puede darse una cierta tendencia a la autosuficiencia terminológica, es decir, a retroalimentarse exclusivamente de textos propios, de producir, llamémoslo así, «terminología endógena». El rigor que cabe exigir a las traducciones puede verse afectado si se tiene una actitud acrítica ante todo lo traducido o publicado en la institución. Algunos de nuestros cabos han tratado estos problemas:

ensayo (mejor que prueba) [3]
agrícola o agrario [6, 25]
supported employment = empleo con apoyo (y no *empleo subvencionado) [44]
pesca a la parte [54]
OCDE [61]
principio de cautela (en el ordenamiento comunitario) [66]

4.1.4. Actualización de colecciones «dinámicas», cuyo contenido se renueva o actualiza periódicamente

Comunicación de cambios y añadidos a colecciones como la Nomenclatura toponímica y numismática internacional:

actualidad toponímica y numismática [49, 64, 69]
4.1.5. Cuestiones de tipo estilístico, principalmente referidas a textos comunitarios:
traducciones literales [46]
«antiguo artículo...» (y no *ex artículo..., *antes artículo...) [59]
texto pertinente a efectos del EEE (y no *a los fines del EEE) [63]
4.1.6. «Cajón de sastre»

Se incluye también en esta sección, siempre que se trate de textos breves, todo lo que no se ajuste estrictamente a otras secciones del boletín, pero pueda ser, a juicio de la Redacción, de interés para los lectores (comentarios a otros cabos, pequeños glosarios o listas de terminología, etcétera):

uso impropio de la expresión del porcentaje [56]
principios que se citan expresamente en los Tratados consolidados (glosario) [61]

4.2. Comunicaciones

En esta sección se da publicidad a convocatorias y anuncios relacionados con la traducción y la terminología (conferencias, congresos, publicaciones) y se difunden noticias institucionales relacionadas con la traducción. Aquí hemos dado a conocer a nuestros lectores iniciativas tan interesantes como el Centro Virtual Cervantes:

El Instituto Cervantes inaugura su centro virtual [47]

o Retelengua, foro de debate lingüístico de científicos del CSIC:

Retelengua: los científicos se preocupan por el español [45]

4.3. Colaboraciones

Artículos o comentarios firmados, preferentemente de contenido práctico y breve. En la versión electrónica se admiten, siempre que el contenido lo justifique, textos relativamente largos que, para no lastrar la edición en papel, aparecen solo anunciados, o a lo sumo resumidos en esta.

Quien tenga la paciencia de espigar los 74 números publicados hasta la fecha podrá hacerse una idea de la variedad de temas abordados en esta sección, que constituye, junto con la de cabos sueltos, un nutrido catálogo de problemas, soluciones y opiniones, por lo general basados en la práctica de la traducción y en ocasiones, por polémicos, incitadores al debate. Los temas son básicamente los mismos que los enumerados en los cabos sueltos, con la diferencia de que en esta sección se aceptan textos de mayor extensión, lo que permite una elaboración más sistemática y exhaustiva de los asuntos planteados:

Benchmarking, downsizing y outsourcing: notas sobre las traducciones al español de neologismos del lenguaje económico [44]
La traducción de collectivité territoriale [50]
A contratante muerto, contratista puesto y otras cosas de contratos [50]

Hemos mencionado, al hablar de los cabos sueltos, la «anticipación terminológica». Dada la dificultad de anticiparse realmente a problemas terminológicos, que surgen de traducciones apresuradas por exigencias de una comunicación cada vez más rápida y de mayor alcance, sería quizás más correcto hablar de «encauzamiento terminológico». Nuestro boletín, eminentemente práctico, no pretende erigirse en defensor de la supuesta pureza de una lengua incontaminada. Los traductores sabemos mejor que nadie que eso es imposible. Tampoco propugnamos un intervencionismo lingüístico oficial, que venga a resolver por decreto ministerial (como se hace en algunos países) los problemas planteados por la traducción de neologismos. Esto no es óbice para que, en casos especialmente polémicos, reivindiquemos un cierto derecho a armonizar soluciones o a corregir errores manifiestos, al menos dentro del ámbito limitado de nuestros textos. Somos cada vez más conscientes del poder de difusión que tiene una institución como la nuestra y pensamos que, por abstrusos que sean a veces los textos políticos y tecnocráticos, no hemos de cejar en la búsqueda del mayor grado de inteligibilidad posible. La siguiente colaboración y el debate a que dio lugar son un buen ejemplo de esta actitud:

La traducción de governance [65]
Governance: la comprensión y la expresión [66]
Gobernanza: nueva acepción en el DRAE [67]
Nuevas formas de gobierno (y efectos terminológicos de la globalización) [71]
4.3.1. Debates

Es lógico que en una sección heterogénea y abierta como esta se hayan producido debates sobre temas tan variados como:

toponimia:
número especial [34]
argumentos para una nueva lista de países [37]
¿Côte d'Ivoire? [31]

sexismo lingüístico:
propuestas del Instituto de la Mujer [40]
género y sexo [42, 44]
opinión de un traductor [43]
lenguaje y discriminación sexual en la lengua española [45]
traducción de gender [69]
comentario sobre gender [70]

revisión:
sobre la revisión [57]
sobre la revisión (II) [58]
más sobre la revisión [58]
en defensa de la revisión [59]
sobre el concepto de revisión [60]

traducción de e-mail:
propuesta: corr.el [49]
correl [50]
polisemia de e-mail [51]
edafología y correl [52]
correl [53, 57]
correl y la formación de neologismos [58]
estructura morfológica de «correl» [60]
4.3.2. Glosarios

Aunque se han presentado a veces en una sección aparte, podemos incluir dentro de las colaboraciones los glosarios y listas de términos, procedentes de textos comunitarios:

glosario de homologación de vehículos [2]
glosario de tipos de comités comunitarios [24]

o enviados por colaboradores de fuera de las instituciones comunitarias:

4.4. Buzón

Esta sección, cuya presencia en el boletín no es fija, está pensada para recoger mensajes y opiniones de nuestros lectores que contengan, aunque sea en forma menos elaborada, información útil sobre cabos o colaboraciones anteriores o sobre nuevos problemas de traducción:

rogue states [73]

4.5. Reseñas

Presentación o comentario sucinto de obras relacionadas con la traducción: glosarios, léxicos, manuales, etcétera:

El inglés jurídico norteamericano [71]

5. Redacción virtual

En nuestra Redacción están representados los servicios de traducción de cinco instituciones europeas (la Comisión, con sedes en Bruselas y Luxemburgo, el Comité Económico y Social, el Comité de las Regiones y el Consejo, las tres con sede en Bruselas, y el Parlamento Europeo, con sede en Luxemburgo). Además, una redactora trabaja en la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo, con sede en Dublín. Utilizamos el correo electrónico para la preparación de borradores y, para pulir el contenido final de cada número, celebramos una videoconferencia mensual, que es fundamental para contrarrestar un «medio frío» como es el correo electrónico.

El flujo y la clasificación de documentos relacionados con la Redacción del boletín se organizan gracias a una comunidad virtual (CIRCA) auspiciada por el programa europeo IDA, para facilitar el intercambio de datos entre administraciones.

6. Conclusiones

PUNTOYCOMA forma hoy parte, modestamente, de la panoplia de publicaciones electrónicas comunitarias accesibles a todo los interesados a través de internet, entre las que nos interesa destacar aquí, por su contenido terminológico, las bases de datos ¾EURODICAUTOM, TIS, EUTERPE, EUR-Lex, CELEX, Boletín de la UE, SCAD Plus, etcétera¾ y el Libro de estilo interinstitucional.

PUNTOYCOMA participa del espíritu de transparencia y de gratuidad que anima a todas estas publicaciones, con el objetivo de aumentar y mejorar la difusión de la información procedente de las instituciones comunitarias. Véase, como muestra, el sitio Europa, con un volumen ingente de información disponible en los once idiomas oficiales de la Unión Europea.

La especificidad de nuestra publicación es que no solo sirve para difundir información procedente de las instituciones, sino que nos permite, además, recoger información útil de fuera de las instituciones y ponerla a disposición del amplísimo público al que tenemos acceso.

Son cada vez más numerosas en internet las iniciativas relacionadas con la traducción al español y los foros dedicados a la reflexión sobre aspectos teóricos y prácticos de la traducción: Translist, Termilat, Eurêka, Traducción.

PUNTOYCOMA se centra en los problemas de la traducción institucional y por esta característica está quizás más cerca de foros profesionales especializados como MedTrad, reservado a los profesionales de la traducción médica, que publica desde hace poco el excelente boletín Panacea. Sin embargo, las instituciones europeas tienen competencias en muchos temas y nuestros traductores no pueden limitarse a la terminología estrictamente comunitaria (administrativa, jurídica o económica), porque los problemas de traducción de sus originales desbordan frecuentemente estos ámbitos. Por esta razón, aunque en nuestro boletín se ha prestado atención preferente a la terminología generada en las instituciones (véase, por ejemplo, el pequeño glosario comentado sobre «Formas de sistematización del derecho comunitario»), debemos interesarnos igualmente por problemas de traducción (no exclusivamente terminológicos) aparentemente poco relacionados con las instituciones europeas. No hay que olvidar que en la Comisión, por ejemplo, se traducen las exhaustivas nomenclaturas aduaneras en las que se clasifica todo tipo de productos. Por esta razón, el traductor puede verse ante «términos» como los siguientes, merecedores de toda su atención:

EN silly string aerosol
RF Directive 94/48/EEC, OJEC n L 331, 21.12.94.p. 9 (Annex)

ES serpentina gelatinosa
RF Directiva 94/48/CEE, DOCE L331 de 21.12.94, p. 9 (Anexo)
Nota Artículos de broma. Modificación del anexo I de la Directiva 76/769/CEE

EN stink bomb
RF Directive 94/48/EEC, OJEC n L 331, 21.12.94.p. 9 (Annex)

ES bomba fétida
RF Directiva 94/48/CEE, DOCE L331 de 21.12.94, p. 9 (Anexo)
Nota Artículos de broma. Modificación del anexo I de la Directiva 76/769/CEE

La realidad es tozuda, se cuela por las rendijas de los ampulosos discursos políticos y asoma entre la aridez de los informes financieros. En uno de los primeros cabos sueltos (PUNTOYCOMA, número 3, noviembre de 1991) señalábamos que «bacaladera» es la expresión usual para traducir el inglés imprinter (aparato, hoy ya casi en desuso, que sirve para imprimir recibos de pagos efectuados con tarjetas de crédito), y no lo hacíamos por capricho, sino porque esa fue la respuesta obtenida de varias fuentes a una duda que se nos había planteado en uno de nuestros textos originales.

PUNTOYCOMA sirve de apoyo y de estímulo al funcionamiento de un circuito terminológico relativamente complejo, como es el de nuestra institución. La operación emprendida hace años para la recuperación de la llamada terminología local (la que se elabora en las unidades de traducción) y su incorporación progresiva al nivel central (base EURODICAUTOM) tiene algo que ver en el desarrollo del boletín y también en su aceptación entre los traductores, conscientes de que ninguna herramienta está de más para resolver problemas de traducción. Más allá de la seguridad con la que maneja a diario cientos de términos, el traductor institucional debe estar siempre al acecho: en cualquier momento, incluso para un profesional de gran experiencia, puede ser necesario salir al pasillo y pedir la opinión de un colega, enviar un mensaje a los cuatro vientos o implicar a los terminólogos en las búsquedas más intrincadas. Hoy es mucho más fácil encontrar una respuesta pertinente, gracias a una tecnología que nos permite localizar y consultar a los especialistas con menos esfuerzo y nos ofrece también muchas posibilidades para recuperar, procesar y divulgar información.

En lo que se refiere a PUNTOYCOMA, nos queda todavía mucho por hacer: por ejemplo, mejorar las posibilidades de consulta que ofrece nuestro buscador; elaborar un índice analítico exhaustivo e interrelacionado (con remisiones directas por hiperenlaces) que permita consultar, como si de una base de datos se tratara, todos los boletines publicados; explorar las posibilidades que nos ofrecen las comunidades virtuales, para combinar archivos de documentos, foros de debate y enlaces a otros recursos. El entorno del traductor y los recursos que maneja están cambiando, pero estamos convencidos de que estos cambios van a favorecer el desarrollo de iniciativas como PUNTOYCOMA.

PUNTOYCOMA

 

 

 

 

 

 

1. Este texto se basa en una comunicación presentada en el VII Simposio Iberoamericano de Terminología, Lisboa, noviembre de 2000, por Paulo Correia y Luis González con el título «Duas iniciativas de difusão e criação de recursos terminológicos na Internet».
2. Véase al respecto el debate sobre la revisión en las páginas de PUNTOYCOMA, números 57, 58, 59 y 60, al que nos referimos más adelante (punto 4.3.1).
3. Los primeros números del boletín pueden consultarse en la Red desde el año 2001.