capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

RESEÑAS


Hablando de vinos. Informe del I Congreso Internacional sobre la Traducción del Lenguaje Especializado de la Vid y el Vino

Entre los días 3 y 6 de marzo de 2004 se reunieron en la Facultad de Traducción e Interpretación de Soria, Universidad de Valladolid, un total de 32 conferenciantes y ponentes (investigadores y profesionales de los sectores de la traducción y la vitivinicultura) para debatir sobre la traducción del lenguaje especializado de la vid y el vino. Los investigadores procedían de 15 universidades (españolas, francesas y alemanas principalmente). El encuentro fue seguido con sumo interés por más de 150 asistentes matriculados. El profesor de la Facultad soriana, Dr. Miguel Ibáñez Rodríguez, fue el promotor de este encuentro, único en su género hasta ahora en el panorama de los Estudios de Traducción e Interpretación en España.

Los temas tratados en las diversas conferencias y ponencias del congreso pertenecen a un amplio abanico de ámbitos: desde cuestiones traductológicas, pasando por el estudio de la terminología de subdominios concretos (cata, legislación vitivinícola), la historia de la traducción vitivinícola, los recursos lexicográficos y telemáticos al servicio de la traducción vitivinícola, hasta aspectos relacionados con la realidad profesional del traductor que trabaja con textos de vitivinicultura.

La lección inaugural corrió a cargo de D. César Hernández Alonso, catedrático de Lengua Española de la Universidad de Valladolid, quien destacó en su erudita conferencia «De vinos por la historia de la lengua» la importancia del vino con su múltiple y variada presencia en una serie de obras de la literatura medieval en castellano y posteriormente en lengua española hasta el Siglo de Oro, incluidos los textos escritos en germanía. Demostró que las especiales características de situación comunicativa en las que se generan los textos escritos en esta jerga hacen inviable cualquier hipotético intento de traducción, incluida la traducción intralingüística o entre registros.

La organización del Congreso reservó una de las primeras intervenciones para José A. Gómez-Limón, profesor del Departamento de Economía, Sociología y Política Agraria de la Universidad de Valladolid. En su conferencia, titulada «El sector vitivinícola en Castilla y León», proporcionó a todos los asistentes valiosos datos de la realidad productiva, industrial y legislativa del sector vitivinícola de esta Comunidad Autónoma. Además, Gómez-Limón afirmó que el sector regional del vino se está adaptando de forma importante para hacer frente a los retos que plantea un futuro globalizador. Los principales vectores de cambio son los cambios en la demanda de vino, basada cada vez más en la calidad, el fuerte proceso de concentración de la industria (bodegas cada vez de mayor dimensión económica) y la creciente internacionalización del comercio del vino (mayores flujos comerciales entre países productores y consumidores).

La intervención del profesor Jean-Marie Flores (Université de Pau et des Pays de l'Adour), «Ecológico, biológico: un Jurançon elaborado en "bio-dynamie"», versó también sobre la realidad concreta del sector vitivinícola, si bien esta vez de la región francesa de Jurançon, y, más concretamente, de un pequeño «domaine» en el que la propietaria (Yvonne Hegorubu) realiza prácticas de bio-dinamización del suelo. El profesor Flores expuso el entronque de las prácticas de bio-dinamización en la Teosofía de Rudolf Steiner (1904), y resumió los trabajos del suelo que llevan a cabo los defensores de esta técnica. Flores aclaró también los términos que daban nombre a su conferencia (ecológico, biológico y bio-dinamización) y apuntó la diferencia denominativa entre el francés y el español a la hora de designar las prácticas agrícolas respetuosas con la naturaleza del entorno: fr. «biologique», esp. «ecológico».

Las intervenciones de los profesores Ibáñez Rodríguez (Universidad de Valladolid, actual decano de la Facultad de Traducción e Interpretación), Pierre Lerat (Escuela Interlatina de Altos Estudios en Lingüística Aplicada, Francia), Gloria Guerrero Ramos (Universidad de Málaga) y Christine Demaecker (Haute Ecole de Bruxelles) abordaron la cuestión del lenguaje especializado de la vitivinicultura. Ibáñez Rodríguez («Aproximación al estudio del lenguaje de la vid y el vino en el ámbito francés español») expuso las características del lenguaje de la vid y el vino como lenguaje de especialidad, apoyándose en un texto perteneciente al subdominio de la enología. El profesor Ibáñez repasó asimismo cuestiones generales como la oposición entre lengua común y lengua de especialidad o el problema de la variación lingüística en los lenguajes de especialidad.

Por su parte, Lerat («Dénominations spécialisées, connaissances professionnelles et connaissances linguistiques en terminologie. Le cas du vin») afirmó que el lenguaje de la vid y el vino no es en sí un lenguaje especializado, sino que forma parte de la lengua natural, conviviendo en él lo muy especializado con lo menos especializado. Lerat expuso sus ideas acerca del trabajo terminológico aduciendo ejemplos del dominio de la vitivinicultura. Así, afirmó que la definición es lo que hace de una palabra un término, y no su pertenencia a una clase de palabra concreta, o su longitud, o su carácter «oscuro». Por lo que respecta a la estructura de las definiciones, Lerat precisó que el uso profesional de los textos especializados en los que aparecen los términos debe reflejarse en las definiciones de los mismos, por medio de notas enciclopédicas; en terminografía ello implica una separación de los conocimientos básicos y los conocimientos más específicos. Lerat pasó revista a los fenómenos y conceptos lingüísticos relacionados con la traducción de términos (clases de objetos, colocaciones, falsos amigos, problemas cognitivos como la hiperonomasia o las diferencias culturales entre dos lenguas).

Una perspectiva histórica, pero relacionada también con el lenguaje de especialidad de este dominio, ofreció en su conferencia «El léxico vitivinícola en la tradición lexicográfica del español» la profesora Guerrero Ramos.

La profesora Demaecker analizó en su ponencia la metáfora como característica del lenguaje de la vid y el vino con serias implicaciones para traducción, en concreto entre los idiomas francés y español («Les métaphores du vin et leurs traductions»).

A lo largo del congreso se expusieron interesantes resultados de investigación en recursos lexicográficos y telemáticos aplicados a la traducción del lenguaje vitivinícola. En torno a este aspecto giraron las conferencias de M.ª Teresa de Cuadra García (Universidad de Castilla-La Mancha), Raquel de la Rosa Martín (Universidad de Valladolid) y Susana Álvarez Álvarez (Universidad de Valladolid).

La profesora de Cuadra García («Lingüística de Corpus y Lingüística Computacional: aportaciones a un proyecto lexicográfico sobre la cata de vino inglés-español») presentó el proyecto lexicográfico bilingüe y contrastivo que da nombre a la conferencia, llevado a cabo por el equipo de investigación al que ella pertenece, radicado en la Universidad de Castilla-La Mancha. Tras un análisis de la situación actual en materia de lexicografía especializada en cata de vinos, la profesora de Cuadra concluyó que la mayor parte de las definiciones de términos de cata en los diccionarios son enciclopédicas. No obstante, el discurso de la cata utiliza imágenes y marcos referenciales procedentes de la realidad cotidiana. Por eso, para asegurar la comunicación experto-semilego y entre expertos con diferentes lenguas maternas son necesarias definiciones comunicativas, esto es, en las que el lenguaje de especialidad de la cata se reformule sobre la base del léxico general. Así pues, la terminología normalizada de cata de vinos no abarca todo el léxico de especialidad de la cata. La base de la estructura onomasiológica del proyecto la constituyen las sesiones de cata. Los textos se ordenan en un corpus escrito (textos procedentes de libros, revistas especializadas, de la web) y en un corpus oral (grabaciones de sesiones de cata). Los principales rasgos metodológicos de este proyecto son:

  1. el tratamiento de los textos con distintos programas de lingüística informática que permiten no solo identificar los términos especializados de cata, sino también mostrar el contexto en el que aparecen y su representatividad estadística;

  2. la validación jurídica de cada uno de los textos que componen el corpus oral; y

  3. su validación científica: en el tratamiento de cada texto del corpus intervienen diferentes expertos (transcripción, revisión, anotación prosódica, revisión de la anotación y alineamiento texto-sonido).

De este proyecto lexicográfico emanará un diccionario en versión impresa y electrónica que se publicará en un futuro inmediato.

Raquel de la Rosa («Criterios de evaluación de la información que aparece en una entrada») analizó la misma entrada en dos diccionarios especializados en vitivinicultura (Diccionario Espasa del Vino, de José Peñín y http://www.epicurious.com). La autora sacó conclusiones relativas a la estructura de los artículos, al público objeto de los diccionarios y a su empleo en un contexto de enseñanza de la traducción.

Por su parte, Susana Álvarez («La traducción vitivinícola e Internet: ¿Un tándem perfecto?») subrayó «la importancia de Internet como medio de documentación y comunicación en el quehacer diario de los traductores especializados». Aportó referencias a recursos lexicográficos y terminológicos al servicio de la traducción y la documentación vitivinícolas, con una compilación de enlaces a glosarios y diccionarios vitivinícolas, así como a otras páginas en las que el traductor puede encontrar textos comparables o paralelos; también resultan de gran utilidad las referencias a listas de información y distribución para traductores, algunas de las cuales tienen la enología como tema.

La profesora Christiane Nord, de la Escuela Superior de Magdeburg-Stendal (R.F.A.), así como los profesores Rosario de Felipe Boto y Martín Fernández Antolín (Universidad de Valladolid y Universidad Europea Miguel de Cervantes respectivamente) se centraron en cuestiones del ámbito de la traductología. La profesora Nord disertó acerca de «La correferencia en la traducción especializada alemán-español: enfoque funcional». Explicó la relación de subordinación de este fenómeno con la función referencial (subfunción «mencionar»). Después de exponer las diferentes clases de correferencia según la gramática textual clásica (de Beaugrande y Dressler), Nord estudió el fenómeno en un corpus comparable ad hoc español-alemán y concluyó que la correferencia se rige por convenciones culturales: mientras que el español favorece el uso de sinónimos textuales, el alemán prefiere los sinónimos en sentido estricto; este fenómeno no se circunscribe a ninguna clase de texto concreta, sino que parece ser más bien una convención estilística general en ambas lenguas.

De Felipe Boto y Fernández Antolín («Normas de traducción inglés-español en el lenguaje especializado de la vid y el vino») aplicaron el concepto de norma de traducción como herramienta de análisis de un corpus ad hoc de notas de cata en español y en inglés. En primer lugar, los autores hicieron un resumen de las diferentes interpretaciones que ha recibido el concepto de norma de traducción en los estudios de traductología (Rabadán, Nord, Hermans, Chesterman, Toury). A continuación, y tras exponer los criterios de compilación del corpus de notas de cata, revelaron los resultados de su análisis: si bien predominan las mismas funciones en los textos en ambos idiomas (conativa, informativa), se observan diferencias de organización del contenido textual y del grado de abstracción de ese contenido (mayor en los textos ingleses). Asimismo, el concepto de norma de traducción permitió a los autores localizar partes del texto susceptibles de mejora en los textos ingleses traducidos del español.

El tema de la cata de vinos atrae sin duda a los investigadores del lenguaje especializado de la vid y el vino. Además de la conferencia de la profesora M.ª Teresa de Cuadra, estuvieron dedicadas a este tema la ponencias de Gloria Martínez Lanzán (Universidad de Zaragoza), Ernesto Suárez Toste (Universidad de Castilla-La Mancha), Isabelle Marc Martínez (Centro de Estudios Superiores Felipe II) y Martine Coutier (ATILF – CNRS, Universidad de Nancy II).

La profesora Martínez Lanzán («El lenguaje de la cata: análisis de alguno de sus términos») argumentó que este lenguaje comparte características con los discursos especializados, pero destacó también la importancia de la función poética presente en la comunicación que se sirve de los géneros relacionados con la cata. La metáfora conforma la estructura conceptual de muchas denominaciones de cata, lo que permite «elevar a la categoría de términos especializados a un buen número de palabras que, en el contexto cotidiano, tienen unas connotaciones totalmente diferentes». Para su estudio la autora se basó en la traducción al español de Raphaëlle Dedourge Le vocabulaire de la dégustation en français et en anglais, disponible en la página http://www.chez.com/bibs/dedourge.html.

Por su parte, Suárez Toste («El lenguaje del vino en los foros de internet: comparativa EE.UU.-España») expuso las conclusiones de su estudio del «lenguaje que utilizamos los no profesionales en los foros de internet» aprovechando la reciente aparición de la versión inglesa del foro español www.verema.com (en inglés en www.verema.com/en). Tras estudiar una serie de notas de cata traducidas al inglés por traductores españoles profesionales, llegó a la conclusión de que el lenguaje de la cata del vino en los foros de internet refleja en España una mayor libertad y en Estados Unidos un mayor grado de codificación por la influencia estilística de los críticos, concretamente de Robert Parker. Demostró cómo sin conocer la serie de colocaciones y combinaciones metafóricas previamente fijadas por esta tradición, las traducciones al inglés resultan extremadamente poco adecuadas al contexto.

Isabelle Marc («Un ejemplo de normalización terminológica: el análisis sensorial del vino») explicó desde la perspectiva de la normalización los principios y conceptos del análisis sensorial aplicado al vino, para después presentar algunas fichas terminológicas bilingües (francés-español) con ejemplos de términos normalizados y sus traducciones.

Finalmente, la profesora Coutier pronunció la conferencia «Projet de dictionnaire de la langue du vin: la terminologie de la dégustation en français».

En la misma línea de trabajo terminológico se sitúan la conferencia de M.ª Teresa Sánchez Nieto (Universidad de Valladolid) y las ponencias de Kerstin Eisenreich (Hochschule Magdeburg-Stendal) y Carmen Cuéllar Lázaro (Universidad de Valladolid).

La profesora Sánchez Nieto («La terminología del etiquetado y el embotellado en la normativa europea español-alemán») analizó ejemplos de terminología jurídica vitivinícola (español-alemán) pertenecientes al subdominio mencionado, estableciendo un campo provisional de conceptos. El punto de partida lo constituyeron los reglamentos comunitarios pertinentes. A continuación, ofreció el análisis de tres candidatos a término dentro de este subdominio: mención, indicación y término. Observó que en los textos españoles, a diferencia de lo que ocurre con sus equivalentes alemanes, estos vocablos son claramente polisémicos. Por otro lado, la autora entresacó los contextos que permiten elaborar una definición de mención, indicación y término como términos y los caracterizó como macrotérminos dentro del sistema de conceptos del etiquetado / embotellado.

Kerstin Eisenreich («Problemas en la traducción de la descripción de vinos español-alemán») seleccionó temas concretos que pueden causar dificultad en la traducción español-alemán de textos del dominio de la vitivinicultura (tipos de vino, la cuestión de las denominaciones de origen, la legislación, las menciones de calidad, el sabor del vino) y los comentó desde la perspectiva funcional de la traducción. Concluyó con algunas consideraciones muy interesantes sobre la relación entre los textos de este dominio y la formación de traductores en las Universidades: Ha de hacerse más hincapié en la especialización en tecnología agrícola en los cursos de especialidad para traductores; por otra parte, los centros de traducción deberían orientar parte de su investigación a la elaboración de bases de datos multilingües que sirvieran de herramienta para la traducción.

En su ponencia, Carmen Cuéllar Lázaro («Los vinos de la D. O. Ribera del Duero a través de las traducciones de sus páginas web») dio a conocer el porcentaje de bodegas de la Denominación de Origen Ribera del Duero que cuenta con página web, así como los idiomas a los que están traducidas. Por otro lado, y sobre la base de este material, analizó el tratamiento que los traductores han dado a algunos términos concretos como Crianza, Reserva y Gran Reserva, joven, tinto, rosado y roble.

Especial interés despertó entre los asistentes la conferencia de la profesora Roda Roberts (Universidad de Ottawa) titulada «Terms in General Dictionaries».

Los estudios de Historia de la Traducción estuvieron representados en la conferencia de Francisca Bajo Santiago («La terminología enológica del español en el siglo XIX: la influencia francesa»), que expuso un resumen de su excepcional trabajo de investigación: en él rastrea la entrada de los galicismos propios de la vinicultura de mano de los científicos españoles del siglo XIX que estudian —y en algunos casos traducen o reelaboran— los primeros tratados franceses de enología, surgidos en aquella época.

Acerca de la relación entre vino y cultura versó la ponencia del profesor Juan M. Zarandona Fernández, de la Universidad de Valladolid («El lenguaje vinícola austral de la provincia de El Cabo: Una terminología peculiar e híbrida»). En ella, el estudio de la toponimia de las regiones vitícolas de Sudáfrica y de los nombres de las variedades de vid pone de manifiesto que el lenguaje vitícola de este país se ha forjado a base de aportaciones de múltiples culturas (francesa, inglesa, portuguesa, holandesa y española principalmente).

Finalmente, Kirk Anderson, (traductor libre y miembro de la American Translators Association), en su ponencia «El mercado de la traducción vitivinícola en Estados Unidos», afirmó que este mercado no está aún consolidado, si bien tiene grandes posibilidades de crecimiento, en concreto para el idioma español, puesto que los vinos españoles ocupan aún el quinto lugar en cuanto a importaciones. Anderson detalló los géneros textuales y los subdominios dentro de la traducción vitivinícola que forman parte de su experiencia como traductor en EE.UU. Afirmó que «para abarcar todas las ramas de la traducción vitivinícola, no es suficiente simplemente dominar la jerga de la industria. También hay que tener conocimientos significativos sobre varios aspectos comerciales, legales, legislativos y técnicos». Para este profesional de la traducción el género más interesante y complejo es la nota de cata; explicó las conexiones de este género con el de la contraetiqueta. Dentro del mercado estadounidense, comparó la redacción de notas de cata clásicas con la de otras notas más dinámicas destinadas a un público más joven: entre ambos tipos se manifiestan importantes diferencias en cuanto a la elección de las imágenes / metáforas.

Sobre el perfil del traductor especializado y sobre el mercado de la traducción vitivinícola versaron dos mesas redondas del congreso, que contaron con una importante participación del sector de la traducción (TRINOR, Cillero & de Motta y varios traductores free-lance), así como del sector bodeguero y del sector editorial.

Se está trabajando en la edición y publicación de las Actas del Congreso.

Mª Teresa Sánchez Nieto
Facultad de Traducción e Interpretación
Universidad de Valladolid
maysn@lia.uva.es

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal