capítulo siguientePágina principal

En la sección «Cabos sueltos» se publican notas breves en que se exponen argumentos o se facilitan datos para solucionar problemas concretos de traducción o terminología. El carácter normativo o meramente orientador de las soluciones aportadas se desprende de la categoría de las fuentes. PUNTOYCOMA

CABOS SUELTOS


Dos reacciones ante el cabo suelto «gripe aviar»

Hemos recibido estos dos comentarios como reacción al cabo suelto publicado en el número anterior. Los publicamos en esta sección porque contienen información útil para el lector, al acotar el uso en función del contexto de los originales y contribuir a abrir un debate sobre una posible modulación de la traducción en función de los distintos contextos o registros.

PUNTOYCOMA


En defensa de la expresión «influenza aviar»

Observo con estupor cómo en el cabo suelto sobre la «gripe aviar» (número 85 de puntoycoma) se obvian las razones que imponen el uso, en los documentos oficiales de la Unión Europea, de «influenza aviar» en detrimento de «gripe aviar». Es sorprendente que en una nota terminológica publicada en el «Boletín de las Unidades Españolas de Traducción de la Comisión Europea» se pase revista a la opinión de expertos de distintos organismos e instituciones y, en cambio, se omita toda búsqueda en la normativa comunitaria y se pase por alto la opinión de los propios traductores especialistas de la Comisión.

El elemento clave de este asunto es que en realidad no estamos ante un problema terminológico, sino estrictamente jurídico, puesto que la denominación de esta enfermedad viene impuesta por la Directiva 82/894/CEE del Consejo, de 21 de diciembre de 1982, relativa a la notificación de las enfermedades de los animales en la Comunidad, que a su vez toma su terminología de un organismo internacional, la Oficina Internacional de Epizootias (OIE), en el que el español es lengua oficial.

Esta Directiva establece una lista de enfermedades de declaración obligatoria, cuyo contenido, según se dispone, ha de coincidir exactamente con la lista A de la OIE. Ahora bien, la OIE denomina a esta enfermedad en español «influenza aviar».

Antes de 1982, la enfermedad de marras se denominaba en la lista de la OIE «peste aviaria», y así figuraba también en los documentos comunitarios. Entonces la OIE modificó algunos puntos de la lista, modificación que se apresuró a plasmar la Decisión 2002/788/CEE. Entre las modificaciones figuraba la referente a la antigua «peste aviaria», que pasa a llamarse «influenza aviar». Y así empezó a figurar en los documentos de la Comisión.

Por otra parte, el Real Decreto 2459/1996 (y sus modificaciones) incorpora en el ordenamiento jurídico español la citada lista y recoge la denominación «influenza aviar», pues cita textualmente a la OIE en español, como es preceptivo.

La evolución descrita puede apreciarse en SdTVista, donde hay incontables entradas de «influenza aviar» y solo unas pocas de «gripe aviar» (la mayoría de ellas muy recientes y en documentos de la DG de Sanidad y Protección de los Consumidores, lo cual se explica por el hecho de que estos documentos ya no se traducen en la misma unidad que los de la DG de Agricultura).

Ello no obsta, por supuesto, para que en contextos no jurídicos, notas de prensa, intervenciones, etc. puedan utilizarse otras formas sinónimas. Ahí debe emplear el traductor su criterio, sin necesitar que nadie le dé un prontuario de los casos donde procede una u otra cosa.

Teresa Renales
Comisión Europea
Teresa.Renales-Cortes@ec.europa.eu

capítulo siguientePágina principal