capítulo siguientePágina principal

En la sección «Cabos sueltos» se publican notas breves en que se exponen argumentos o se facilitan datos para solucionar problemas concretos de traducción o terminología. El carácter normativo o meramente orientador de las soluciones aportadas se desprende de la categoría de las fuentes. PUNTOYCOMA

CABOS SUELTOS


Estonia, capital Tallin

Recientemente se ha planteado en el Grupo de Toponimia una duda sobre la grafía en español del nombre de la capital de Estonia. Si bien es cierto que la nomenclatura de la Comisión y la lista de países del Parlamento, entre otras, recogen el nombre Tallin, hay fuentes que ofrecen otras variantes, como Tallín, Tallinn e incluso Tallínn.

Tras investigar este asunto, el Grupo de Toponimia ha llegado a la conclusión de que debemos seguir escribiendo Tallin, la forma más atestiguada en las fuentes. En cuanto a la sílaba tónica, es preciso señalar que en estonio Tallin es palabra llana y, por otra parte, que en español la frecuencia de registros de este topónimo sin acento es superior a la de registros con acento.

Tallin, según el Dictionnaire de noms de lieux, del que son autores Louis Deroy y Marianne Mulon (Dictionnaires Le Robert, 1992), es un término estonio evolucionado a partir de Tani Linn, «ciudad de los daneses». La fortaleza que dio origen a la ciudad fue fundada en 1218 por Valdemar II, rey de Dinamarca, y comprada en 1346 por los Caballeros de la Orden Teutónica. Su primer nombre fue Reval (cf. el término danés revle, «bajío, médano, restinga»), que ha ido alternando a lo largo de la historia con la voz estonia. En algunos atlas no demasiado antiguos todavía se puede ver este nombre escrito entre paréntesis bajo Tallin.

GRUPO DE TOPONIMIA

capítulo siguientePágina principal