capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

En la sección «Colaboraciones» se recogen opiniones y propuestas firmadas por lectores o por miembros de la Redacción cuando intervienen a título personal. La responsabilidad de los cabos sueltos firmados y de las colaboraciones incumbe a sus autores. PUNTOYCOMA

COLABORACIONES


Dos notas al margen

En el presente artículo abordamos dos problemas que se plantean muy a menudo en la revisión de traducciones.

Las penalidades, ventajas y deseos del usuario

Cuando vemos en un texto una frase como la anterior tendemos, no sé si todos pero sí muchos, a colocar un artículo delante de los sustantivos carentes de él. No obstante, tanto la Academia como expertos en la coordinación (por ejemplo, el profesor Enzo Franchini, de la Universidad de Zúrich, que en 1986 escribió una tesis sobre las condiciones de la coordinación copulativa en español) opinan que frases como esta son correctas. El profesor Franchini considera que en estos casos los elementos coordinados (con «y») o yuxtapuestos constituyen, desde el punto de vista del hablante, una especie de «colectivo» al que se aplica el significado del verbo o predicado. Por eso dice que el sintagma presenta una «lectura colectiva».

En cambio, frases semejantes con artículos antepuestos a cada sustantivo pueden tener una «lectura distributiva» del tipo «tanto ... como» que no es posible cuando el artículo antecede, como en el ejemplo del título, a la serie de sustantivos. Esta «lectura distributiva» es la normal en frases como la siguiente, donde la «lectura colectiva» resultaría extraña: «se consultará a los trabajadores, los empresarios y las organizaciones no gubernamentales».

En alguna que otra ocasión, las generalizaciones extraídas de análisis particulares pueden crear confusión. Así, por ejemplo, Hernanz y Brucart (La sintaxis, Crítica, Barcelona, 1987, p. 177), derivan de frases como «Estaba situado entre el director y *(los) actores» la regla general de que no es posible coordinar un sustantivo con determinante con otro sin determinante («Como se deduce del ejemplo anterior, no es posible coordinar un sn [sintagma nominal] dotado de determinante con otro que no lo posea»), sin darse cuenta de que lo único que sucede en ejemplos como estos es que los sustantivos coordinados precedidos por «entre» exigen esa «lectura distributiva» a la que hemos aludido y no permiten la «lectura colectiva».

Por último hay que indicar que la omisión de los artículos en frases como la del título viene sin duda favorecida por un ánimo de aligerar el discurso.

Garantizar que lo hace/que lo haga

Cuando aparece complementado por una frase introducida por «que», el verbo garantizar puede regir tanto indicativo como subjuntivo. En el primer caso estamos ante una constatación realizada por el hablante que le permite tener y dar la seguridad de que algo es o sucede del modo enunciado. Cuando el verbo rige subjuntivo se expresa la intención de hacer que alguien ejecute cierta acción o se atenga a algo. Lo mismo podría afirmarse del verbo sinónimo «asegurarse» cuando está seguido de un complemento introducido por «de»: «asegurarse de que».

Esta opinión se objeta a veces aludiendo al contenido semántico del verbo («dar garantía»). No se tiene en cuenta que cuando el verbo de la oración completiva es un subjuntivo, lo que prima para decidir el modo del verbo no es el significado de este sino la intención del hablante. En el libro El subjuntivo, de Borrego y otros autores (sgel, Madrid, 1986, p. 33), se estudian las estructuras del tipo verbo principal + que + verbo subordinado a las que pertenecen las frases con «garantizar» que estudiamos aquí y se señala que el verbo subordinado aparece en subjuntivo «cuando en su significado encierra la intención de influir en la conducta», como puede ocurrir con «garantizar».

José Luis Martín Yuste
Comisión Europea
jose.martin@ec.europa.eu

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal