capítulo siguientePágina principal

CABOS SUELTOS


Charge-back en español

Cuando el titular de una tarjeta de crédito cuestiona justificadamente una transacción que ya ha sido liquidada, se deduce de la cuenta del establecimiento en que se ha realizado dicha transacción el montante correspondiente. Esta deducción se llama charge-back en inglés y rétrofacturation en francés. Si bien los sitios web de las tarjetas de crédito en España no indican cómo se denomina dicho débito en español, sus equivalentes mexicanos, argentinos, chilenos, estadounidenses, etc. son unánimes: se trata de un «contracargo». VISA Argentina nos ofrece incluso su definición exacta: «Contracargo: es el débito al establecimiento de una operación debidamente liquidada que ha sido cuestionada por el banco emisor o por el usuario de la tarjeta».

Sin embargo, según VISA Internacional, el término correcto en España es «retroceso» («emitir una orden de retroceso», por ejemplo). Las entidades bancarias españolas prefieren «retrocesión» («procedimiento de retrocesión de una operación») o incluso «retroceder una operación».

Conviene señalar que tanto charge-back como rétrofacturation pueden significar simplemente «facturación a clientes». Con este sentido aparecen, por ejemplo, en las versiones inglesa (p. 192), francesa (p. 206) y española (p. 209) del documento A/55/100 de las Naciones Unidas.

Isabel Gancedo - eurodicautom
isabel.gancedo@ec.europa.eu



Citizen's Band (cb) = banda ciudadana (cb)

Citizen's Band tiene traducciones varias, algunas con un inevitable regusto a película del oeste: «banda de ciudadanos», «banda de los ciudadanos». No parece de más recordar que, en español, está acuñada la traducción banda ciudadana.

Se trata de una banda del espectro radioeléctrico cuya longitud de onda va desde los 26,9 a los 27,4 MHz; es conocida también como «banda de los 11 metros». La página de la Federación Catalana C.B. explica que las siglas cb (sic en español):

«identifican, desde los años 60, el sistema de radiocomunicaciones personales que utilizan los equipos emisores-receptores móviles, portátiles (walky-talky) o fijos, que funcionan en la banda de 27 MHz.
Los usos posibles de los emisores-receptores de cb son libres y muy diversos: radioguías y ayuda entre automovilistas o camioneros, actividades de ocio, conversaciones multilaterales o tertulias por radio
sobre temas diversos, comunicación y relación social de personas aisladas o impedidas, asistencia
en caso de necesidad, etc. Las diferencias esenciales en relación a los radioaficionados son que para utilizar un emisor-receptor de cb no hace falta pasar ningún examen de conocimientos técnicos; que en cb se puede hablar de cualquier tema de conversación, y que los radioaficionados utilizan otras bandas de frecuencias y transmisores mucho más potentes que los de cb».

Por cierto, en España se llama cebeístas (en inglés, CBers) a los usuarios de esta banda.

PUNTOYCOMA

capítulo siguientePágina principal