capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

RESEÑAS


Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española

Manuel Seco
Espasa Calpe, Madrid, 1998
10ª ed., 595 pp. ISBN 84-239-9425-2

Desde 1986, fecha de la anterior edición, de la que se efectuaron en once años nada menos que trece reimpresiones, Manuel Seco ha ido recogiendo información para los nuevos artículos que actualizan y completan su imprescindible Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española. En esta edición, para facilitar la consulta, se han integrado en el cuerpo alfabético muchos de los apéndices, pero se mantienen como tales los de «Conjugación de los verbos» y «Vocabulario ortográfico» y desaparece el «Resumen de gramática». A los interesados en las cuestiones gramaticales el autor recomienda consultar su Gramática esencial del español, publicada también por la editorial Espasa.

Con un tono muy pragmático y alejado de todo dogmatismo, esta obra tiene como referencia el llamado español estándar o general, como lo demuestran su difusión y el interés suscitado entre los hispanohablantes y los extranjeros que quieren perfeccionar sus conocimientos de español. Por esta razón no recoge específicamente términos técnicos ni registros especializados, pero sí contiene información útil para traductores: observaciones certeras sobre determinados términos extranjeros (overbooking, play-back, tour operator), neologismos traductivos (memorial, paralímpico, pádel) y comentarios sobre usos criticables, siempre debidamente documentados con ejemplos de textos literarios y periodísticos actuales.

La condición de académico de la lengua del autor no merma en absoluto su independencia de criterio (véase, por ejemplo, la voz «millardo»). Es más, como buen diccionario de dudas, esta obra tiene el valor añadido de llenar, siempre con acierto y ecuanimidad, muchos huecos lexicográficos sobre los que el DRAE no se pronuncia.

Es de agradecer también, en estos tiempos de imposiciones lingüísticas a golpe de BOE, la actitud inequívoca de Manuel Seco en defensa de la toponimia en español. Nos recuerda Seco que, aun en el caso de que la denominación oficial en otra lengua vernácula se haya convertido en la denominación oficial para todo el territorio español (Girona -pronúnciese Yirona-, Lleida, A Coruña y Ourense son los primeros casos de esta particular injerencia lingüística), «la obligatoriedad se refiere a los usos oficiales y administrativos y no al intercambio personal y cotidiano». Este comentario debería hacer pensar a ciertos periodistas y locutores sobre la «oficialidad» de frases como estas: «Vuelca en Girona un camión en el que viajaban emigrantes ilegales», «La liga al rojo vivo: Empate en A Coruña».

PUNTOYCOMA

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal