capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

A contratante muerto, contratista puesto y otras cosas de contratos

El vocabulario de las licitaciones nos sigue dando quebraderos de cabeza a más de uno. El encuentro fortuito de la Ley española de Contratos de las Administraciones Públicas1, en la MMM, me da pie para comentar algunos términos que se utilizan impropiamente en la traducción comunitaria.

"Contratante" por contractant [FR]; contractor [EN]

En un contrato es contratante tanto el que lo da como el que lo toma; por ello se habla de "partes contratantes". En otro orden de cosas, en los acuerdos internacionales se habla también de las "altas partes contratantes", pues ya se sabe que el diplomático es cuerpo de muchos redaños. Volviendo a lo nuestro, si queremos designar la parte que se encarga de realizar las tareas estipuladas en el contrato, es mejor utilizar contratista.

El que suscribe se vio envuelto en cierta ocasión en una trifulca descomunal con un cliente que exigía vocingleramente la utilización de "contractante" (sic) en su contratillo de servicios, alegando que "contratista" designaba sólo a los de obras. Asaz farrucos como somos por estos pagos traductoriles, tiré de DRAE y hallé cobijo en la Docta Casa2.

No obstante, creo recordar que la norma anterior en la materia mencionaba sólo la palabra "contratista" en el título correspondiente a los contratos de obras y reservaba los términos "suministrador" y "prestador de servicios" a los de suministros y servicios, respectivamente. El problema venía cuando en uno de estos contratos se hacía mención al contractant. El traductor, ignorante de las sutiles distinciones de la normativa nacional, renunciaba a utilizar "contratista" por la connotación mencionada y recurría al impropio "contratante".

La nueva Ley, que incorpora las directivas comunitarias, ha venido a confirmar la utilización de contratista en el sentido que aquella mañana brumosa se defendió ante tan intrépido "contractador". Así, por ejemplo, en su artículo 162 puede leerse que: "El contratista estará sujeto al cumplimiento de las siguientes obligaciones con carácter general: a) Prestar el servicio con la continuidad convenida...". Del mismo modo, se utiliza contratista a secas para designar indistintamente al suministrador y al de obras.

"Prestatario" por prestataire [FR]3

Error frecuente, prestatario es el que toma un préstamo y no quien presta un servicio. La solución es "prestador de servicios" o, mejor todavía, en la lógica de la Ley mencionada, "contratista".

"Poder adjudicador", "entidad adjudicadora" y variantes miles de pouvoir adjudicateur [FR]4

Esta es otra de las malas traducciones que se arrastran desde la época heroica en que se traducían en Luxemburgo todos los anuncios de licitación de los Estados miembros. La Ley de Contratos de las Administraciones Públicas nos ofrece el castizo término de órgano de contratación.

"Rescisión" por résiliation [FR]; termination [EN]

Se trata de un error conceptual muy extendido. La rescisión es la anulación del contrato por una serie de causas que se enumeran limitativamente en el Código Civil. Correspondería con el término francés rescision. La resolución es un acto jurídico que deja sin efecto un contrato válidamente concertado. Este es el término que debe utilizarse en los contratos administrativos, como nos confirma el capítulo III (De la resolución de los contratos) del Título V de la Ley mencionada.

Joaquín Calvo Basarán
joaquin.calvo-basaran@ec.europa.eu



1 Ley 13/1995, de 18 de mayo. También puede consultarse en el CD-Rom Iberlex.

2 Véase la definición de contratista en el DRAE.

3 Los ingleses traducen "prestataire" por "contractor" y, en menor medida, por "service provider".

4 Los traductores ingleses aquí vacilan entre "contracting authority" y "awarding authority".

























capítulo siguientecapítulo siguientePágina principal