capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

COLABORACIONES


Localizar: ¿encontrar o ir al encuentro?

En los años en que aún costaba disolver el colacao, los pecés hablaban en inglés y localizar significaba, según la vigésima primera edición del DRAE:

  1. [tr.] Fijar, encerrar en límites determinados. Ú. t. c. prnl.
  2. [tr.] Averiguar el lugar en que se halla una persona o cosa. Hasta ahora no hemos podido LOCALIZAR al médico.
  3. [tr.] Determinar o señalar el emplazamiento que debe tener alguien o algo.

Después, el progreso nos trajo importantes cambios: el colacao empezó a disolverse, para solaz de sus admiradores, y el pecé se popularizó hasta unos niveles que hicieron imposible que continuase hablando sólo inglés. Mientras que lo primero no tuvo unas consecuencias terminológicas claras, lo segundo sí, como a continuación veremos.

En efecto, los fabricantes de los más populares de los por entonces llamados soportes lógicos empezaron a traducir sus productos con vistas a facilitar su introducción en mercados que no fueran el norteamericano. Su acción consistía en verter en lengua comprensible para el usuario los diferentes menús, mensajes de error, ficheros de ayuda en línea, manuales, etc.

Pero no sólo de tratamientos de texto o de hojas de cálculo vive el hombre, sino que también utiliza otros productos que son mucho más dependientes de la legislación y de las prácticas comerciales locales, o incluso de los días festivos y el cambio de la hora legal. Es el caso de los productos de contabilidad o de los sistemas de gestión de bases de datos. Así pues, no bastaba con convertir la lengua, había que adaptar la función. Y nació lo que dio en llamarse localización. Un reciente documento de la Dirección General de Telecomunicaciones, Mercado de la Información y Valorización de la Investigación define así localizar:

Localizar: [v] adaptar el soporte lógico a requisitos locales de carácter lingüístico y cultural (incluidos, por ejemplo, la práctica jurídica y los convenios empresariales).

Localizar dejó, pues, de significar únicamente encontrar para ser también un ir al encuentro de la gente y adaptarse a sus usos y costumbres. De hecho, en el contexto informático, localizar puede alternarse sin problemas con adaptar, si bien esta última palabra es de significado mucho más restrictivo.

Recientemente, este enfoque va perdiendo gas por antieconómico, pues toda localización se hace a partir del producto básico, es decir, de la versión estadounidense, y cada vez que se introducen cambios se desaprovecha una buena parte de los esfuerzos realizados la vez precedente. La última tendencia en la materia se denomina globalización y consiste en pensar todo el proceso contando desde el principio con el mercado global al que está destinado.

Todos los conceptos mencionados se pueden reunir en una sola y larguísima palabra de 20 letras: internacionalización, que por mor de la brevedad y siguiendo criterios de formulación matemática, también aparece como i18n.

Josep Bonet
Comisión Europea
josep.bonet-heras@ec.europa.eu

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal