capítulo siguientePágina principal

CABOS SUELTOS


Ministerio de Administraciones Públicas

Hace ya 5 años hacíamos unas observaciones en el nº 8 de puntoycoma sobre el auge de la preposición para en detrimento del simple de y citábamos, entre otros ejemplos, la ortopédica designación de nuestro, por entonces, Ministerio para las Administraciones Públicas. No fuimos, claro está, los únicos en extrañarnos: hace poco Fernando Navarro nos envíaba desde Basilea el artículo de Emilio Náñez Fernández: "¿Ministerio "para" las Administraciones Públicas o Ministerio "de" las Administraciones Públicas?", publicado en el Boletín de la Real Academia Española, 1996;76:197-208, y en el que el autor pedía claramente "que se rectifique la denominación de este ministerio y pase a ser nombrado Ministerio de Administraciones Públicas" aduciendo que "rectificar ese error tan pequeño, pero tan visible [...] sólo requiere un mínimo de buen sentido lingüístico". Pues bien, conviene saber que desde el 6 de agosto de 1996, fecha de publicación del Real Decreto 1892/96, este ministerio se llama de Administraciones Públicas. Un pequeño avance comparado con lo que todavía queda para que el lenguaje administrativo sea más comprensible.


Capturabilidad

Armando Astudillo, de la DG XIV (Pesca), nos comunica que el término francés capturabilité (en inglés: catchability) debe ser traducido por capturabilidad y no por "posibilidades de captura". La capturabilidad, concepto matemático y cuantificable, es la constante de proporcionalidad entre la mortalidad por pesca y el esfuerzo pesquero, como queda reflejada en la siguiente ecuación:

F = q x f

donde F es la mortalidad por pesca, "q", la capturabilidad y "f", el esfuerzo pesquero.





capítulo siguientePágina principal