capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

COMUNICACIONES


Mayúsculas y minúsculas

Con mucha frecuencia pueden oírse quejas de traductores españoles de distintas instituciones contra la manía que asalta a los correctores de la Oficina de Publicaciones de "bajar" indiscriminadamente todas las iniciales mayúsculas con que se encuentran. Por su parte, los correctores de la Oficina han lamentado siempre la disparidad de criterios entre las instituciones, o incluso dentro de cada una de ellas, respecto al uso de mayúsculas y minúsculas. Ante este panorama Eugenio Riviere tuvo la idea, hace ya tres años, de formar con todos los interesados un grupo de trabajo interinstitucional que elaborara un texto consensuado, con directrices generales válidas para todas las instituciones... y para la Oficina. Éste es el texto que os presentamos a continuación y que ya se difundió hace más o menos un año. En la próxima edición del Vademécum del editor, por el cual se rigen los correctores de la Oficina, se incluirá íntegramente en sustitución del capítulo que dedicaban al tema las ediciones publicadas hasta ahora. El texto no puede resolver todas las dudas, pero sí deja claros bastantes aspectos controvertidos y sienta una línea metodológica fundamental: salvo en casos de contradicción flagrante con el texto de marras, los correctores deberían respetar siempre lo que procede de los diferentes servicios de traducción.

X. Valeri
SdT-F4

Mayúsculas y minúsculas

Reina actualmente en español cierto desorden en lo que respecta al uso de las letras mayúsculas, especialmente en lenguaje comercial y administrativo. A falta de criterios claros y suficientemente detallados de la autoridad normativa, los correctores de la Oficina deben basarse en las reglas que aplican los servicios de traducción de las instituciones, que coinciden, en esencia, con las que sigue la Administración española en sus publicaciones oficiales.

Uso de las mayúsculas

Al iniciar un escrito y después de un punto (entiéndase también el signo de interrogación, el de admiración y el punto y raya, así como los dos puntos cuando van seguidos de una cita textual, pero no los puntos suspensivos ni los dos puntos que preceden a una frase explicativa, cf. 2.2.).

En nombres propios, ya sean onomásticos, apodos y pseudónimos, geográficos o de cosas:

Calderón, Eulalia, Isabel la Católica, el Vaquilla
Océano Atlántico, Islas Británicas, Mozambique, "Concorde"

Puntos cardinales (cuando tengan valor geopolítico):

conflicto Norte-Sur, países del Este, Oriente Próximo, Irlanda del Norte (pero: el norte de Irlanda)

Las zonas o regiones geográficas que tienen una significación propia, ya sea política, ideológica o de otra clase:

América Latina, Europa Central y Oriental, Oriente Próximo, Cono Sur

Nombres y adjetivos que integran la denominación de instituciones, órganos, entidades y servicios concretos, incluidas las comisiones y grupos políticos del Parlamento Europeo:

Comité Económico y Social
Consejo de las Comunidades Europeas
Ministerio de Obras Públicas
Organismo Internacional de Energía Atómica
Dirección General de Medio Ambiente
Dirección de la Traducción
Comisión de Libertades Públicas y de Asuntos Interiores

Cargos (sustantivos y adjetivos):

Presidente del Parlamento Europeo
Jefe del Estado
Presidente del Gobierno
Director General
Abogado General
Consejero Principal

Instrumentos jurídicos concretos:

Tratado constitutivo de la Comunidad Económica Europea
Reglamento (CEE) nº 3777/89 del Consejo
Ley 19/89
Convenio de Bruselas

Denominaciones oficiales de comités, programas y sistemas de información comunitarios:

Comité Consultivo Bancario
Plan de Acción para una Ayuda Coordinada a Polonia y Hungría
Red Europea de Datos Sanitarios sobre Toxicomanía

Tratamientos personales cuando van en abreviatura y algunos incluso no abreviados:

Excmo., Ilmo., Sra., D.,
Su Alteza, Su Excelencia, Su Señoría

Sustantivos que indican el género en los nombres científicos:

Vespa germanica, Elaeagnus angustifolia

La primera palabra de los títulos de publicaciones:

Vademécum del editor
Boletín de las Comunidades Europeas

Numeración romana:

Título VI, XXII Informe General, Siglo XXII, Pedro IV

Siglas y acrónimos en todas sus letras (excepto algunos acrónimos lexicalizados que se consideran un auténtico nombre y se escriben con mayúscula inicial únicamente, como Euratom, Lingua, Esprit, o con todas sus letras minúsculas, cuando se consideran un auténtico nombre, como "bit", del inglés "binary digit", o "sida"):

CEE, CECA, UNESCO, OIT, GATT, FEDER, PYME

La utilización de mayúsculas para destacar palabras especialmente significativas o con valor diacrítico o sacralizador (Derecho, Naturaleza, Medicina, Lunes de Pascua, Ramadán) depende en gran medida de las características concretas de cada texto (materia de que trate, tono general de la obra, lectores a que se destina, etc.) y de las preferencias del autor. La decisión sobre su uso corresponde, por tanto, a este último o al traductor, cuando no se trata de un texto original.

Uso de las minúsculas

Títulos y tratamientos (salvo las excepciones citadas en 2.1.), especialmente cuando van seguidos del nombre de la persona; cargos e instituciones utilizados con valor genérico en textos informales:

el presidente del grupo de trabajo, señor marqués
el señor Castilla, don Alberto Martínez
los ministros de Hacienda

Ideologías, nacionalidades, lenguas, meses, estaciones y días:

anabaptismo, socialismo democrático
europeo, francés, alemán
septiembre, invierno, martes

Después de dos puntos, cuando estos preceden a una frase explicativa:

Los carnívoros se dividen en dos subórdenes: fisípedos y pinnípedos.
(pero: Le dijo al dictador: "No iré a luchar contra mi pueblo).

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal