capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

COLABORACIONES


¿Programas sin traducción?

El otro día me topé con un, en español (?), "programa Ariane". El año pasado, al revisar la versión española del anexo de siglas del Informe General, me llamaron la atención los programas "Avicenne"y "Kaléidoscope". Hace unas semanas tuve que buscar la traducción española de un programa llamado "Démarrage Jeunesse". La traducción(?) era "Youthstart". Y me consta que no fue cosa del traductor, sino del administrador de turno. Hay quien piensa que estas pequeñeces no son importantes, que la cultura general (y los conocimientos lingüísticos) de los lectores españoles de prosa comunitaria hacen innecesarias traducciones que pueden crear cierta confusión. Pero, entonces, traducir ¿para qué?

Me parece bien que se respeten los acrónimos y siglas, aunque para los lectores españoles sean muchas veces de dudosa eficacia mnemotécnica. Pero ¿por qué nos tendríamos que apuntar a uno de los dos bandos en esta competición anglo-francesa por ver quién bautiza más programas (iniciativas u "observatorios") y consigue formar ingeniosas palabras en una de estas lenguas, (BRIDGE, ICONE, RESEAU), en las dos (PHARE, IMPACT, FLAIR, ECHO), o en una lengua clásica y "neutral" (EUREKA, LEDA). Estas piruetas, cuando no salen redondas, suelen ser nefastas para la sintaxis y, de rebote, para el equilibrio mental del traductor. Ahora, quizá para remediar pasados desmanes, se tiende a poner bajo la advocación de figuras universales los programas comunitarios más humanísticos. En estos casos, y puesto que no se trata de siglas ni acrónimos, se debe traducir (recordemos los recientes programas Sócrates y Leonardo). ¿Quién puede empeñarse en que digamos en español "*Avicene" o "*Ariane"? ¿Habrá razones protocolarias como con "*Cotedivoire"? ¿O tendremos que aceptar (haciendo caso omiso de "Hérodote" y "Alphonse Le Sage") que griegos y árabes entraron en la Península Ibérica por los "Pyrénées"?

Si funcionarios galómanos o anglófilos no muy informados insisten en "que se deje como está en el original", podríamos, como compensación, proponer que se cree un programa (iniciativa u observatorio) Estrellita Castro para fomento del patrimonio musical popular. No se admitirán traducciones como "Castro Little Star" o "Starlette Castro". Y si quieren algo más conocido y pronunciable, ¿por qué no un programa GAZPACHO (en siglas)? Ya encontraremos algo que case, aunque sea en danés. ¡Y que traduzcan ellos!

Luis González
JECL 2-180
Tfno. 56974

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal