capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

Balseros sin comillas

Hace ya algún tiempo nuestros periodistas se las veían y se las deseaban para nombrar o traducir lo que los medios de comunicación anglófonos denominaban boat people. En un alarde de lucidez, el libro de estilo de El País apostillaba su definición del término (Refugiados vietnamitas que huyen a bordo de botes) diciendo: Debe traducirse siempre. ¡Y se quedaban tan frescos! que diría algún crítico taurino. Torrents dels Prats, por su parte, tampoco resolvió demasiado al proponer refugiados del mar, un calco del francés (réfugiés de la mer) que, como él mismo indica, no es perfecto. Entre tanto, en el periodismo nacional se entreveraban los términos refugiados vietnamitas y boat people (este último alternando los artículos los y la).

Así las cosas, parece que ha hecho falta una penúltima crisis cubana para ponernos casi en bandeja una, como mínimo tentadora, equivalencia para el término inglés: balseros (hasta ahora entre comillas). Es evidente que las realidades del sureste asiático y el Caribe a las que aluden las dos voces no coinciden plenamente, pero sí lo hacen en lo esencial: tanto los/la boat people como los balseros aspiran a encontrar refugio y asilo político, huyendo de su país por vía marítima en las condiciones en que buenamente pueden. De ahí que, pese a que la traducción predominante de balseros al inglés sea rafters, también se oiga de vez en cuando la de these boat people, y que, por ejemplo, el neerlandés los haya incluido en el genérico bootvluchtelingen (equivalencia del término inglés).

Por ello, y pese a la especificidad y el indudable color local de la voz, bien podría considerarse, en caso de necesidad y a falta de algo mejor, el uso descomillado de balseros como término referido a todo el que huye en condiciones precarias por vía marítima de la miseria de su país, añadiéndole, si se quiere precisar, cualquiera de los cada vez más numerosos apellidos que hacen al caso (vietnamitas, magrebíes, del sureste asiático, etc.).

Manuel del Cerro
JECL 4/3A
Tfno. 94642

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal