capítulo anteriorcapítulo siguientePágina principal

COLABORACIONES


Respectivamente

Entendámonos: ya se sabe que luego la cosa se complicó, pero en mi gramática «de toda la vida» esto se llamaba adverbio distributivo.

Lo malo es que, en nuestro querido pseudofrancés comunitario de tendencia churrigueresca, respectivement va convirtiéndose poco a poco en otro de los múltiples floripondios de toda frase vacía que se precie: un cadre por aquí, un notamment por allá, un respectivement por acullá, y con poco más cada quisque se puede marcar un informe de lo más resultón.

Vamos a recurrir por un momento a la estadística. Un simple recuento electrónico nos dice que en el último Informe General la palabra respectivement aparece un total de 94 veces. Este u otros documentos comunitarios pueden ser todo lo peculiares que se quiera, pero esta frecuencia ya de por sí parece bastante extraña. Suficiente para sospechar ­como primera hipótesis de trabajo­ que, junto a unos cuantos empleos acertados, habrá una gran mayoría de usos innecesarios y algún que otro incorrecto.

He aquí una de las imperecederas muestras con que nos obsequiaron los redactores de dicho documento:

«Dans ce même contexte, la Commission a présenté au Conseil des communications portant respectivement sur les communications européennes à large bande et sur le développement du réseau numérique à intégration de services.»

Al más pintado de los traductores, ya de por sí algo aturdido por el consabido «contexto» y el empacho de «comunicaciones», puede pasársele por alto que aquí simplemente no hay nada que distribuir. En la frase no se dice que las comunicaciones se aprobaran en meses, lugares o por motivos distintos. Por supuesto, es de suponer que se aprobaron en un orden cronológico determinado, pero para poder usar respectivamente tendría que haber una referencia temporal explícita; lo contrario equivaldría a afirmar que este adverbio debería usarse prácticamente en todas las oraciones coordinadas.

El empleo de respectivement en oraciones como ésta parece responder a una intención no exactamente distributiva, sino más bien separadora: lo que en realidad se nos estaba queriendo decir con respectivement es que las comunicaciones presentadas sobre la banda ancha y la red digital eran diferentes. Ahora bien, en este ejemplo ­como en otros­ tal finalidad ya se cumple en gran parte mediante otros métodos explícitos, como la repetición de la preposición. Otras veces, debería bastar el sentido común que autor y traductor han de suponer al lector para eliminar cualquier presunta dificultad de comprensión: «l'accord [...] a permis de lancer les premiers projets de coopération, relatifs respectivement aux secteurs de l'agriculture, du développement rural et de l'environnement» nuevamente, se nos quiere decir que cada proyecto de cooperación cubría un solo sector, por si a alguien se le había ocurrido imaginar que todos los proyectos cubren todos los sectores1.

Pensamos que en estos casos lo más razonable es omitir cualquier equivalente de este adverbio en la traducción. De sobra sabemos que no faltará quien diga que «no es lo mismo» o que respectivement «añade un matiz», pero lo mismo sucede siempre con los notamment y así les luce el pelo a nuestros textos.

Y, ¿por qué no?, podemos aprovechar la ocasión para recordar que, para los contextos (con perdón) auténticamente distributivos, en español existe también el adjetivo sendos, una hermosísima palabra que -todo no puede ser en esta vida- tiene la desgracia de no contar con ningún pariente en francés.

Remigio Gómez Díaz
JECL 4/5 - Tfno.61291




1. Es cierto que teóricamente existe esta ambigüedad, pero las ambigüedades forman parte del lenguaje natural. El traductor no tiene que sentirse obligado a deshacerlas todas aunque sea a costa de otros criterios.














capítulo anteriorcapítulo siguientePágina principal