capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

NOTA TERMINOLÓGICA


Pensiones alimenticias

Los términos que se reseñan a continuación pueden resultar de interés para la traducción de textos sobre pensiones alimenticias entre familiares. Las fuentes consultadas son: la Nueva enciclopedia jurídica de SEIX («alimentos»), el repertorio jurídico de ARANZADI («alimentos entre parientes») y el Diccionario de Derecho de Ribó. Hemos utilizado, entre otros, los siguientes actos jurídicos de referencia: Convenio sobre la Ley aplicable a las obligaciones alimenticias (La Haya, 2.10.1973, recogido en el BOE nº 222 de 16.9.86) y el Convenio entre los Estados miembros de las Comunidades Europeas sobre la simplificación de los procedimientos relativos al cobro de créditos alimentarios.

«Deber de alimentos/alimenticio»/«obligación alimenticia» es la responsabilidad jurídica o moral de mantener a otra persona1.
La consiguiente relación entre las personas implicadas se denomina, pues, «relación alimenticia».
La persona sobre quien recae la responsabilidad se puede denominar «alimentante», «obligado (a dar/prestar (los) alimentos» o «deudor (de los alimentos)».
La otra parte, el beneficiario, se conoce como «alimentista», «titular del crédito alimenticio» o «acreedor de alimentos».
El derecho que ostenta el alimentista es un «derecho (subjetivo) de/a (los) alimentos» o «pretensión alimenticia», que se puede manifestar a través de una «demanda alimenticia» ante los tribunales.
La obligación alimenticia de una parte para con la otra general la «deuda alimenticia» o «crédito alimenticio/por alimentos»2.
El cumplimiento de la obligación alimenticia se materializa en la «prestación alimenticia», que puede tomar la forma de «pensión alimenticia» (es decir, aportación económica en efectivo) o satisfacerse en especie (manteniendo el alimentante al alimentista en su propio hogar y subviniendo directamente a sus necesidades).

Algunas formas verbales que expresan la relación alimenticia: «deber alimentos a alguien», «prestar/abonar/dar/suministrar (los) alimentos», «recabar alimentos».

Caso de incumplirse la obligación alimenticia, el alimentista puede entablar contra su deudor una «acción de alimentos», que desembocará en un «juicio plenario de alimentos» o en un «juicio de alimentos provisionales», de los que resulta la «sentencia condenatoria de los alimentos».

«Alimenticio/alimentario»: la primera forma es la única que he encontrado en todos los textos jurídicos españoles consultados. «Alimentario» aparece, sin embargo, en el Convenio entre los Estados miembros de las Comunidades Europeas sobre la simplificación de los procedimientos relativos al cobro de créditos alimentarios. Por ser un texto comunitario y traducido en la casa (o en una de ellas al menos), dejo el código de fiabilidad a la discreción de cada uno.

María Valdivieso

 

 

 

 

 

 

 

1. «Con el nombre de alimentos se conoce en derecho la prestación de los medios económicos necesarios para la vida, distinguiéndose los alimentos en sentido propio, que son proporcionados a la posición social de la familia, y los auxilios (o alimentos en sentido estricto) que son los puramente indispensables para la subsistencia, sin relación con dicha posición social» (ARANZADI).
2. El uso de «crédito» como sinónimo de «deuda» se explica por la definición que ofrece el DRAE para la primera: «Derecho que uno tiene a recibir de otro alguna cosa, por lo común dinero».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal