capítulo precedentePágina principal

RESEÑAS


Botiquín de urgencia

Entre la octava y la próxima novena edición de su "Manual", el Departamento de español urgente de la Agencia EFE ha intercalado un "Vademécum de español urgente" (1992). El libro recopila notas de corrección de teletipos e informes semanales que la Agencia envía a sus periodistas y que, extintos el departamento de estilo de "El País" o la sección de edición de ABC, deben de ser el único trabajo diario -pero no olvidemos los esfuerzos de nuestro mejor "lingüista de referencia", Manuel Seco- que se acomete en España. El "Vademécum" trae consejos que seguramente huelgan: los referidos al odioso acento de "incluído" -el libro no menciona otras excentricidades de la familia, como "contínuo" o "exámen", que tanto desentonan en los periódicos- o al estrambótico plural del impersonal "haber" ("habían fiestas"). Los hay útiles para todos: "radiactivo" en vez de "radioactivo", "informar de que" y no "informar que", "nordeste" pero "noroeste", "paraolímpico" -o "parolímpico"- mejor que "paralímpico"... Los hay que ya nadie obedecerá: la proscripción de "jugar un papel" o de "romance" (por "idilio")... Los hay de oportunidad discutible: ¿Por qué el enraizado "troika" -independientemente de su historia - va a ceder terreno al neutro "trío" (¿de qué?) o al romano "triunvirato"? Los hay finalmente que brillan por su ausencia. No se alude, por ejemplo, a las torpes construcciones de relativo de complemento, al imparable leísmo de la prensa ("le llaman" en vez de "la llaman") o a la adicción -diaria en "El País"- al punto detrás del signo de interrogación. Es, pues, enojoso que en la página 45 se aparezca un dudoso "le" -una cita de Lista-Cuervo- y, en la 134, haya un punto solitario que cierre una pregunta. El "Vademécum" dedica muchas páginas a la peliaguda discusión de los topónimos y onomásticos. Plantea correctamente los problemas pero no siempre da soluciones "consistentes". Este defecto, inevitable por razones prácticas, no sería tal si la Agencia no diera a veces justificaciones peregrinas. Ejemplo: se acepta "Yeltsin" porque "no se aleja casi nada" de la forma correcta "Ialtsin" (pág. 133).

Agustín Jiménez
JECL 2/182
Tel.: 60367

capítulo precedentePágina principal