capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

Los lanceros de la traducción

A menudo, hablando de traductores, utilizamos descuidadamente el término inglés «free-lance» para referirnos a algo que en español tiene su propia denominación. Acostumbrados a oírlo a nuestro alrededor en otras lenguas, nos dejamos llevar por la corriente, pero no debería ser así. En nuestro idioma se puede decir perfectamente «independiente» para traducir la tercera acepción de esta palabra inglesa (any who works for himself, employed or paid by others only for particular, usually short-term, asignments —Chambers English Dictionary—) aplicada, en nuestro caso, a los traductores que trabajan por su cuenta.

Berta Cordero

 


Educación para/en pro de la salud

Hasta ahora los términos «health education» y «education pour la santé» se han venido traduciendo indistintamente por «educación sanitaria», «educación para la salud» o tal como aparecía en la Resolución 89/C3/01, «educación en pro de la salud». Sin embargo, los representantes gubernamentales españoles han pedido recientemente que se deje de utilizar la expresión «educación sanitaria», ya que se aleja del sentido original inglés y francés. Así pues, conviene utilizar cualquiera de las otras dos posibilidades aunque, de todos modos, en España se va imponiendo cada vez más el uso de «educación para la salud».

Xavier Valeri

 


Tribunales

El hecho de que en francés se haya elegido la palabra Tribunal (en lugar de Cour) para dar nombre al Tribunal de Primera Instancia permite contraponer implícitamente ambos términos en dicha lengua en aquellos contextos en que una mención abreviada de una o ambas instituciones resulta suficiente: «les compétences du Tribunal sont limitées...», «la Cour a confirmé l'arrêt...», etc. Por una vez y sin que sirva de precedente, no parece que aquí la brevedad y la claridad puedan correr parejas en nuestras traducciones, por cuanto en español ya teníamos «Tribunal» para la más veterana de estas instituciones. Así pues, para evitar confusiones, se sugiere emplear en tales casos las respectivas designaciones plenas (Tribunal de Justicia/Tribunal de Primera Instancia) o --en los textos en que ello sea posible-- las abreviaturas TJ y TPI.

Santiago del Pino

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal