COLABORACIONES


Más sobre underwater y negative equity

Me gustaría aportar algunos datos complementarios sobre el artículo que publicó Josefa Alvarado en el n.o 134 de puntoycoma1 en relación con estos dos anglicismos. Los dos términos se refieren a la misma realidad, pero, mientras uno es un término contable, técnico, el otro es un término popular, cargado de afectividad. Y esto debe influir en la manera de traducir.

El término negative equity es un término técnico que existía antes de la crisis de las hipotecas, pero no se aplicaba a estas; los ciudadanos españoles corrientes desconocían tanto el término inglés como la traducción que se le había venido dando en el español económico y mercantil, esto es, «neto patrimonial negativo» (ficha IATE n.o 884311). De hecho desconocían la situación (qué tiempos felices).

En la misma ficha se proponen dos neologismos para la nueva realidad de los propietarios de viviendas cuya hipoteca supera su valor actual: «descubierto inmobiliario» y «descubierto hipotecario», siendo esta segunda la que nos parecía más acertada. Lamentablemente ninguna ha tenido éxito. Echando una ojeada a Linguee (http://www.linguee.es/) vemos que la expresión «patrimonio neto negativo» o «valor patrimonial negativo» aparece con cierta frecuencia aplicada a la vivienda.

La equivalencia «equidad negativa» es claramente una mala solución. En español «equidad» no significa patrimonio, ni capital, que es lo que significa equity, sino que hace referencia al valor de la «justicia», que no tiene aplicación en este contexto.

La solución «en situación de pérdidas patrimoniales» para negative equity, que Josefa Alvarado había mencionado como una de las que usan los medios de comunicación, y que ella recomendaba, se ajusta bien al significado, pero es menos técnica; la palabra «pérdida» tiene mucha más carga afectiva que neto negativo o valor patrimonial negativo, por lo que seguimos prefiriendo estas dos alternativas.

Nos queda por resolver el problema de underwater. De la misma manera que negative equity pertenece al registro técnico y no tiene carga afectiva, underwater pertenece al registro popular y tiene una fuerte carga afectiva, por lo que «hipoteca sobrevalorada» es una equivalencia demasiado neutra. «Hipoteca en negativo» o «hipoteca burbuja» empiezan a tener la carga afectiva necesaria. El problema de «bajo el agua» o «sumergida» es que, aunque pertenecen al mismo registro, evocan la misma imagen y tienen una carga afectiva equivalente (sobre todo «bajo el agua»), es más difícil deducir su significado, por ejemplo para explicarlo a los jóvenes. Pero es la equivalencia «acuñada» en el español de América (más de 80 000 resultados en Google para «hipotecas bajo el agua»; «sumergidas» arroja muchos menos resultados).

En España parece estar imponiéndose (más de 80 000 resultados en Google) la solución hipoteca burbuja (ficha IATE n.o 3555591), que evoca mejor la experiencia de los ciudadanos españoles y es la que recomienda Josefa Alvarado.

 

MYRIAM FERNÁNDEZ DE HEREDIA
Consejo de la Unión Europea

maria.fernandezheredia@consilium.europa.eu

 

 

 

 

 

 

 

 

1 ALVARADO VALERO, Josefa: «Anglicismos financieros: underwater y negative equity», puntoycoma n.o 134, p. 5.

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal