capítulo precedentePágina principal

PALABRO DEL AÑO 2013: «concertina»


Hemos recibido en el correo de nuestro boletín los siguientes candidatos a palabro del año 20131: «resiliencia», «emprendimiento» y «concertina». De manera más informal nos han llegado comentarios sobre el uso y abuso del término «abdicar», sobre «escrache» (voz americana trasplantada recientemente a España y elegida, precisamente, por la Fundéu palabra del año 2013) y sobre el tecnicismo fracking, que evitamos siempre en nuestros textos en español sustituyéndolo, lógicamente, por su traducción: «fracturación (hidráulica)». Se nos ha señalado, además, el uso en 2013 (y en lo que va de 2014) de una expresión que, hasta hace poco, muchos conocíamos solo en su acepción televisiva: «en diferido». Parece que ahora pueden pagarse indemnizaciones o salarios «en diferido», por lo que esta expresión sirve para ilustrar unas innovadoras y complejísimas prácticas retributivas, cuyo significado técnico escapa a la comprensión de los no iniciados.

Había que elegir y la redacción de puntoycoma ha elegido palabro del año 2013, por los convincentes argumentos esgrimidos por Blanca Collazos (y reproducidos a continuación), la voz «concertina». Los palabros finalistas son «resiliencia», propuesto por Antonia Rodríguez Monforte, y «emprendimiento», propuesto por Luis García Alonso. Estos tres lectores recibirán un ejemplar del libro de aforismos sobre traducción En pocas palabras, de Salvador Peña Martín, editado por el Instituto Cervantes con la colaboración de la Dirección General de Traducción de la Comisión Europea. Estamos ya atentos a los palabros de 2014.

Concertina

La palabra «concertina» empezó a aparecer asiduamente en la prensa en los últimos meses de 2013. Algunos la leímos entonces por primera vez y con la perplejidad de encontrar un término de resonancias musicales en noticias que trataban del control de las fronteras para prevenir la entrada ilegal de inmigrantes, si fuera necesario causándoles profundas heridas o incluso la muerte. No se trataba, por tanto, de ese instrumento musical definido en el DRAE como «acordeón de forma hexagonal u octogonal, de fuelle muy largo y teclados cantantes en ambas caras o cubiertas», sino de un alambre reforzado con cuchillas y enrollado en grandes bobinas para permitir su fácil y rápido despliegue.

Otros términos construidos mediante metáfora («ratón», «góndola» y «ojo de buey») no provocan una dislocación semántica tan chirriante. Sin embargo, algo incomoda en el uso de la palabra «concertina» para denominar precisamente esa cosa; hay una especie de aberración etimológica en justificar este término por la semejanza con uno solo de los elementos semánticos del concepto en el que se basa: la disposición del alambre en bobinas que permite estirarlas fácilmente, como si fueran el fuelle de un bandoneón. La semejanza entre la concertina original y la siniestra concertina metafórica se agota en esa sola cualidad mecánica. En todo lo demás, ambos términos son antagónicos. Las ideas de concierto y concertar2 que nos evoca el instrumento musical son radicalmente ajenas al penacho de alambre con el que se ha sugerido reforzar nuestras fronteras.

Algo de esta incomodidad parece notarse incluso en el uso a veces reacio o vacilante de esta palabra, acotándola o acompañándola con otras que dicen de forma mucho más explícita lo que se designa. Véase, por ejemplo, el siguiente informe de Amnistía Internacional:

[...] ambas vallas están coronadas por un rollo de alambre provisto de cuchillas denominado «navaja» o «concertina» y alertó a las autoridades de los peligros físicos, posiblemente innecesarios de la alambrada de «cuchillas». (Reacción de Amnistía Internacional ante la instalación de nuevo de concertinas en las vallas de Ceuta y Melilla para disuadir a personas migrantes de acceder a territorio español
http://amnistiaespana.tumblr.com/post/66081116297/reaccion-de-amnistia-internacional-ante-la-instalacion).

Por estas razones, «concertina» es para mí el palabro ignominioso del año.

BLANCA COLLAZOS
Comisión Europea
blanca.collazos@ec.europa.eu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1

Véase nuestra convocatoria en el puntoycoma n.o 134.

2

Concertar: 1. tr. Componer, ordenar, arreglar las partes de una cosa, o varias cosas. 2. tr. Ajustar, tratar del precio de algo. 3. tr. Pactar, ajustar, tratar, acordar un negocio. U. t. c. prnl. 4. tr. Traer a identidad de fines o propósitos cosas diversas o intenciones diferentes. U. t. c. prnl. 5. tr. Acordar entre sí voces o instrumentos musicales,(DRAE).
 

capítulo precedentePágina principal