capítulo siguientePágina principal

CABOS SUELTOS


Délit de solidarité: pequeña historia de un término que nunca existió

A Carmen las Heras y a todos los traductores voluntarios de la CEAR
(Comisión Española de Ayuda al Refugiado), con toda mi admiración

 

El jueves 17 de abril de 2003 un avión con destino a Bamako despegó del aeropuerto parisino de Roissy con trece horas de retraso porque unos inmigrantes malíes indocumentados se resistieron, gritaron y forcejearon con los policías que los habían conducido hasta allí para expulsarlos a su país. Algunos pasajeros que contemplaron los hechos y protestaron por la violencia con la que se produjo el embarque forzoso fueron conducidos a las dependencias policiales y tres de ellos quedaron en detención preventiva. Las organizaciones de defensa de los derechos humanos hablaron en aquella ocasión de délit de solidarité («delito de solidaridad») y el término saltó a los medios porque la noticia tuvo cierta repercusión.

Pero este extraño «delito» ya había aparecido en la prensa francesa unos años antes, en 1997, a raíz del caso Jacqueline Deltombe, una profesora condenada por haber alojado en su casa a un amigo zaireño. Rastreando el origen de la expresión podríamos remontarnos, incluso, a 1995, cuando el GISTI1 publicó su Manifeste des délinquants de la solidarité, para protestar contra los procesos judiciales abiertos a varias personas (entre ellas a un sacerdote) acusadas de prestar ayuda a familiares y amigos extranjeros en situación irregular.

La amplia difusión de este oxímoron (en el que algo negativo, el delito, se asocia a un sentimiento o impulso generalmente positivo, e incluso encomiable, como es la solidaridad) ha dado lugar a más de una reacción oficial en Francia, con matices diferentes en función del gobierno de turno. El 17 de julio de 2009, en una reunión con las asociaciones de ayuda humanitaria a extranjeros, Éric Besson, a la sazón ministro francés de Integración, Identidad Nacional y Desarrollo Solidario del gobierno de Sarkozy, rechazaba categóricamente el délit de solidarité y sus posibles variantes:

No existe en nuestro Derecho ni delito de humanidad, ni delito de generosidad, ni delito de solidaridad. En cambio, existe un cierto número de dispositivos legales, que recuerdan sistemáticamente el carácter incondicional de la ayuda humanitaria2.

Afirmación que desde la lógica institucional parece meridianamente clara, pues la nomenclatura de los delitos es, obviamente, competencia del legislador y el «delito de solidaridad», contratérmino jurídico, no aparece reconocido como tal, por razones obvias, en la legislación francesa ni en ninguna otra.

Y sin embargo...

Son numerosos los artículos e informes dedicados a desentrañar este concepto y a criticar la doble moral de los poderes públicos: por ejemplo, el cuaderno de jurisprudencia del GISTI titulado «Délit de solidarité : les origines»3 y el artículo del profesor de Derecho Serge Slama, «L’origine du "délit de solidarité" (aide à l’entrée ou au séjour irrégulier)»4, por citar solo dos entre muchas otras referencias.

La acuñación del término délit de solidarité es la manifestación patente de un conflicto terminológico de base ideológica. Los avatares de su uso en las esferas oficiales e institucionales son, por otra parte, muy reveladores de la evolución de la relación de fuerzas polarizada entre los partidarios y detractores de este término. El caso es que el llamativo délit de solidarité ha ido extendiéndose, desde una inicial «marginalidad», ocupando un vacío denominativo que las perífrasis del lenguaje jurídico no han sabido llenar. Quienes han insistido en el uso de este término lo han hecho con determinación, pero también con sutileza, usándolo a veces junto con las fórmulas estrictamente legales, a las que el délit de solidarité se añadía, con toda coherencia, para subrayar que, en este bosque eufemístico del que cada vez es más difícil salir, conviene llamar a las cosas por su nombre:

La présente affaire offrait pourtant à la Cour européenne des droits de l’homme une remarquable occasion d’examiner la conventionalité du si contesté «délit de solidarité» prévu à l’article L.622-1 du Code de l’entrée et du séjour des étrangers et du droit d’asile (CESEDA).5

Según el capítulo II del citado código estaríamos hablando, en términos estrictamente jurídicos, de un délit d'aide à l'entrée et au séjour irréguliers. Hasta hace poco menos de un año (2 de enero de 2013) lo que disponía el mencionado artículo L.622-1 era lo siguiente:

Toute personne qui aura, par aide directe ou indirecte, facilité ou tenté de faciliter l'entrée, la circulation ou le séjour irréguliers, d'un étranger en France sera punie d'un emprisonnement de cinq ans et d'une amende de 30 000 Euros.

Sin embargo, el último cambio de gobierno en Francia hizo posible una modificación más profunda del artículo L.622-46 (que ya había sido modificado por el gobierno de Sarkozy), para reducir de nuevo el margen de interpretación de la excepción que se contempla en este artículo, al considerar que l'aide au séjour irrégulier d'un étranger no constituirá delito cuando se preste a un familiar directo, ni cuando esta ayuda tenga por objeto assurer des conditions de vie dignes et décentes à l'étranger, ou bien toute autre aide visant à préserver la dignité ou l'intégrité physique de celui-ci.

Esta modificación implica un reconocimiento de facto de la existencia previa del délit de solidarité hasta el punto de que, si bien el término sigue sin figurar como tal en la versión modificada del CESEDA, el propio ministro del Interior lo mencionaba, el 12 de diciembre de 2012, en un comunicado oficial con el siguiente título: Adoption du projet de loi relatif à la retenue pour vérification du droit au séjour et à l’abrogation du délit de solidarité7. El texto concluye de esta manera:

Ce texte, en abrogeant le délit de solidarité, répond, également, à une forte demande des associations qui, de manière désintéressée, apportent une aide aux personnes en situation irrégulière sur notre territoire.

Es excepcional que este delito se mencione en un texto oficial sin ningún tipo de marca de ponderación o devaluación, del tipo: le dénommé délit de solidarité. El Estado francés admite así la existencia del término precisamente cuando lo que pretende es certificar su desaparición, consiguiendo un paradójico reconocimiento oficial a título póstumo, lo que viene a probar que la confrontación política tiene, a menudo, repercusiones terminológicas y que las divergencias terminológicas suelen ser un indicador de profundas discrepancias ideológicas, aunque, en la práctica, la «abolición» oficial de este delito en Francia deje aún mucho que desear, como señala el artículo «Au tribunal du Havre, le retour du "délit de solidarité" avec les sans-papiers» (Le Monde, 28.8.2013). Por cierto, el «delincuente solidario» al que se refiere esta noticia parece un trasunto del quijotesco limpiabotas Marcel Marx, protagonista de Le Havre, esa bellísima y luminosa película de Aki Kaurismäki. 

De Francia a Lampedusa: extensión y traducción del délit de solidarité

A diferencia de lo que ocurre con sus perifrásticos y eufemísticos sinónimos legislativos, no parece que délit de solidarité plantee ningún problema de traducción. De hecho, están documentadas las siguientes versiones: «delito de solidaridad»; reato di solidarietà (it); delito de solidariedade (pt); delicte de solidaritat (cat); Delikt der Solidarität (de); solidarity crime, solidarity offence (en). Expresiones que, como ocurre en francés, pueden ir acompañadas de información explícita sobre su falta de valor legal: el llamado [denominado, conocido como] delito de solidaridad, il cosiddetto reato di solidarietà , the so-called solidarity offence, etc.

Hay que señalar que, si en un principio el délit de solidarité y sus traducciones aludían exclusivamente a la realidad francesa, hace ya tiempo que se refieren también a otros países y sistemas jurídicos, por ejemplo a Italia, donde (en virtud de la ley Bossi-Fini y tras el conocido como «proceso de Agrigento») fueron encarcelados siete pescadores tunecinos que en agosto de 2007 socorrieron a 44 inmigrantes náufragos y los condujeron a la isla de Lampedusa. Hace pocas semanas han tenido lugar cerca de esa isla dos terribles naufragios con cientos de víctimas, muchas de ellas niños, que han puesto de manifiesto las macabras consecuencias de una política que criminaliza a los inmigrantes y a quienes les prestan algún tipo de ayuda.

Délit de solidarité ha sido un término prácticamente clandestino. Figuraba hasta hace poco en nuestra base de datos IATE tan solo como un escueto apunte terminológico monolingüe (en francés) del año 1998, sin definición, con una referencia críptica y una lacónica nota: «aide aux illégaux». Pues bien, por su implantación y por su eficacia para expresar inequívocamente una realidad compleja y en evolución, creemos que este «delito», aunque no esté incluido como tal en ningún ordenamiento jurídico, merece un análisis terminológico detallado, que dé cuenta de sus implicaciones jurídicas y de su relación con otros términos similares. Sirvan estas líneas de invitación al debate sobre un tema de interés terminológico que es, además, de la máxima importancia para Europa, o al menos para lo que algunos llamarían hoy «la marca Europa».


 

Luis González
Comisión Europea
luis.gonzalez@ec.europa.eu

 

 

 

1 Groupe d'information et de soutien des immigrés.
2 Actualidad Internacional Sociolaboral, n.o 127, septiembre de 2009, Ministerio de Empleo y Seguridad Social, p. 191, http://www.empleo.gob.es/es/mundo/Revista/Revista127/
Revista127.htm.
3 Plein droit, n.° 82, 2009, pp. I-VIII http://www.cairn.info/revue-plein-droit-
2009-3-page-I.htm.
4 Combats pour les droits de l'homme (CPDH), blog de Le Monde, 7 de abril de 2009,                
http://combatsdroitshomme.blog.lemonde.fr/2009/04/07/lorigine-du-delit-de
-solidarite-aide-a-lentree-et-au-sejour-dun-irregulier/.
5 Hervieu, Nicolas: «Conventionalité du "délit d’aide au séjour irrégulier d’un étranger" dit "délit de solidarité"», Lettre «Actualités Droits-Libertés» du CREDOF, 11 de noviembre de 2011,       
http://combatsdroitshomme.blog.lemonde.fr/2011/11/11/delit-de-solidarite-
entre-occasion-et-acte-manque-une-decision-europeenne-a-la-coherence-douteuse-cedh-5e-sect-10-novembre-2011-mallah-c-france/.
6 Mediante la Ley n.° 2012-1560, de 31 de diciembre de 2012, relative à la retenue pour vérification du droit au séjour et modifiant le délit d'aide au séjour irrégulier pour en exclure les actions humanitaires et désintéressées, art. 12,
http://www.legifrance.gouv.fr/affichCodeArticle.do;jsessionid=
0E3E0EBF7A61AEFC12C68A1F90DA7C59.tpdjo02v_3cidTexte=LEGITEXT
000006070158&idArticle=LEGIARTI000026911210&dateTexte=20131204
&categorieLien=cid#LEGIARTI000026911210
.
7 http://www.immigration.interieur.gouv.fr/Info-ressources/Actualites/Communiques/Projet-loi-relatif-a-la-retenue-pour-verification-du-droit-au-sejour-et-a-l-abrogation-du-delit-de-solidarite.

capítulo siguientePágina principal