BUZÓN


¿Bacterias gram positivas y gram negativas?: más bien grampositivas y gramnegativas, diga lo que diga la RAE

En el número 133 de puntoycoma, espléndido como de costumbre, me llama poderosamente la atención el artículo de Manuel José Aguilar «Tinción de Gram y bacterias gram positivas y gram negativas». Por el tema, claro está, que toca de lleno mi campo de especialización, pero sobre todo porque me resulta chocante que el autor, para debatir sobre la forma correcta de escribir dos términos tan sumamente especializados como grampositivo y gramnegativo, únicamente considere como obra lexicográfica de referencia ¡el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española (RAE)!, que es un diccionario general de la lengua1. ¿No consultó ni un solo diccionario médico o microbiológico?

Resulta sorprendente en grado sumo la conclusión del artículo (el subrayado es mío): «Así pues, [gram positiva y gram negativa] serían las formas de escritura correcta sancionadas por la Academia, y que el investigador o traductor habría de conocer y elegir en sus publicaciones o traducciones [...]. No obstante, si en adelante ambas unidades adquirieran unidad prosódica y acentual [...], en un futuro no resultaría incorrecta la grafía lexicalizada [...] grampositiva y gramnegativa [...], forma de escritura no recomendada en la actualidad por la normativa académica.»

¿En un futuro no resultaría incorrecta? ¡Hace varios decenios que las formas grampositiva y gramnegativa son de uso corriente entre médicos! Son las únicas que aparecen registradas, por ejemplo, en el Diccionario enciclopédico University de términos médicos (Interamericana, México, 1966), en el Diccionario terminológico de ciencias médicas (11.a edición, Salvat, Barcelona, 1974) y en el Diccionario enciclopédico de medicina JIMS (4.a edición, JIMS, Barcelona, 1980), obras todas ellas que cuentan ya con más de seis lustros a sus espaldas. Son las formas que recomiendo en español desde la primera edición de mi Diccionario crítico de dudas inglés‑español de medicina (McGraw‑Hill Interamericana, Madrid, 2000), de ello hace ya trece años. Y son también, muy especialmente, las formas oficialmente recomendadas por la Real Academia Nacional de Medicina en su normativo Diccionario de términos médicos (Panamericana, Madrid, 2011). ¿Desde cuándo la RAE, en lo tocante a términos especializados como grampositivo y gramnegativo, merece más crédito que el prestigioso Diccionario de León Cardenal o el mismísimo DTM de la Academia de Medicina?

Fernando A. Navarro
Traductor médico. Cabrerizos (Salamanca, España)
fernando.a.navarro@telefonica.net

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1  Navarro, Fernando A.; Fuentes Arderiu, Xavier, y Filgueira, María Claudia: «Los bisfosfonatos, más allá de la RAE», Revista Española de Enfermedades Metabólicas Óseas n.o 14, pp. 75-78, Madrid, 2005.

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal