capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

NEOLÓGICA MENTE


Anglicismos financieros: underwater y negative equity

El clamor que existe en España a favor de la dación en pago tiene como base una realidad social abrumadora: medio millón de hogares intentan pagar hipotecas underwater, según un artículo publicado a mediados de 2013 por AFI (Analistas Financieros Internacionales)1. Bajo este anglicismo, un término muy transparente en inglés, pero críptico y percibido como eufemístico para el hablante español medio, se esconde una situación difícil de sostener para muchas familias españolas: la deuda que contrajeron con el banco supera ahora el valor de su vivienda. Esa deuda ya no se puede saldar entregando la vivienda a la entidad. El contrayente se encuentra acuciado por el ahogo de sus pagos pendientes, bajo el agua: underwater. Dicho en el tecnolecto de la economía: su hipoteca está en negative equity.

Las «hipotecas underwater» aparecieron por primera vez en la prensa española en 2009. Los medios se hicieron eco entonces de los efectos perniciosos de la crisis de las subprimes2 en Estados Unidos. Entre esos efectos estaba el hecho de que muchos contrayentes de aquellas hipotecas basura se vieron incapaces de pagarlas, puesto que sus viviendas se depreciaron y resultaron valer menos que el capital adeudado al banco. En estas primeras apariciones en los periódicos españoles underwater se muestra como anglicismo crudo, pero acompañado de su pertinente traducción y explicación, tratando de salvar el desconocimiento del idioma y aun del concepto:

La ciudad de los casinos encabeza la lista elaborada por «Zillow.com» de las ciudades con más propietarios de casas que en la actualidad tienen una hipoteca superior al valor de su hogar, una situación que en Estados Unidos se denomina underwater («bajo el agua»). (El Mundo, 20.5.2009)

«Cada pérdida de empleo, cada divorcio, cada incidente como estos se va a convertir en una ejecución porque sus casas ya se encuentran bastante bajo el agua», dijo Brinkmann. Cuando una casa está «bajo el agua» (en inglés underwater), quiere decir que el precio ha caído por debajo del valor de la hipoteca. (El Mundo, 28.5.2009)

El calco «bajo el agua» utilizado en los artículos de El Mundo arriba transcritos, era, en 2009, una solución de urgencia plausible para aclarar un concepto relativamente desconocido para los lectores españoles y para la economía nacional. Todavía no existían propuestas de equivalencia más ponderadas. Igual de crudo llegó el anglicismo underwater a octubre de 2010, importado ahora por un informe de Standard & Poor's. La agencia de calificación alertaba entonces de que el problema de las hipotecas de valor superior a la vivienda hipotecada empezaba a ser importante en España:

El negative equity (fenómeno también conocido como underwater y que se produce cuando el valor de una vivienda es inferior al de su hipoteca) penetra cada vez más en España. Según un informe de la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's un 8 % de los hipotecados en España se encuentra en una situación en la que debe más por su vivienda de lo que vale. (Idealista.com, 6.10.2010)

Tanto el sintagma «hipoteca underwater» como su análogo semántico negative equity vuelven a aparecer en la prensa generalista española en abril de 2013, cuando el citado informe de AFI, así como la campaña popular a favor de una iniciativa legislativa que permita la dación en pago, ponen de nuevo sobre el escenario el problema social de las hipotecas de difícil pago. Esta vez, los informadores que se hacen eco del estudio de AFI se esfuerzan por encontrar un equivalente al préstamo puro e introducen el neologismo «hipoteca sobrevalorada» para «hipoteca underwater». Esta equivalencia nos resulta poco transparente y carente de la potencia metafórica de la voz underwater.

Son aquellos préstamos concedidos en época de bonanza económica por el 80 % o más del valor del inmueble y que ahora reciben el nombre de hipotecas underwater o sobrevaloradas. (El Heraldo, 21.4.2013)

Puesto que, según los datos del citado estudio, la inmensa mayoría de hipotecados españoles que se encuentran en situación de negative equity son aquellos que adquirieron sus viviendas en la época del famoso boom inmobiliario, proponemos designar a las hipotecas que contrajeron «hipotecas burbuja». Se transmite así, por un lado, la idea de que se trata de hipotecas infladas. Por otro lado, se las vincula con su origen en España: la burbuja inmobiliaria que estalló a finales de 2007. Para la expresión to be underwater podemos encontrar un equivalente bastante eficaz, a nuestro entender: «estar sobrehipotecado». En resumen, consideramos apropiado traducir «hipoteca underwater» por «hipoteca burbuja» en la mayoría de contextos, mientras que la locución «estar underwater» se podría expresar como «estar sobrehipotecado/a».

Una vez que hemos salido a flote en nuestro intento de ofrecer equivalentes eficaces para «hipoteca underwater», debemos abordar el estudio de su pariente semántico negative equity, anglicismo puro de cariz más técnico que underwater. Veamos cuál ha sido su uso en la prensa generalista española.

En primer lugar, cabe reconocer que los intentos de la prensa española de ofrecer una alternativa a negative equity han resultado poco afortunados. Lo más común ha sido, hasta ahora, mantener el anglicismo entrecomillado, o en cursiva, acompañado de una glosa explicativa:

Entrar en negative equity se ha convertido en un auténtico problema e incluso un drama para muchas familias españolas. Por un lado, porque si necesitan vender su vivienda empujados, por ejemplo, por motivos económicos —no pueden pagar la hipoteca—, no conseguirían el dinero suficiente por la venta para cancelar la deuda contraída con el banco. (El Confidencial, 10.4.2013)

No obstante, y muy pegado al término original, también hemos encontrado el calco formal y semántico «equidad negativa» en diversos foros y blogs económicos consultados. Esta construcción resulta de escaso rigor semántico, puesto que transfiere equity como «equidad», por la semejanza formal (lo que Chris Pratt llama paronimia3) entre ambas voces. En el contexto de las transmisiones patrimoniales, equity se debe entender como «capital líquido, fondos propios, fondos invertidos o patrimonio neto». Así pues, home equity significa «valor acumulado o valor líquido de una casa», y se refiere comúnmente al dinero que ya se ha pagado de una hipoteca más la ganancia en valor de la propiedad.

Al menos dos millones de británicos tienen «equidad negativa», que consiste en que el valor de sus propiedades es menor que el precio de la hipoteca que pagan por ellas, informó hoy el Consejo de Prestamistas Hipotecarios. (Blog Mundo en Crisis, 17.4.2009)

Despejada ya la confusión semántica, se entiende que en el contexto de la compra de inmuebles mediante hipotecas el sintagma negative equity puede trasladarse al español como «patrimonio (neto) negativo». Cuando decimos que una hipoteca está en situación de negative equity, podemos afirmar que se encuentra «en negativo». Proponemos, pues, acuñar el término «hipoteca en negativo» como equivalente plausible para las hipotecas con negative equity. Consideramos que este equivalente cuenta con las innegables ventajas de la parquedad y la transparencia. Al menos, ante la única alternativa acertada que hemos encontrado en la prensa española: «situación de pérdidas patrimoniales». Tal y como puede observarse en el ejemplo que transcribimos más abajo, esta construcción resulta un tanto farragosa para el lector medio:

Se le llama negative equity en el mercado anglosajón y consiste en que al bajar los precios de la vivienda llega un momento en que el importe de la hipoteca es superior al valor actual del piso en el mercado si el propietario intentara venderla. Y según un informe de la agencia Standard & Poor's, un 8 % de los hipotecados en España se encuentra en esa situación de pérdidas patrimoniales. (El País, 6.10.2010)

Consideramos, pues, más esclarecedor decir que los contrayentes soportan una «hipoteca en negativo» que afirmar que los hipotecados se encuentran «en situación de pérdidas patrimoniales», «en negative equity» o «en equidad negativa». Junto a hipoteca en negativo sugerimos también la equivalencia hipoteca burbuja para underwater mortgage/loan y estar sobrehipotecado/a para la locución to be underwater.

 

Josefa Alvarado Valero
Periodista y traductora
alvaradovalero@hotmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1

 Los datos pertenecen a un estudio realizado por la economista María Romero para Analistas Financieros Internacionales (AFI), en su revista Cuadernos de Información Económica, que publica la Fundación de las Cajas de Ahorro (FUNCAS), n.o 233 (marzo-abril de 2013). El artículo «Desahucios y dación en pago: estimación del impacto sobre el sistema bancario» está disponible en
 
www.funcas.es/publicaciones/viewarticulo_PDF.aspx?IdArt=21016.

2

 Sobre las hipotecas subprime, o hipotecas basura, véase el interesante artículo «Subprime: cuando las hipotecas huelen» de Luis González en puntoycoma n.o 104.

3

Pratt, en Anglicismos hispánicos (1980), Gredos, Madrid, se refiere a un tipo particular de anglicismos que se da cuando existe similitud formal y semántica entre dos voces de lenguas distintas, como es el caso que nos ocupa: equidad y equity. Aunque en algunos contextos equity se puede traducir por equidad, en otros, como vemos en este artículo, no es así. Estos anglicismos semánticos parónimos también se conocen como «falsos amigos» en el contexto de la enseñanza de segundas lenguas.

 

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal