capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal

NEOLÓGICA MENTE


Bunkering: polisemia y desambiguación

Bunkering es un anglicismo que se coló con toda su potencia sonora en los hogares españoles durante el mes de agosto de 2013, con motivo de las disputas entre España y Gibraltar sobre las actividades que podrían resultar ilícitas en el Estrecho. El bunkering fue y sigue siendo uno de los puntos de fricción entre España y el Reino Unido.

Después de reunirse en Barbate (Cádiz) con el sector pesquero, Cañete anunció que el Gobierno «endurecerá» las sanciones y actuará con «mucho más rigor» contra las empresas que practican el bunkering, la venta de gasóleo desde buques fondeados en aguas del Estrecho, una actividad muy contaminante por el alto riesgo de vertidos. (El País, 13.8.2013)

Con este anglicismo, que suele aparecer en cursiva y apoyado por un comentario explicativo, los informadores se refieren al trasvase de combustible entre barcos que se realiza en aguas del estrecho de Gibraltar. Se trata de una actividad que entraña un notable riesgo de vertidos contaminantes. En realidad, en el caso del Estrecho, el trasvase de combustible se realiza en varios pasos. A saber: en primer lugar, grandes petroleros rellenan los depósitos de los llamados buques gasolinera o gasolineras flotantes fondeados permanentemente en la zona. En segundo lugar, otros buques de menor capacidad, llamados tradicionalmente gabarras, se aprovisionan del fuel que les venden las gasolineras flotantes. A su vez, estas gabarras abastecen de combustible a los barcos que pasan por el Estrecho.

Los diversos documentos del Parlamento Europeo y de otras fuentes consultados a través del portal de traducción Linguee1 ofrecen las siguientes equivalencias para bunkering: abastecimiento, aprovisionamiento, provisión, carga, repostaje, suministro, toma, trasvase y trasbordo. El sustantivo puede aparecer acompañado por un complemento preposicional: de fuel, de hidrocarburos, de petróleo, de combustible. Todas estas alternativas al anglicismo puro son acertadas, a nuestro entender. Sin embargo, consideramos que el hecho de que, en la mayor parte de los casos, el trasvase de combustible se realice en el mar, que es lo que hace del bunkering una operación polémica, queda desleído en estas propuestas de traducción. Por ello, creemos que la equivalencia para bunkering más ajustada a su uso actual sería repostaje en el mar, repostaje en fondeo o trasbordo de fuel. En estas alternativas queda claro que la actividad se realiza en el medio marino. Algún comunicador ha querido ir un paso más allá y ha añadido un matiz peyorativo al concepto definiendo el bunkering como repostaje sucio2, una propuesta muy descriptiva pero algo partidista.

Desarrollo peyorativo

El anglicismo bunkering se ha extendido al calor de la trifulca entre los gobiernos español y británico, y sus límites semánticos empiezan a hacerse borrosos, al tiempo que el concepto ha adquirido cierto tinte de ilegalidad y un evidente matiz peyorativo. Debemos recordar que no toda operación de bunkering es ilegal, aunque sí potencialmente contaminante. El trasvase de combustible entre barcos no está permitido cuando se realiza en una zona de especial protección en que las leyes proscriben las actividades peligrosas, o cuando se realiza sin pagar, es decir, cuando el petróleo no se compra sino que se roba.

Si volvemos la vista atrás unos años veremos que las primeras apariciones del préstamo bunkering en la prensa española, que datan de mediados de los años ochenta, se refieren, precisamente, a esta acepción, la del robo y posterior tráfico de combustible desde barcazas.

El capitán del petrolero español Izarra puede ser procesado de dos delitos de bunkering (tráfico ilegal de combustible), según fuentes de la embajada española en Lagos, tras haber reconocido su culpabilidad. (La Vanguardia, 19.8.1984)

El problema del bunkering ilegal sigue existiendo hoy en día en varios países. Los conflictos más frecuentes y más violentos se producen en el delta del Níger, tal y como explica Amnistía Internacional en un informe sobre la relación entre el petróleo, la pobreza y la contaminación en Nigeria3.

En la actualidad el anglicismo bunkering aparece en la prensa generalista española y latinoamericana, así como en documentos oficiales y en los estudios de diversos organismos y empresas. Designa tanto la práctica del trasvase de combustible como el robo de dicho combustible y, en ocasiones, también el contrabando.

Se han perdido enormes cantidades de petróleo debido a los desvíos y el bunkering (trasvases de fuel) ilegal, lo que ayuda a financiar a grupos militantes. (Documento de trabajo de la FRIDE, sept. 2008)4

Tenemos, pues, tres acepciones distintas, aunque pertenecientes a la misma constelación semántica, para el anglicismo bunkering. Una primera acepción se refiere al repostaje en el mar. Otro significado es el relativo al robo de combustible por trasvase de un barco a otro. Por último, y por extensión metonímica, bunkering se emplea, igualmente, para designar el tráfico o contrabando del petróleo robado.

Como se puede observar, el uso frecuente y a veces inadecuado de este anglicismo ha provocado un vertido semántico difícil de controlar. Esperamos que la propuesta de equivalentes en español ayude a desambiguar el concepto y a adaptarlo a sus contextos de uso. Tal vez sea un poco tarde para proponer alternativas a una voz que ha sido tan sancionada por el uso como para aparecer en nueve ocasiones en el Real Decreto 1620/20125, por el que el Gobierno español declara Zona Especial de Conservación parte del estrecho de Gibraltar. Sin embargo, no nos resistimos a ofrecer unas cuantas equivalencias, aunque no sirvan más que para acompañar, a modo de glosa, el tan polémico término.

Ya nos hemos referido a la primera acepción (repostaje en el mar o en fondeo, trasbordo de combustible). En este caso coincidimos plenamente con un reciente artículo publicado por la Fundéu6.

En cuanto a la segunda acepción, el robo, hemos encontrado diversas alternativas. Desde las más asépticas como apropiación de petróleo hasta las más cargadas ideológicamente, como sabotaje. Recordemos que, según la RAE, sabotaje es el «daño o deterioro que en las instalaciones, productos, etc., se hace como procedimiento de lucha contra los patronos, contra el Estado o contra las fuerzas de ocupación en conflictos sociales o políticos». Veamos un ejemplo:

En un comunicado, «ENI confirma que la compañía decretó en la noche del 21 al 22 de marzo el estado de fuerza mayor y ordenó el cese de todas las actividades onshore (en tierra, ndlr) en el campo de Swamp Area, en el estado de Bayelsa, en Nigeria». «La decisión se tomó debido a la intensificación de las actividades de bunkering, es decir de sabotaje a los oleoductos», precisó la empresa. (Web de Biochile, 23.3.2013)7

Cabe destacar que el bunkering ilegal es visto por las empresas explotadoras de crudo como un mero acto de pillaje, mientras que las ONG explican el fenómeno en un contexto social y político de violencia, corrupción política, contaminación y escasez alimentaria. No es que estas organizaciones humanitarias disculpen el robo de combustible, pero aluden a él como el resultado de la inhibición de las grandes empresas petroleras y de los gobiernos a la hora de repartir con las comunidades locales los beneficios del oro negro.

En nuestro caso no desaconsejamos el uso de sabotaje o pillaje, pero, advertimos que ambas voces llevan aparejado cierto juicio de valor sobre la situación que describen. A medio camino entre sabotaje y aprovisionamiento ilegal se encuentra nuestra propuesta: robo por búnkering o, mejor, robo por trasvase o trasvase ilegal.

En cuanto a la tercera acepción, la que identifica bunkering con el contrabando de crudo, consideramos que mezclar el concepto de aprovisionamiento ilegal con el de venta ilegal no hace más que confundir las diferentes etapas de un proceso. Refirámonos, pues, a la venta ilegal como contrabando o tráfico ilegal de petróleo y dejemos que bunkering mantenga su significado original8, que no es otro que el de «aprovisionamiento, repostaje de petróleo», en el caso de que sea permitido, y «robo» si es ilícito.

Pero el robo y contrabando de petróleo (denominado bunkering en la región) se ha convertido en una empresa criminal internacional por derecho propio, y las violentas luchas políticas proporcionan una adecuada cortina de humo para los que se dedican a su enriquecimiento personal. (Revista de la OTAN, agosto de 2008)

Englobar las dos actividades ilícitas, el robo y el contrabando, en un solo término tiene la innegable ventaja de la parquedad. Nótese que, en el ejemplo expuesto arriba, para traducir una sola voz —bunkering— necesitamos todo un sintagma: robo y contrabando de petróleo. Sin embargo, y a costa de ser menos sintéticos, consideramos más esclarecedor desgajar las dos fases del proceso delictivo y hablar de robo por búnkering o de trasvase ilegal de fuel como primera etapa. El contrabando o tráfico ilegal de ese petróleo constituiría la segunda etapa.

 

Josefa Alvarado Valero
Periodista y traductora
alvaradovalero@hotmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1

http://www.linguee.es/.

2

Nos referimos al artículo publicado por El País el 16 de septiembre de 2012 titulado «No más repostajes sucios», accesible en             
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/09/16/actualidad/1347817096
_204796.html.

3

Nigeria: petróleo, contaminación y pobreza en el delta del Níger : http://www.amnesty.org/es/library/asset/AFR44/017/2009/es/1558416e-2024-4b4c-aa00-a8567b684c1d/afr4401
72009spa.html
.

4

La política de la energía: una comparación entre Azerbaiyán, Nigeria y Arabia Saudí:   
http://www.fride.org/download/WP68_Politics_of_energy_ESP_sep08.pdf.

5

 BOE n.o 289 de 1.12.2012, sec. I. pág. 83208.

6

Bunkering, alternativas en español:
http://www.fundeu.es/recomendacion/bunkering-alternativas-en-espanol/
.

7

Petrolera italiana ENI cesa algunas actividades en Nigeria debido a sabotajes:
http://www.biobiochile.cl/2013/03/23/petrolera-italiana-eni-cesa-algunas-actividades-en-nigeria-debido-a-sabotajes.shtml.

8

Según el Merriam-Webster Online, el verbo to bunker, del cual deriva el sustantivo bunkering, significa «llenar el depósito de un barco con carbón o petróleo, colocar o almacenar en un depósito».

 

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal