COLABORACIONES


Tinción de Gram y bacterias gram positivas y gram negativas. Una observación a la propuesta de escritura —y traducción— de la normativa académica

En los estudios de bacteriología y biomedicina, la tinción de Gram es una técnica de identificación de bacterias (aunque también de otros pocos microorganismos) que consiste en la adición de colorantes a una muestra bacteriológica; los colores resultantes de esta tinción diferencial dependerán de la estructura de la pared celular de las bacterias, con lo que en la microscopía, tras haber aplicado el color de contraste —normalmente, cristal violeta o violeta de genciana para tinciones de color azul-violáceo, y safranina o fucsina para el color rojo-carmín—, se podrá distinguir entre bacterias gram positivas (si estas quedan teñidas de color azul-violáceo) o gram negativas (si la tinción resultante es rosácea o carmesí)1. De manera más escueta queda recogido en la redacción propuesta del avance de la vigésima tercera edición del Diccionario de la Lengua Española (DRAE), lematizada bajo la voz tinción2:

~ de Gram.

1. f. Biol. Método de caracterización de bacterias que utiliza un colorante básico de color carmín.

Así pues, como se puede comprobar, el avance de la nueva edición del diccionario académico (cuya publicación se prevé para 2014) trata el término de tinción de Gram como una colocación de tipo sustantivo + preposición + sustantivo3, de género femenino (al ser la voz tinción el componente nuclear) y ofrece la marca diatécnica Biol. para especificar su uso en la lengua especializada de la biología.

De esta manera, en los estudios bacteriológicos y biomédicos en español (así como en las traducciones de obras de dichas materias), a una bacteria a la que se le ha aplicado la tinción de Gram se la califica —dependiendo del color resultante tras dicha tinción, como hemos apuntado— de Gram positiva o de Gram negativa (esto es, mediante la escritura de una locución), aunque también se pueden documentar las variantes Gram-positiva/Gram-negativa (es decir, un compuesto sintagmático con guion intermedio; se tratará con gran seguridad del calco de sus expresiones correspondientes en inglés, Gram-positive y Gram-negative) e incluso ya plenamente lexicalizadas, como grampositiva o gramnegativa (con lo que se contemplaría como un compuesto univerbal cuya grafía soldada refleja su realización oral en un único grupo tónico)4.

De los tres pares anteriores, la forma de escritura recomendada por la Real Academia Española para esta nomenclatura es el primero, esto es, la mención a través de una locución nominal, pero escrita con minúscula inicial (de modo que hablamos de bacteria gram positiva o gram negativa), con lo que se pierde la mención directa al apellido de su descubridor (el médico danés Hans Christian Joachim Gram), al tratarlo como un sustantivo común. De esta forma es como se ofrece en el avance de la nueva edición del DRAE, donde si realizamos una búsqueda con mayúscula inicial (Gram) se nos remite a la entrada en minúscula (gram)5, en la que se desarrolla el siguiente artículo lexicográfico6:

Gram. (De H. Ch. Gram, médico danés, 1853-1938).

~ negativo, va.

1. loc. adj. Biol. Dicho de una bacteria o de un microorganismo: Que no se colorea con la tinción de Gram.

~ positivo, va.

1. loc. adj. Biol. Dicho de una bacteria o de un microorganismo: Que se colorea con la tinción de Gram.

Así, comprobamos que la normativa académica propone que ambas construcciones sean tratadas como locuciones adjetivas (gram positiva y gram negativa) —ya que su función será la de adyacente del núcleo de un sintagma nominal7— y cuya estructura formal es la de sustantivo + adjetivo8, con las que se hace referencia a la prueba de tinción antes citada y en las que el término gram (que queda reducido a un nombre común, con lo que se diluye así la referencia directa al apellido de su descubridor) viene acompañado por un adjetivo que concuerda con el sustantivo al que se refiere, generalmente en femenino —elíptico o no, en el caso de bacteria(s)—, aunque también se puede documentar en masculino cuando acompaña a términos como estafilococo(s), bacilo(s) u otros subtipos o filos de bacterias. Así pues, esta sería la forma de escritura correcta sancionada por la Academia, y que el investigador o traductor habría de conocer y elegir en sus publicaciones o traducciones, frente a las formas (consideradas, pues, incorrectas o no recomendables) de *Gram positivo / *Gram negativo o *Gram-positivo / *Gram-negativo. En absoluto se admitiría, igualmente, la escritura mediante la expresión reducida a su símbolo matemático correspondiente (Gram + y Gram −), como se documenta en algunos casos.

No obstante, si en adelante ambas unidades adquirieran unidad prosódica y acentual (tal y como parece estar sucediendo en algunas realizaciones orales), en un futuro no resultaría incorrecta la grafía lexicalizada antes mencionada (grampositiva/gramnegativa)9. Mediante la elección de esta escritura estamos contemplando dicha expresión como un compuesto univerbal, cuya grafía soldada refleja su realización oral en un único grupo tónico. Es por esto por lo que nos decantaríamos por esta última forma de escritura10, que como hemos comentado se puede encontrar ya documentada tanto en traducciones como en investigaciones, adelantándose a su lexicalización.

Manuel José Aguilar Ruiz
Universitat de València
aguirru@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

1 Madigan, M. T; Martinko, J. M., y Parker, J.: Brock. Biología de los microorganismos. Pearson, Madrid/México/Buenos Aires (12.a ed.) [traducción de Gacto Fernández, M. et al.], 2009: 58-9.
2 En http://lema.rae.es/drae/?val=tinci%C3B3n [consulta: 18.4.2013].
3 Siguiendo a Corpas Pastor, G., Manual de fraseología española. Madrid, Gredos, 1996: 74.
4 Cfr. Real Academia Española (RAE) y Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE): Nueva gramática de la lengua española [edición manual], Madrid, Espasa, 2010 § 11.1.2a.
5 En http://lema.rae.es/drae/?val=Gram [consulta: 18.4.2013].
6 En http://lema.rae.es/drae/?val=gram [consulta: 18.4.2013]. Se podría notar, no obstante, cierta imprecisión en la definición, pues califica como gram positivas a las bacterias «que se colorean con la tinción de Gram», en lugar de matizar que estas adquieren un color azulado tras experimentar dicha tinción, e igualmente, cuando define a las gram negativas como las que «no se colorean con la tinción de Gram», cuando estas, en realidad, adquieren un color rosáceo debido a la safranina o fucsina. Esta imprecisión es salvable debido a que Gram solo aplicaba en su tinción el colorante azulado (que detectaba a las gram positivas), y fue Carl Weigert quien completó la tinción (que se siguió denominando «de Gram») al añadir el colorante rosáceo para contrastar las gram negativas.
7 Ruiz Gurillo, L.: Las locuciones en español actual, Madrid, Arco/Libros, 2001: 54.
8 Aunque la inclusión de esta construcción en concreto (gram positiva/gram negativa) en la esfera fraseológica de las locuciones y no de las colocaciones o, fuera del universo fraseológico, de los compuestos sintagmáticos sería motivo de estudio, dadas las fronteras difusas entre estas categorías (cfr. García-Page, M.: Introducción a la fraseología española. Estudio de las locuciones. Barcelona, Anthropos, 2008: 36 y ss. y 119).
9 Agradecemos esta última información sobre la posibilidad de una futura escritura soldada al departamento de «Español al día» de la Real Academia Española, gracias a su útil herramienta de consultas lingüísticas mediante formulario en su página web (en concreto, en http://cronos.rae.es/cgi-bin/consulta_form.pl), con fecha 6.2.2013.
10 Si bien no recomendada en la actualidad por la normativa académica, sí contemplada por esta en un posible caso de de univerbalización (cfr. nota anterior).

 

capítulo precedentecapítulo siguientePágina principal