capítulo siguientePágina principal

CABOS SUELTOS


Armonización de términos financieros: CDO, ABS, CDS, etc.

Las sofisticadas operaciones financieras de la llamada economía especulativa se caracterizan, entre otras cosas, por su complejidad y modularidad: no es extraño que un nuevo instrumento financiero, de por sí ya complejo, se combine con otro para dar lugar a un tercero y así sucesivamente. En un marco escasamente reglamentado ha dado la impresión, al menos en los últimos años, de que estos nuevos productos y operaciones no tenían más límite que la imaginación de sus creadores.

La terminología que utilizamos para referirnos a estos instrumentos es también, en consecuencia, compleja, modular y, a menudo, opaca porque los términos se acuñan en inglés y, en el mejor de los casos, se traducen a las demás lenguas1.

Quienes urdieron operaciones escandalosas, como la de las «preferentes» en España o la «estafa del LIBOR» en el Reino Unido lo hicieron sin duda amparados en esta opacidad, que convirtió a los «clientes no informados» (o unsofisticated clients, como se les denomina cínicamente en inglés) en únicos responsables de la «volatilización» de gran parte de sus ahorros.

A falta de soluciones más drásticas ha de procurarse pues que los términos traducidos sean, en la medida de lo posible, transparentes y estables para que la terminología no sea una cortina de humo, la coartada perfecta del llamado «capitalismo de casino»2.

En este sentido, en la versión española del Reglamento Delegado (UE) n.o 446/20123 se ha tenido el acierto de utilizar una matriz común para referirse a una serie de instrumentos complejos de «deuda estructurada» (expresión calcada del inglés que, como bien saben los especialistas, quiere decir más bien «deuda adaptada» o «deuda a medida»). Esta matriz nos permite, como veremos más adelante, reconocer fácilmente la relación entre los términos genéricos (CDO y ABS) y los más específicos, y facilita la correspondencia biunívoca entre los términos ingleses y los españoles, evitando la confusión añadida por la proliferación de traducciones, quizás igualmente válidas desde un punto de vista técnico o estilístico, pero confusas en su conjunto por redundantes.

Así, a partir de la (o del) CDO (collateralized debt obligation) u «obligación garantizada por deuda», el mencionado Reglamento Delegado recoge:

  • collateralized bond obligation (CBO): obligación garantizada por bonos (CBO),
  • collateralized fund obligation (CFO): obligación garantizada por fondos (CFO),
  • collateralized mortgage obligation (CMO): obligación garantizada por hipotecas4 (CMO),
  • collateralized loan obligation (CLO): obligación garantizada por préstamos (CLO).

En expresiones más largas se recurre a las siglas, como es habitual en la terminología económica: «CDO de tramo único», «CDO de ABS» y «CDO de CDO», etc. En estos casos se ha impuesto el uso de las siglas inglesas en español, con una incorrección en la concordancia de género ya que, a pesar de tratarse de obligaciones, se considera en general que la sigla es de género masculino: «CDO sintético».

La deseable biunivocidad con el inglés se ha buscado también en la traducción al español de los diferentes asset-backed securities (ABS): «bonos de titulización de activos» (BTA)5:

  • mortgage-backed security (MBS): bono de titulización hipotecaria (MBS),
  • residential mortgage-backed security (RMBS): bono de titulización hipotecaria sobre inmuebles residenciales (RMBS),
  • commercial mortgage-backed security (CMBS): bono de titulización hipotecaria sobre inmuebles comerciales (CMBS).

Se recurre también a la sigla inglesa en las denominaciones derivadas: «RMBS de elevada calidad crediticia» (prime residential mortgage-backed security), «RMBS de baja calidad crediticia» (non-prime residential mortgage-backed security).

Recurriendo a estas matrices se consigue evitar la innecesaria proliferación terminológica y reducir (o por lo menos no aumentar) la opacidad de estos términos. Para armonizar estas y otras denominaciones presentamos en este mismo número de puntoycoma la primera entrega de un glosario de términos y expresiones sobre la crisis financiera.

CDS: ¿permuta o seguro?

La utilización del criterio de implantación nos ha hecho también considerar la inclusión en nuestra base de datos IATE6 de una traducción del término inglés credit default swap (CDS) que ha ido abriéndose camino en España hasta imponerse claramente en el uso: «seguro de impago de deuda», expresión mayoritaria en la prensa, tanto general7 como especializada8, aunque en la legislación de la UE y en los textos del BCE se prefiera «permuta de cobertura por impago»9 y el Banco de España utilice principalmente «permuta de riesgo de crédito»10, expresiones más técnicas.

A veces la variación es difícilmente evitable. No estamos ante términos científicos y los conceptos no están siempre claros. La imprecisión o vaguedad pueden ser intencionadas, lo que deja margen para trasladar a los términos diferentes puntos de vista e intereses, como ocurre con las diferentes soluciones acuñadas en español para traducir hedge fund:

fondo especulativo

fondo de alto riesgo

fondo de cobertura

fondo de inversión libre.

Seleccionamos estas porque están documentadas en textos de la UE. Hace siete años nos sumábamos en este boletín a la propuesta de armonización11 que planteaban los compañeros de la traducción española del Parlamento Europeo12. Hoy todas estas variantes, y algunas otras, siguen usándose (soslayando el hecho de que los especialistas hispanohablantes se refieren habitualmente a estos fondos con su nombre en inglés) e ilustran claramente una gradación entre las cuatro denominaciones, desde la eufemística (sabiendo lo que se sabe hoy de estos fondos) «fondo de inversión libre» hasta la más descriptiva y actual «fondo especulativo». Si no tuviéramos en cuenta que la terminología de las ciencias sociales es el resultado de tensiones y relaciones de fuerzas continuas, nos resultaría difícil pensar que el mismo fondo de inversión pudiera ser «especulativo» y «libre» o que la tranquilizadora expresión (para los inversores) «fondo de cobertura» sea equivalente a «fondo de alto riesgo». Aquí, parafraseando a Saussure, le point de vue crée le terme.

Luis González
Comisión Europea
luis.gonzalez@ec.europa.eu

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 En lenguas como el italiano o el neerlandés estos términos no se traducen. En español sí, pero las siglas se mantienen en inglés.
2 Anticipado ya en 1986 por Susan Strange en su libro Casino Capitalism, Oxford, Basil Blackwell.
3 Reglamento Delegado (UE) n.o 446/2012 de la Comisión, de 21 de marzo de 2012, por el que se completa el Reglamento (CE) n.o 1060/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que respecta a las normas técnicas de regulación sobre el contenido y el formato de los informes periódicos sobre los datos relativos a las calificaciones que deberán presentar las agencias de calificación crediticia a la Autoridad Europea de Valores y Mercados, DO L 140 de 30.5.2012, p. 2, http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2012:140:0002:01:ES:HTML.
4 Esta denominación no aparece recogida en el Reglamento Delegado (UE) n.o 446/2012, pero sí en otros actos de la UE (por ejemplo, en la Recomendación del Consejo, de 12 de julio de 2011, relativa al Programa Nacional de Reforma y por la que se emite un dictamen del Consejo sobre el Programa de Convergencia actualizado de Dinamarca (2011-2015), DO C 213 de 20.7.2011, p. 1, http://eur-lex.europa.eu/ LexUriServ/   LexUriServ.do?uri=OJ:C:2011:213:0001:0004:ES:PDF).
5 La sigla en español (BTA) es en este caso, excepcionalmente, la usual en documentos de la banca española y de la CNMV.
6 http://iate.europa.eu/iatediff/switchLang.do?success=mainPage&lang=es.
7 Véase al respecto la recomendación de la Fundéu: http://www.fundeu.es/recomendaciones-S-seguros-de-impago-de-deuda-en-lugar-de-credit-default-swaps-593.html.
8 Por ejemplo en Expansión o en Cinco Días.
9 Reglamento (UE) n.o 236/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, sobre las ventas en corto y determinados aspectos de las permutas de cobertura por impago, DO L 86 de 24.3.2012, p. 1, http://eur-lex.europa.eu
/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2012:086:0001:0024:ES:PDF
.
10 Circular 3/2008, de 22 de mayo, del Banco de España, a entidades de crédito, sobre determinación y control de los recursos propios mínimos (BOE de 10 de junio) (Corrección de errores y erratas, BOE de 26 de julio), http://www.bde.es/f/webbde/SJU/normativa/circulares/c200803.pdf.
11 Hedge funds, puntoycoma n.o 95.
12  Flash terminológico n.o 67, Plataforma Internet de la Traducción Española del Parlamento Europeo, http://www.europarl.europa.eu/transl_es/plataforma/pagina/
celter/flash67.htm.

capítulo siguientePágina principal